Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Daniel G. Andújar: “Un alegato contra la barbarie”

El cuadro de Picasso fue "su primer gesto auténticamente político"

'Guernica. Picasso Comunista', en el Reina Sofía. ampliar foto
'Guernica. Picasso Comunista', en el Reina Sofía.

La importancia del Guernica comienza en el mismo momento que Pablo Picasso recibe el encargo del mural por parte del Gobierno de la República española con el fin de atraer la atención del público internacional hacia la causa republicana en plena guerra civil española. A pesar de que Picasso disfrutaba ya de fama y prestigio internacional y era uno de los mayores exponentes artísticos modernos de su época, el público no hizo cola para visitar la obra cuando se expuso en el pabellón español de la República durante la Exposición Internacional de 1937 en París. Afortunadamente eso ha cambiado, ahora en su emplazamiento definitivo del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, las colas ante esta gran pintura son habituales. Por eso nos extraña que el conjunto del pabellón español, sin duda un hito en la presencia española en este tipo de eventos, no concentrara la curiosidad de visitantes y medios. Su calidad era notablemente superior al resto por su carácter experimental, vanguardista y emancipador, en un contexto difícil de conflicto armado con ramificaciones y repercusiones internacionales.

Los pabellones enfrentados de la Alemania nazi y de la Unión Soviética agruparon el interés del público de la época, premonitorio. Ni el público, ni la crítica, o las autoridades republicanas, recibieron bien el trabajo de Picasso, que calificaron como “antisocial, ridículo y completamente ajeno a la sana mentalidad del proletariado”. Sin embargo, el Guernica encarna la fuerza y el poder del lenguaje artístico para trascender y pronto se convertirá en el auténtico mito que es ahora. Primero como reclamo recaudatorio itinerante por parte del Comité de Ayuda a los Refugiados Españoles. Genuino punto de inflexión en la obra del autor y su primer gesto auténticamente político. Pronto la pintura más importante de la historia del siglo XX. Es la joya sobre la que se asientan las colecciones contemporáneas del Estado español.

El bombardeo contra la población civil por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, que combatían en favor del bando sublevado contra el Gobierno de la Segunda República Española en la antesala de la II Guerra Mundial, quedará para siempre plasmado como icono internacional del pacifismo y emblema de los desgarradores conflictos de la sociedad de nuestros días, constituyendo un alegato contra la barbarie y el terror de la guerra. Perfectamente acondicionado en nuestro Museo Nacional, en su contexto del pabellón español de la República, no deja a nadie impasible e indiferente, sólo la compañía de Goya, tal vez, podría mejorar nuestra comprensión de quiénes somos y de dónde venimos.

Daniel G. Andújar: “Un alegato contra la barbarie”

Daniel G. Andújar (Almoradí, 1966) participó en 2012 en la exposición colectiva 'Tiempos de urgencias'. Su obra 'Picasso. Guernica comunista' está en la colección del Reina Sofía.