Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desconocido tesoro de la familia Bécquer

Los 600 kilogramos de monedas hallados en Sevilla estaban en un terreno que fue de la familia del poeta

Una de las monedas halladas la semana pasada en Tomares (Sevilla).
Una de las monedas halladas la semana pasada en Tomares (Sevilla).

Quién le iba a decir a la familia de Gustavo Adolfo Bécquer que la solución a sus problemas económicos estaba escondida a apenas un metro de profundidad. Los antepasados del poeta sevillano se arruinaron sin saber que en la finca que poseían en Tomares (Sevilla) había un tesoro romano de incalculable valor: los 600 kilogramos de monedas de bronce que fueron descubiertos la semana pasada en esta localidad. Según el Archivo Histórico Provincial de Sevilla, estos terrenos pertenecieron a la familia del autor de Rimas y leyendas.

Unas obras de canalización en este municipio sacaron a la luz el pasado miércoles 19 ánforas repletas de monedas de los siglos III y IV después de Cristo. El hallazgo se produjo en el Parque del Olivar del Zaudín. "La familia Bécquer, de origen flamenco y exportadores de lana por el puerto de Sevilla, adquirió la propiedad del caserío en el siglo XVII", explica este organismo en su página de Facebook. "En 1622, Miguel Bécquer fundó el mayorazgo de la familia en el que, entre otras propiedades, figuraba el Zaudín Alto. Sus sucesores no supieron cómo administrar los bienes y terminaron casi arruinados. Aunque el mayorazgo, y por lo tanto el Zaudín Alto, perduró en la familia hasta mediados del siglo XIX", explica el archivo histórico antes de recordar que el poeta no llegó a conocerlo como propiedad familiar.

Aunque algunos de sus antepasados murieron arruinados, la secretaria de la asociación Con los Bécquer en Sevilla, Pilar Alcalá, recuerda que el poeta nació en el seno de una familia con una buena posición económica. "Hasta tenían un coche de caballos con un conductor con traje de librea, algo que en aquella época solo estaba reservado para las familias de clase alta", señala Pilar Alcalá a Efe.

Las 19 ánforas halladas (una decena rotas) guardaban alrededor de 80.000 monedas, la mayoría de bronce y en flor de cuño, es decir, que no estuvo en circulación. También se han encontrado algunas piezas bañadas en plata. "En el anverso, aparece la figura del emperador Maximiano o de Constantino. En el reverso, diversas alegorías romanas, como la abundancia. Conforme vayamos analizando otras, seguramente nos encontraremos con una franja cronológica más amplia", mantiene Ana Navarro, directora del Museo Arqueológico de Sevilla, en el que han sido depositadas estas piezas. Navarro no se atreve a valorar económicamente el hallazgo. "Seguramente hablaríamos de millones de euros, pero su principal valor es el arqueológico, que es incalculable", defiende.

Más información