Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA i

Optimismo con capa

En 'The Flash' y 'Supergirl' los héroes son muy buenos y los villanos, muy malos

El modernismo seriéfilo se puso de moda gracias a sus antihéroes. Breaking Bad, Juego de tronos o Westworld presentan un mundo donde el bien y el mal es difícil de discernir. Las series más "serias" se atreven a hacer preguntas con aire existencialista que tratan de ser relevantes y definir nuestra humanidad. Pero, a veces, el niño en nuestro interior necesita un descanso de monólogos grandilocuentes, muertes sorprendentes y sexo desenfrenado. Quiere sentarse frente al televisor con palomitas para escapar de su rutina, y corear las increíbles proezas de arqueros justicieros, hombres más rápidos que las balas, mujeres poderosas y viajeros temporales.

The Flash, Arrow, Legends of Tomorrow y Supergirl beben del cómic más puro, exagerado y divertido. El universo DC televisivo no quiere dar lecciones filosóficas, pero precisamente por tratar de huir de esa relevancia, cumple un importante papel en la televisión. En un mundo donde los superhéroes con capa se esconden entre callejones oscuros y debates morales sobre los vigilantes, ellos priman el colorismo y un optimismo que tanta falta nos hace. En sus series, siempre se puede avanzar, todo mejorará.

Sus personajes conviven en un multiverso de fantasía donde los villanos son muy malos y los héroes, muy heroicos, donde la amistad supera a todo y donde sabes que al final, todo saldrá como esperamos y deseamos. Un grupo multiétnico de guapos -quizás exageradamente guapos- que no solo lucha por proteger la Tierra, sino también por la igualdad (aunque sea entre alienígenas), el feminismo (han elegido una mujer presidenta encarnada por Lynda Carter) o la redención. Tienen una curiosidad sin límites y una bondad con aire añejo que recuerda al Batman de los sesenta. Tampoco debemos esperar, eso sí, más que eso.

Sus malos de opereta nos hacen creer en los héroes de verdad, hay gorilas parlantes, tiburones con piernas, ninjas y marcianos verdes. Ahora que tenemos todo un año por delante, necesitamos saber más que nunca que, pase lo que pase, todo saldrá bien.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >