En enero de 2017, después de cuatro años, los toros regresan a Bogotá

Los colectivos de defensores de animales anuncian marchas para protestar por la decisión

Un hombre pasea frente a la plaza de toros de La Santamaría en Bogotá en septiembre del 2014.
Un hombre pasea frente a la plaza de toros de La Santamaría en Bogotá en septiembre del 2014. XINHUA SIPA USA

“Seré el primero en salir a marchar si las corridas de toros regresan a Bogotá”. La frase del alcalde de la capital de Colombia, Enrique Peñalosa, es recordada 10 meses después de que la pronunció. Esta semana ha quedado confirmado que en enero del próximo año las corridas de toros volverán a La Santamaría. El Instituto Distrital de Recreación y Deporte - IDRD – (instancia del ayuntamiento) adjudicó la plaza al Consorcio Colombia Taurina, conformado por la Corporación Taurina de Bogotá y la Corporación Plaza de Toros de Manizales, Cormanizales.

La noticia no tardó en generar malestar entre los activistas a favor de los animales. Andrea Padilla, de la organización AnimaNaturalis, lamenta que nadie haya evitado que las corridas regresen a Bogotá, tras cuatro años en los que se prohibió que se dieran estos espectáculos. “Esperábamos que la alcaldía fuera más seria, que buscara alternativas jurídicas para no entregar la plaza”, dice Padilla. Sin embargo, la decisión que se conoce esta semana tenía como antecedente un pronunciamiento de la Corte Constitucional que, en el año 2014, había ordenado a las autoridades distritales disponer lo necesario para la reanudación del espectáculo taurino en la Plaza de Toros de Santamaría “y garantizar la continuidad de la expresión artística de la tauromaquia y su difusión”.

La decisión de la Corte surgió después de estudiar una demanda contra la disposición del exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, de dar por terminadas, a través de un decreto, las corridas de toros en la ciudad al no renovar el contrato de arrendamiento de la plaza. “Se verificó la inminencia de un perjuicio irremediable para los derechos de libre expresión y debido proceso por la imposibilidad de la celebración y la difusión de un espectáculo artístico y cultural que requiere de la plaza taurina para su realización periódica y regular”, señaló la Corte Constitucional. Por eso, el actual alcalde, Peñalosa, tuvo que acoger la sentencia, a pesar de decir que no está a favor de estas manifestaciones en la ciudad que lidera y de anunciar que presentará ante el Congreso un proyecto contra el maltrato animal. Una iniciativa que, para la activista Andrea Padilla, será solo un “show”. “Vamos a buscar alternativas jurídicas reales y continuaremos con nuestras protestas pacíficas en contra de las corridas de toros”, dice la activista.

Más información
Los toros volverán a Bogotá y la alcaldía lo desaprueba
Más información
El Constitucional devuelve a Cataluña las corridas de toros

Entre tanto, Felipe Negret, representante de la Corporación Taurina, asegura que los trabajos de adecuación que se adelantan en la plaza estarán terminados el 14 de enero del próximo año, por lo que la primera corrida sería el 29 de ese mismo mes. “La temporada taurina será un homenaje a la afición bogotana que fue exiliada injustamente de su propia ciudad. Vamos a reivindicar una actividad lícita y que fue prohibida de forma arbitraria”, señala Negret, que anuncia cinco corridas de toros y una novillada en enero y febrero y dos novilladas sin picadores en agosto.

Según el empresario, al menos 1.500 personas se beneficiarán de la reapertura de la plaza, a través de empleos directos, además esperan abrir el ruedo a nuevos toreros, quienes pese al cierre durante estos años han continuado con su formación y han luchado para tener un espacio en su ciudad. Negret sabe que el camino no será fácil. El rechazo a la fiesta taurina se impone en la juventud colombiana y las manifestaciones estarán presentes como una forma de decirle no a las corridas de toros. “No estamos haciendo nada ilegal, no podemos escondernos. Este país reclama paz, pero cuando las decisiones de la justicia no favorecen a la mayoría, no hay respeto, como pasa en este caso”.

Sobre la firma

Sally Palomino

Redactora de EL PAÍS América desde México. Antes fue parte del equipo de EL PAÍS en Colombia. Ha sido reportera de la revista SEMANA en su formato digital y editora web del diario EL TIEMPO, entre otros medios colombianos. Su trabajo periodístico se ha concentrado en temas sobre violencia de género, conflicto armado y derechos humanos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS