Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música clásica desde el salón de casa

El canal Classica de Movistar + celebra su 10º aniversario con una programación dedicada a Antonio Gades

Fragmento de 'Fuenteovejuna' en el Teatro Real.
Fragmento de 'Fuenteovejuna' en el Teatro Real.

En 2006 se abrió en España una ventana con vistas al patio de butacas de los grandes teatros de ópera del mundo. Desde su alféizar se podía ver al director Herbert von Karajan agitar su batuta sobre las cabezas de la Orquesta Filarmónica de Berlín. Sin sacar un pie del salón de casa. Esta ventana se llama Classica, una canal de Movistar + que cumple en noviembre 10 años emitiendo en la televisión privada nacional. Para celebrarlo, reunirán durante todo el mes producciones de los grandes teatros españoles y a las voces e intérpretes más destacados del país. La fiesta de Classica llegará a su punto álgido el sábado 12 y el domingo 13 de noviembre, con una programación especial dedicada al bailarín Antonio Gades.

"Los teatros españoles están entre los primeros del mundo. El problema es que falla la audiencia"

“Es el plato fuerte de este aniversario. Gades habría cumplido 80 años y aprovechando esto hemos querido centrar nuestra programación en su figura”, cuenta Santiago Martínez, director de Desarrollo para España del canal. Entre el sábado y el domingo, Classica emitirá cuatro de sus grandes espectáculos producidos para el Teatro Real de Madrid: Bodas de sangre, Fuenteovejuna, Carmen y Suite flamenca. Un fin de semana en el que se podrá ver, entre otros, el Turandot que dirigió Zubin Mehta desde el Palau de les Arts Reina Sofía en 2014. También, desde el Festival de Salzburgo, la gala de zarzuela Amor de mi vida, con López Cobos al frente de la dirección musical y las voces del tenor Plácido Domingo y la soprano Ana María Martínez.

La programación del canal está dividida casi al 50% entre contenidos de ópera y de música clásica. “En España, lo que más tirón tiene es la ópera”, asegura Martínez. Pero matiza que ambos tienen en el país un público reducido. Y apunta que en esta última década han notado un aumento lento pero progresivo del número de abonados. “Los teatros españoles están entre los primeros del mundo. También los cantantes, directores e intérpretes están muy bien valorados. El problema en España es que falla la audiencia”.

Y en esa búsqueda por enganchar nuevo público, Classica apuesta por emitir también el making of de las grandes producciones. “Lo difícil es crear pasión, conseguir llegar a un público joven. Por eso este tipo de formatos es interesante. Para transmitir, a través de un ensayo del director de orquesta Daniel Barenboim, por ejemplo, la experiencia de la música”, añade Martínez. Además de óperas y música clásica, el canal cuenta en su parrilla con documentales, espectáculos de danza y programas con vocación didáctica como Las óperas más bellas del mundo, un espacio de 30 minutos que se emite a modo de introducción de la obra. “Aquí, cantantes, creadores de vestuario u otros miembros del equipo que participan en la producción cuentan a cámara qué les inspira la ópera que el espectador verá a continuación”.

Pero el grueso de la programación de Classica son retransmisiones de grandes producciones y conciertos que suelen grabarse con cinco o seis cámaras dispuestas por el teatro. “Nos gusta producir en alta definición y realizar posteriormente un montaje cuidado. No es la típica reproducción con una cámara estática. Va más allá. Es televisión”.