Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA i

‘Arma letal’: nuevos protagonistas, casi misma química

Acción alocada, momentos críticos, disparos, explosiones, gracietas, persecuciones, litros de testosterona... La serie da lo que se espera de ella

Los dos protagonistas de la serie.

El otoño seriéfilo viene cargado de nuevos integrantes para la moda televisiva de los remakes y adaptaciones de películas al formato por capítulos. La primera en llegar a España (el jueves se estrenó en Movistar Series Xtra) es Arma letal. Y lo hace en forma de procedimental con un caso semanal pero que apuesta todo a la pareja protagonista. Como ocurría en las películas, las investigaciones son una mera excusa para el desarrollo de la relación entre el suicida y despreocupado Martin Riggs y el sensato Roger Murtaugh. Polos opuestos que en la gran pantalla funcionaban perfectamente gracias a la química entre Mel Gibson y Danny Glover y que era el principal escollo que tenía que superar la serie. Si no se puede alcanzar algo parecido, el asunto no va a cuajar de ninguna forma.

‘Arma letal’: nuevos protagonistas, casi misma química

El primer capítulo de Arma letal pone toda la carne en el asador. Más allá del asunto que investigan los detectives, el episodio sirve para repasar rápida y eficazmente el pasado de los dos policías y su situación emocional y personal. Y la cosa funciona. Los 40 minutos se pasan volando. Acción alocada, varios momentos críticos, disparos, explosiones, gracietas, persecuciones en coche, litros de testosterona... Da justo el entretenimiento que se espera de ella. Que nadie piense que va a ser nada del otro mundo, por supuesto. Pero tampoco lo pretende. Es lo que es, un mero entretenimiento. Lo que quería ser.

Y lo consigue gracias a la pareja protagonista. Clayne Crawford convence como un Martin Riggs algo menos loco que el de Mel Gibson pero igual de despreocupado por su integridad física, atormentado y, en el fondo, necesitado de una familia, la que encuentra en su nuevo compañero, Murtaugh (Damon Wayans), recién regresado a la actividad laboral tras recuperarse de un infarto. A los que ya conocíamos a Crawford de Rectify no nos sorprende que sea capaz de llevar el peso de la serie y hacer suyo a Riggs. Damon Wayans consigue mantener el tipo. Y los dos encajan juntos.

El capítulo piloto mantiene el espíritu de las películas y es eficaz. De hecho, es una de las series que más interés levantó de cara a la venta internacional. Es lo que tiene contar con una franquicia como esta detrás. Ahora el reto es mantener el interés de los espectadores más allá de la curiosidad de ver el primer capítulo. Al menos, los cimientos, es decir, la pareja protagonista, parecen suficientemente firmes para aguantar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >