Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Gas, el desastre, la felicidad y la armonía

Juan Cruz conversa con el actor y director sobre su trayectoria, tras cumplir 70 años

El director uruguayo Mario Gas conversa con el periodista Juan Cruz.

Mario Gas, actor, director, doblador, tiene la cara de Orson Welles y la biografía de un trashumante. Nació en Uruguay y acaba de celebrar, con sus amigos buenos, los setenta años. Sus padres eran personas del espectáculo, y él es una persona del espectáculo, en todas sus facetas. Es, en ese mundo, un artesano que ama el arte; cuando es director de escena es concienzudo y febril, pone en orden su genio y el de los otros. Y cuando es actor desparrama en el escenario un talento que desborda el oficio y se convierte en arte. Todo lo convierte en arte. Follies, que marcó en 2012 su despedida del Teatro Español de Madrid, del que fue director, puso a prueba con enorme éxito su capacidad para convertir un musical en una mezcla de desastre, felicidad y armonía, porque de esos materiales está hecha la célebre escritura teatral de Stephen Sonheim y, sin duda, la propia vida. En el escenario él era a la vez la potencia y la alegría, el desorden y la melancolía. E Incendios, de Wadji Mouawad, que vuelve al Teatro de La Abadía, es una producción sobre la culpa; nada queda libre de culpa en esta tierra en la que el enfrentamiento entre los hombres deja heridas que parecen ya la propia naturaleza humana. Nùria Espert, la gran actriz, es en esa obra el diapasón de la calidad que marca la tradición y la vida del teatro español. Hablar con Mario Gas es un placer. Escúchenlo, nada de lo que dice tiene desperdicio.

Más información