Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michel Franco vuelve a Cannes con Emma Suárez en un drama femenino

'Las hijas de Abril' se estrenará por primera vez de forma simultánea en el festival francés y en México

Michel Franco, tercero por la izquierda, hoy en Ciudad de México.
Michel Franco, tercero por la izquierda, hoy en Ciudad de México.

Michel Franco (Ciudad de México, 1979) volverá a pisar el bulevar de la Croisette con Las hijas de Abril, un drama intimista y femenino que cuenta la relación de tres generaciones de mujeres: una madre cincuentona y sus dos hijas, una treinteañera y una adolescente embarazada, que transcurre en la turística localidad de Puerto Vallarta, en el Estado mexicano de Jalisco, un escenario fetiche para él. Su película y la argentina La novia del desierto, que competirán en la sección Una cierta mirada del prestigioso festival, cuya 70 edición se celebrará en el sur de Francia del 17 al 28 de mayo, serán las únicas habladas en español, un idioma excluido esta vez de la sección oficial, pese a que Pedro Almodóvar es el presidente del jurado que entregará la Palma de Oro.

Esta es la cuarta ocasión en que Franco presenta una de sus cintas en el que, probablemente, es el festival con más glamour del planeta y desde su debut no le ha ido mal. En 2009, fue nominado a la Cámara de Oro con su ópera prima Daniel & Ana, tres años después ganó el premio a la Mejor Película precisamente en Una cierta mirada por Después de Lucía y en 2015 fue seleccionado para la Palma de Oro por Chronic, aunque solo se llevó el galardón a Mejor Guion. "Parece que ya es una costumbre, pero estamos muy emocionados y muy agradecidos por volver a Cannes. Es el festival más importante del mundo y es difìcil repetir", aseguró este viernes Franco en una rueda de prensa, celebrada en Coyoacán, al sur de la capital mexicana, en la que mostró un sentido del humor en las antípodas de los dramas que rueda (incluso haciendo bromas con el episodio piloto para televisión que prepara con Eugenio Derbez: " Siempre quisé hacer comedia, aunque no me crean").

Junto a él, estuvieron el venezolano Lorenzo Vigas, productor del filme y director de la aclamada Desde allá (León de Oro) y los actores Joanna Larequi, Enrique Arrizon y Ana Valeria Becerril, el gran descubrimiento de la película. "Pero aunque el festival nos importa, el público mexicano nos importa mucho más", aseguro el cineasta al insistir en que la película será estrenada de forma simultánea el 20 de mayo en Cannes y en dos salas de Ciudad de México y su pase comercial está previsto para el mes de junio. "Tuve varias ofertas para dirigir Chronic en Estados Unidos y con actrices de Hollywood. No es que no me interese rodar alli, pero me gusta descubrir talento y filmar en mi país. Queria volver a Cannes con una película mexicana".

Las hijas de Abril, calificada por su propio autor como su filme "más accesible y menos duro", se le ocurrió a Franco cuando vio a una adolescente embarazada paseando por las calles de México. "Me pareció muy bonito porque ella era linda y al mismo tiempo pensé qué sería de su futuro". De ahi surgió un guion que cuenta la historia de una familia rota: Valeria (coincidencia con el nombre real de la protagonista), embarazada con 17 años vive en Puerto Vallarta con una medio hermana Clara (Joanna Larequi), mayor que ella y con problemas de sobrepreso y depresión. Ante la carga económica que supone el embarazo y la incertidumbre de la nueva situación, Clara decide llamar a su madre Abril (Emma Suárez), una española que lleva mucho tiempo ausente de sus vidas y con un misterioso pasado a cuestas. La llegada de la madre desencadenará un drama entre las mujeres. "Me interesan mucho más los personajes femeninos que los masculinos y en esta película los exploro aún más. Creo que a ellas se les exige más y no se les permite el error". La película tiene otra particularidad y es que se ha rodado en orden cronológico, una rareza en el cine actual, lo que según el director y sus intérpretes, ha permitido una gran improvisación en los diálogos y las escenas.

Franco calificó a Emma Suaréz, veterana también de Cannes y cuya interpretación en Julieta de Almodóvar le valió un Goya, como "la mejor actriz de España" y alabó su "generosidad" con sus compañeros de reparto.  "Su personaje refleja el de tanta gente con 50 años que se cree que aún tiene 20 y que como tantos otros compite con sus hijos". En el caso de Suárez, lo de su segunda juventud parece cierto, tanto fuera como dentro de las pantallas, ahora que tantas actrices se quejan de que no se escriben papeles para ellas. No en el cine mexicano, al menos.