Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lambán: “Es falso que las obras de Sijena hayan vuelto por el 155”

Políticos de Aragón visitan en el monasterio las piezas entregadas este lunes en Lleida

El presidente Lambán, durante su visita al monasterio de Sijena para ver por primera vez las obras que volvieron este lunes.
El presidente Lambán, durante su visita al monasterio de Sijena para ver por primera vez las obras que volvieron este lunes.

La tormenta política desencadenada el lunes por la entrada de la Guardia Civil en el Museo de Lleida para hacer efectiva la entrega de 44 bienes del monasterio de Sijena que se habían conservado en el Museo de Lleida generó ayer más reacciones de los líderes políticos. El presidente de Aragón, Javier Lambán, durante su visita al monasterio para ver, de primera mano, las piezas aseguró que se trata de un “éxito de todos” y que la operación que tomó durante 14 horas el Museo de Lleida no guarda ninguna relación con el 155. “Eso es mentira. Nosotros estamos al lado de la ley. Queremos Cataluña, pero este espíritu no nos puede llevar a no reclamar lo que nos pertenece”.

Lambán, tras considerar un éxito la operación que ocupó durante 14 horas el museo por casi doscientos efectivos de la guardia civil y de los Mossos d’Esquadra, aseguró que muchas de las obras volvieron “en estado lamentable” y que por eso Aragón reclamará a Cataluña “las indemnizaciones pertinentes por este concepto”, algo que rebatió Àngels Solé, directora del Centro de Restauración de Bienes Culturales de la Generalitat: “el deterioro de las obras viene de origen, del largo tiempo que estuvieron bajo la administración aragonesa”, además de acusar a Aragón de “contravenir” los informes contrarios al traslado que envió el Museo de Lleida.

Entre las piezas que pudieron ver las autoridades estaba una de las cajas mortuorias del siglo XV, varias metopas del retablo de alabastro de Gabriel Joly (XVI) y una predela de un retablo gótico. El resto, según Lambán, tendrán que ser restauradas antes de exponerse.

Una de las arquetas funerarias del siglo XV que han vuelto a Sijena en la operación del pasado lunes en el Museo de Lleida.
Una de las arquetas funerarias del siglo XV que han vuelto a Sijena en la operación del pasado lunes en el Museo de Lleida.

Lejos de Sijena, en Madrid, las reacciones a las actuaciones en Lleida continuaron. Irene Montero, de Podemos, mantiene que los bienes han de estar en Aragón pero critica que el Ministerio aproveche el 155 para realizarlo. “Es vergonzoso que se aproveche el único momento en que Rajoy y Sáenz de Santamaría son presidentes de la Generalitat para llevar a cabo esto” y destacó que los dos bloques enfrentados en el tema catalán traten de “instrumentalizar una cuestión que debería estar en manos de expertos en Cultura, para intentar sacar réditos electorales”. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, reclamó que “los políticos no deben contar obras. Ése es el problema de la España de los litigios, en vez de la España de la concordia; cuando los municipios se pelean en vez de llegar a acuerdos se acaba en los tribunales, que hay que respetarlos”.

¿43 o 45?

Se reclamaban 44 obras, pero a una de ellas, una Inmaculada del XVIII, depositada en el Palacio Episcopal de Lleida, se le perdió la pista en 2012, por lo que solo se podían entregar 43 de las piezas. Pero al final, el Museo de Lleida entregó un fragmento de un retablo de alabastro no reclamado por Aragón, igualando la primera cifra. Cuando aparezca la pintura y se entreguen las obras serán pues 45.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, aseguró que lo lógico para el traslado de las obras habría sido esperar a la sentencia del Supremo y acusó a Lambán y al alcalde Àngel Ros del conflicto: “los dos, siendo el mismo partido, tendrían que haber hablado para evitar la ejecución de un fallo recurrido y los actos que se vivieron en Lleida”.

Ante esa posibilidad, el alcalde de Sijena Ildefonso Salillas, afirmó que cree que ganarán el litigio y que las piezas no volverán al Museo de Lleida: "Si las obras han de volver a Lleida no pasa nada, han viajado mucho desde la Guerra Civil y en peores condiciones. De todas formas, creo que el recurso tiene pocas probabilidades de prosperar", dijo. "Lo que pasó este lunes no tendría que haber pasado si la sentencia se hubiera cumplido el pasado 25 de junio de 2016 o el 31 de agosto de este año”, remachó.