Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Jessica Jones’, la reivindicación de una superheroína sin tapujos

Los 13 capítulos de la segunda temporada que Netflix estrena el Día de la Mujer están dirigidos todos por mujeres

Tráiler de 'Jessica Jones'.

Hace ya años, Walter White dejó morir a su Jane en Breaking Bad en uno de los grandes momentos de la serie, pero la vida televisiva de la actriz Krysten Ritter no había hecho más que empezar. Más de cinco años después, encabeza una serie propia, Jessica Jones, una de las escasas mujeres protagonistas del universo Marvel. “Tengo claro que Jessica Jones podría ser una película, lo digo por si hay alguien de Marvel escuchando. Pero me gusta que sea una serie de 13 episodios, porque así tenemos tiempo para ir pelando las diferentes capas de esta superheroína e ir mostrando el porqué de su mala baba”, comenta la actriz a EL PAÍS.

No de forma causal, Netflix estrena el jueves 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la serie completa, cuyos 13 episodios han sido dirigidos por realizadoras.

Ritter habla con este periódico en el set de rodaje en Nueva York. Una cama de hospital, espartana y algo sucia, se encuentra a su espalda. En la pared, como única decoración, cuelga un póster que reproduce un cuadro de Egon Schiele. “Mi lugar preferido”, dice.

Son los dominios a los que ha regresado para esta segunda temporada de la ficción dispuesta a ahondar en esa heroína de cómic a la que no conocía antes de la serie. “¿Sabías que también es divertida? Además de tener escenas de acción, lucha, sexo, te puedo decir que esta temporada Jessica es mucho más divertida. No sé cómo pueden meter tanto en un guion. Claro que yo estoy comprada”, dice.

La línea resulta cada vez más borrosa entre la actriz y su personaje en la apariencia externa. Krysten siempre vistió como una señorita, pero estos años de convivencia con Jones han transformado su vestuario. “Lo fundamental es sentirse cómoda. Su vestuario [vaqueros y chaqueta de cuero] es su armadura, la cara que le da al mundo. Y a mí se me ha quedado esa copla, un aura más andrógina y práctica que ha llenado mi armario de negro”, explica.

Ritter salió de una granja en Pensilvania (EE UU). Recuerda que fue una niña peculiar, rodeada de animales pero a quien no le gustaba mancharse las manos. “En mi corazón siempre fui una urbanita”, acepta ahora.

Cuando tenía 15 años, un contrato con la agencia de modelos Elite le facilitó el billete de salida para alejarse del campo. Ser modelo tampoco fue lo suyo. “No me sentía cómoda sin decir nada”, indica. De ahí que el paso lógico fuese dedicarse a la publicidad y el siguiente, la interpretación.

Lo que no esperaba es el éxito alcanzado. “Ni en un millón de años pensé que Breaking Bad se convertiría en el fenómeno que fue”, señala. “Y todavía menos que mi personaje sería tan icónico y recordado. Que protagonizaría un momento tan fundamental en la serie”, añade. Y resalta que en la calle todavía la recuerdan como Jane Margolis.

Lo que más disfruta son los momentos de silencio, especialmente los que pasa como la detective Jessica Jones en esa habitación sin aire acondicionado. “Ahí sola, sin hablar, rodeada de alcohol y sus demonios, esa es la Jessica que más quiero y que tengo el lujo de conocer sin prisa, en este formato que me ofrece la televisión”, asegura encantada de un papel que ha convertido en suyo. “Nunca la veo como una heroína, sino como alguien en una continua lucha a la que no le interesa salvar a la ciudad. Solo quiere salvar a sus amigos”, concluye.

También una defensora

Krysten Ritter ve cómo se le acumula el trabajo. Además del éxito de Jessica Jones, la actriz forma parte del elenco de The Defenders, otra serie del universo Marvel que emite Netflix en la que le acompañan personajes como Daredevil, Luke Cage e Iron Fist. No hubo descanso. “Fue irme a casa, pegarme una ducha y volver al trabajo”, exagera sobre lo cercanos que estuvieron ambos rodajes.

“Ser actriz puede ser algo solitario”, comenta sobre la cantidad de tiempo que dedicó a la grabación de Jessica Jones. En The Defenders el trabajo se repartía de forma más equitativa entre Charlie Cox, Mike Colter y Fin Jones. “Y viajar juntos con este grupo a la Comic Con [de San Diego] nos hizo sentir como si fuéramos rockeros de gira”, describe.