Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conducta impropia

A la hora de dirigir su primer largo de ficción, Jorge Perugorría parece rendir tributo al espíritu de 'Fresa o chocolate'

FÁTIMA O EL PARQUE DE LA FRATERNIDAD

Dirección: Jorge Perugorría.

Intérpretes: Carlos Enrique Almirante, Mirtha Ibarra, Tomás Cao,. Cucu Diamantes.

Género: drama. Cuba, 2015.

Duración: 90 minutos.

Basta recordar lo que contaban Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal en su documental Conducta impropia (1984) para formarse una idea de la ruptura que debió suponer, años más tarde, el estreno de Fresa y chocolate (1993), de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, en el seno de una sociedad cubana incapaz de someter su homofobia a una imperativa autocrítica. A la hora de dirigir su primer largo de ficción, Jorge Perugorría parece rendir tributo al espíritu de la película que le reveló internacionalmente. Adaptación del relato homónimo del escritor y etnólogo cubano Miguel Barnet, Fátima o el Parque de la Fraternidad sigue el recorrido vital de su protagonista (Manolito/Fátima), homosexual nacido en la localidad rural de Madruga que encontrará amor e identidad transgenérica en una Habana donde la picaresca superviviente es territorio común.

Perugorría cuenta con la entrega de su actor principal Carlos Enrique Almirante –que, después del rodaje de Fátima o el Parque de la Fraternidad, sería su compañero de reparto en Vientos de la Habana (2016) de Félix Viscarret-, pero, desafortunadamente, también cuenta con la tendencia del cineasta novato a abusar del recurso inoperante y a descontrolar el tono. La secuencia onírica de las monjas, montada en paralelo con el ritual santero, el plano congelado al final del flirteo bailongo, que encadena con las imágenes de un paseo romántico en el Malecón, o la cámara lenta en la pelea con el padre caen sobre la película como erráticos trazos de carmín en un rostro demasiado maquillado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información