Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una serie de televisión por primera vez en la sección oficial de San Sebastián

‘La peste’, de Alberto Rodríguez, se estrenará fuera de concurso. Cuatro películas españolas optarán a la Concha de Oro

De pie, de izquierda a derecha, Borja Cobeaga, Álvaro Fernández Armero, Juan Cavestany, Fernando Franco, Adriana Paz, Félix Viscarret y Segio G. Sánchez. Sentados, de izquierda a derecha, Jon Garaño, Alberto Rodríguez, Javier Ambrosi, Belén Cuesta, Javier Calvo, Javier Gutiérrez, Malena Alterio y Aitor Arregui, en la Academia de Cine, en Madrid.
De pie, de izquierda a derecha, Borja Cobeaga, Álvaro Fernández Armero, Juan Cavestany, Fernando Franco, Adriana Paz, Félix Viscarret y Segio G. Sánchez. Sentados, de izquierda a derecha, Jon Garaño, Alberto Rodríguez, Javier Ambrosi, Belén Cuesta, Javier Calvo, Javier Gutiérrez, Malena Alterio y Aitor Arregui, en la Academia de Cine, en Madrid.

El cambio es imparable y lo que procede es adaptarse, mirar la realidad y plantarle cara. El Festival de Cine de San Sebastián se abre a la televisión en un claro reflejo de lo que está pasando en el mundo del audiovisual. La próxima 65ª edición de Zinemaldia ofrecerá por primera vez en su sección oficial, fuera de concurso, la serie de televisión La peste, dirigida por Alberto Rodríguez, de la que se proyectarán dos de los seis capítulos. En Zabaltegi competirá Vergüenza, escrita y dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández, y en el Velódromo, ese gran espacio para 3.000 espectadores, se proyectará Fe de etarras, el cuarto largometraje de Borja Cobeaga producido por Netflix, una comedia centrada en un comando de ETA. “Queremos mirar al futuro pero también ser parte de ese futuro. Los grandes festivales estamos para reflejar lo que pasa en el mundo del audiovisual. La convivencia entre el cine y la televisión es posible y deseable”, aseguraba José Luis Rebordinos, director del Festival de Cine de San Sebastián, durante la presentación en la sede de la Academia de Cine de Madrid de la presencia del cine español en el certamen. “Hay proyectos televisivos que están muy por encima de las grandes producciones cinematográficas. Lo único importante es la calidad. Existen nuevas formas de producir y exhibir. Un festival como San Sebastián no puede estar ajeno a esta realidad”, defendía un enérgico Rebordinos, que con esta edición cumple siete años al frente de Zinemaldia.

Siguiendo la tónica de los últimos años, el cine español tendrá en la 65ª edición una potente representación. Un total de 21 títulos de producción española, entre largometrajes y cortos, se estrenarán en el certamen donostiarra que se celebra del 22 al 30 de septiembre próximo. Solo en la sección oficial estarán presentes siete filmes, cuatro a concurso, dos fuera de competición y una proyección especial. Manuel Martín Cuenca, con El autor, una historia basada en la primera novela de Javier Cercas, El móvil, sobre la obsesión de un escritor por el éxito, que protagonizan Javier Gutiérrez, María León y Antonio de la Torre; Antonio Méndez Esparza con Life and Nothing More (La vida y nada más), sobre la vida de una madre y su hijo en el estado de Floria; y Jon Garaño y Aitor Arregi, con Handia, inspirada en el caso real del conocido como el gigante de Altzo, son los tres títulos anunciados que optarán a la Concha de Oro. Tres filmes de géneros e idiomas diferentes, castellano, inglés y euskera, que demuestran la variedad y riqueza de nuestra cinematografía a pesar de los grandes problemas que atenazan la industria, según Rebordinos. A la espera de cerrar unos últimos retoques, el cuarto título de coproducción española a concurso será anunciado el próximo miércoles.

Además de las películas a competición, otros tres títulos formarán parte de la sección oficial fuera de concurso: El secreto de Marrowbone, el debú en la dirección del guionista Sergio G. Sánchez, que ha reclutado a jóvenes talentos británicos y estadounidenses; Morir, segundo largometraje de Fernando Franco, tras su exitosa ópera prima, La herida, que se estrenará en el apartado de proyecciones especiales, y La peste, la serie realizada por Alberto Rodríguez. Ambientada en la Sevilla del siglo XVI y protagonizada por Paco León, entre otros, La peste marca un hito en la historia del Festival de San Sebastián, al ser la primera vez que un proyecto para televisión se presenta en la sección oficial de este certamen. Su director, un asiduo en este certamen, en el que compitió el año pasado con El hombre de las mil caras, es claramente consciente de ello pero, como siempre, lo aborda con naturalidad y respeto. “Es un privilegio y un honor estar en la sección oficial, pero también tengo un enorme miedo”, explicaba Rodríguez, quien resalta la importancia de abrir nuevas vías para contar las historias, ya sea en cine o en televisión.

La peste es una producción de Movistar Televisión, al igual que Vergüenza, la serie televisiva escrita y dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero que competirá en la sección Zabaltegi-Tabakalera. Los diez capítulos de media hora de Vergüenza se proyectarán todos seguidos en un pase que se acercará a las cinco horas. “Es una comedia con estructura de drama, muy personal y que se adentra en los amores más difíciles y estropeados”, señala orgulloso Cavestany sobre este proyecto que protagonizan Javier Gutiérrez y Malena Alterio.

El que superaba ayer con creces el ambiente de absoluta felicidad y euforia que se vivió en la Academia, era Domingo del Corral, el director de producción original de Movistar, responsable de las dos series televisivas, con las que el festival marcará un antes y un después. “Para nosotros es una noticia extraordinaria el hecho de que un festival como el de San Sebastián apueste por estos dos trabajos pensados para televisión. Es un reconocimiento de la calidad cinematográfica por la que hemos apostado con estos proyectos. Está claro que se rompe una ortodoxia y que se abre un camino nuevo. Lo importante son las buenas historias, ya vengan en formato cine o para televisión. El momento en el audiovisual es apasionante”, defendía Del Corral.

En Zabaltegi, además se podrá ver el documental Saura (s), dirigido por Félix Viscarret que se adentra en la vida y el oficio de Carlos Saura a través de entrevistas a sus hijos, y la ópera prima de Gustavo Salmerón, Muchos hijos, un mono y un castillo, una alegoría en torno a la crisis que obtuvo el premio al mejor documental en el festival de Karlovy Vary.

La producción Loving Pablo, el filme sobre el narcotraficante Pablo Escobar dirigido por Fernando León y protagonizado por Javier Bardem y Penélope Cruz, clausurará la sección Perlas, además de ser proyectada en el Velódromo de Anoeta. El Velódromo, una gran pantalla para 3.000 espectadores, acogerá también el estreno de Operación Concha, de Antonio Cuadri, y Fe de etarras, de Borja Gobeaga.

El filme La llamada, dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrosi, la adaptación teatral de la obra del mismo título, se presentará en la gala de Televisión Española. En la sección Nuevos directores se estrenará el documental Alberto García Alix, la línea de la sombra, un brillante testimonio en directo de las luces y sombras del fotógrafo dirigido por Nicolás Combarro.

A la espera del anuncio de las películas de inauguración y clausura, así como el resto de la sección oficial, y la noticia de un segundo Premio Donostia, tras el de Ricardo Darín, Zinelmadia inicia con esta jornada su cuenta atrás.