Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERNANDO LEÓN | ENTREVISTA

“Ojalá se viera una película como esta de cualquier otro partido”

El director de cine asegura, acerca de su documental sobre Podemos, que hubo 15 o 20 veces en que pensó que le echaban de las reuniones

Fernando León, esta mañana en la Academia de Cine.
Fernando León, esta mañana en la Academia de Cine.

El carácter metódico de Fernando León (Madrid, 1968) a punto ha estado de jugarle una mala pasada. Terminó de rodar Política, manual de instrucciones la noche electoral del 20-D, y aún filmó posteriormente la toma de posesión de sus escaños de los nuevos diputados. Pero, aunque él y su equipo habían ido montando durante el año y medio de rodaje las casi 500 horas de material, al final aún quedaban seis horas de un primer corte. "Más o menos la idea era estrenar en verano", aduce su productor, Jaume Roures. "Pero no esperábamos que ocurriera esto", cuenta el director. Tras la pelea, Política dura dos horas y se estrena mañana viernes, justo antes del "esto": la nueva convocatoria electoral del 26-J. "¿Quién se iba a imaginar que iba a haber otras elecciones?".

Política, manual de instrucciones no es un documental en apoyo a Podemos, ni un recorrido por la vida privada de sus líderes, ni un homenaje a Pablo Iglesias. Durante el año y medio de rodaje, que comienza en la famosa Asamblea Constituyente de la formación en la madrileña Plaza de Vistalegre, a 428 días de las elecciones generales, el director ha mantenido su ideario. "La película que ha resultado", contaba esta mañana León a un grupo de periodistas, "efectivamente no cambia mucho de la que pensamos al inicio ni de la que le propusimos a ellos. En el proceso surgen cosas, pero la brújula señalaba el mismo camino: hacer un registro de algo que parecía podía ser importante en el panorama político español. Y desde dentro, desde el debate interno, no desde los resultados. Contando los buenos y los malos momentos. De todos hay en el documental, pensado con vocación de futuro".

Tras cruzarse un par de veces el cineasta con Pablo Iglesias por la calle, se preguntó: "¿Estará contando alguien todo esto?". Y Podemos aceptó su premisa: acceso absoluto a todo lo que ocurriera, libertad completa de montaje. "Además de lo que se ve en pantalla, ha habido otras 15 o 20 veces en que pensé: 'Y ahora es cuando nos echan de la habitación'. Jamás pasó". Para León lo interesante del proyecto era que a la vez que entraban en la batalla electoral se tenían que constituir como partido, todo en un periodo muy corto de tiempo, poco más de un año. "Tiene algo de thriller".

Que el espectador no va a encontrar cotilleos, ni momentos más personales, sino un análisis de esa construcción con, cierto, perlas curiosas al estar tan cerca de sus protagonistas, no es algo que preocupe a su director. Tampoco que sea usado como arma arrojadiza electoral. "Esto es otra cosa, un filme a largo plazo que hemos hecho lo mejor que hemos sabido. Pero claro, estamos en el momento actual, en el que hay mucho ruido, y en el que se repiten las elecciones sin que nosotros nos lo esperáramos. Eso puede cambiar la percepción del filme, pero no el filme en sí". Las primeras reacciones han sido positivas, y los ataques han llegado por tertulianos que no han visto Política, manual de instrucciones. "Solo espero que el trabajo se entienda, y luego ya que guste o no... Hablar del documental sin verlo es un prejuicio, que se desmonta tras su visionado. Yo estoy muy tranquilo".

¿No puede echar para atrás su contenido tan intelectual? "Bueno, es que forma parte de su proceso. En montaje sí pensamos algo a qué público queríamos llegar, y creo que es para alguien interesado en la política. Espero que se entienda". Sus referentes, Barack Obama: camino hacia el cambio (2009), de Amy Rice y Alicia Sams, y Primary, de Robert Drew, sobre las primarias que ganó Kennedy en el Partido Demócrata, han servido de guía.

¿Se podría hacer este documental en otro partido? "Es el comienzo de una saga", ríe León. "Ojalá se viera una película como esta de cualquier otro partido. Porque en el fondo de Política está también la intención de que la vea cualquier espectador, piense lo que piense. No solo en política, sino también en otros aspectos como una empresa, por ejemplo, el cine. Yo mismo cuando hay crisis en mis rodajes echo al equipo del making of. Porque cualquier cosa puede ser usado como arma arrojadiza". Y eso ocurre en pantalla con esas anécdotas que al proyectarse y vistas con distancia desde que han pasado devienen en claves y contienen dobles lecturas: como la mirada reveladora de un diputado trajeado a Carolina Bescansa cuando da de mamar a su hijo en el hemiciclo, o a Errejón durmiendo en un coche en un cojín de la película Cars... "Trufan la película, pero es cierto que las anécdotas nunca son en vano. A mí me parecen relevantes esos comentarios. Como cuando Pablo Iglesias mira los árboles en Central Park y se plantea cómo sobreviven al frío: eso expresa lo concentrado que está, la cabeza de alguien que solo está en la lucha política, y en la que no entra el resto del mundo".

En España había habido intentos previos de trabajos parecidos que nunca fructificaron. "Falta cultura democrática". ¿Y qué opinan los líderes de Podemos, que también vieron el documental el miércoles? "Deberías preguntarles a ellos. Creo que les gustó, tal vez porque el resultado se parecía mucho a lo que propusimos. Imagino que sabían el posible impacto del filme, ya que hemos estado rodándoles más de un año. Fueron absolutamente generosos. Quiero poner en valor que tuvieron paciencia infinita, mucha disposición y nos dejaron acceder a todo".

En Política no hay tanto "para qué como el cómo, por eso no hay tantos mítines como discusiones, cocina, procedimiento". Pero esto también aparece. "Y el mero hecho de que me hayan dejado rodar es síntoma de algo bueno. También me atrajo la creatividad, algo muy cercano a mi obra, de chispazos creativos en política, que parecería un ámbito en que está todo inventado". Del montaje final se ha quedado algo más de humor, "que aún así creo que está presente... Y espero en el futuro hacer algo con los sobrantes".

León está cansado. Ha acabado a la carrera, con un brazo izquierdo escayolado por culpa de un accidente doméstico. Ahora pasará de Pablo a Pablo: de Iglesias a Escobar, porque en otoño rueda Escobar, el biopic sobre el rey del narcotraficante colombiano, en el que estarán Javier Bardem y Penélope Cruz. Antes, hay elecciones: "Hay que votar. Es una obligación como ciudadano".

Más información