Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO SGAE

El juez procesa a Caco Senante y Teddy Bautista por fraude en la SGAE

El magistrado De la Mata imputa al cantante canario y al expresidente de la entidad por compras irregulares en la sociedad de derechos

Caco Senante, en el centro, con miembros de la SGAE en 2011.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha procesado este lunes al cantante canario Juan Carlos Senante, conocido como Caco Senante, por delitos de apropiación indebida, falsedad documental y administración fraudulenta en una pieza separada del caso SGAE, sobre las irregularidades en la sociedad de derechos de autor en la que aquel era consejero.

El magistrado ha concluido la investigación y propone juzgar a Senante junto al expresidente de la SGAE Teddy Bautista y los directivos Ricardo Azcoaga y Enrique Gómez Piñeiro por dos operaciones supuestamente fraudulentas: la compra de un timple canario por valor de 20.000 euros al margen de la normativa de la sociedad de derechos, y una serie de facturas irregulares entre octubre de 2010 y junio de 2011 por importe de 30.354 euros.

Respecto a la compra del timple, un instrumento de cuerda similar a una guitarra, en el que el poeta Rafael Alberti había estampado su firma y realizado una pintura, el magistrado considera que se hizo “prescindiendo por completo de la normativa de SGAE para adquisiciones de más de seis mil euros, omitiendo la suscripción de contrato escrito y sin la más mínima cautela sobre su valoración económica”.

Según el auto, Senante quería adquirir el instrumento para que presidiera la sede canaria de la SGAE. Su argumento fue que se trataba de una pieza única del artesano Francisco Rodríguez Franco y que sobre el instrumento había realizado una pintura Rafael Alberti. Los acusados indicaron que “al ser una pieza de singular carácter, carece de un valor de mercado determinado. Hemos realizado una negociación con su propietario y estamos en situación de adquirirlo por una cantidad de 20.000 euros”. Sin embargo, afirma el juez, “lo cierto es que el valor pericial de la pieza adquirida es de 3.270 euros y que, por tanto, SGAE podría haber sufrido pérdidas por importe de 16.730 euros”.

"Más allá de que el precio fijado por los imputados fue seis veces superior al valor del instrumento musical, lo relevante es que este precio fue fijado por los imputados de forma completamente arbitraria; con absoluta despreocupación sobre cuál podía ser su valor real", afirma el juez. Sobre la segunda irregularidad, los pagos a Senante por supuestos asesoramientos, “el gasto para SGAE y su pago a quien tenía el carácter de Consejero no fueron autorizados por el consejo de Dirección”.

A partir de ahora, de acuerdo con la resolución, el fiscal y las acusaciones disponen de 10 días para solicitar la apertura de juicio oral a través del escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa, en la que se han investigado dos conductas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información