Jon Sistiaga: “Quiero profundizar en la parte más abisal del alma humana”

El periodista presenta en el canal #0 una serie de documentales de largo recorrido

Jon Sistiaga, en el programa 'Tabú'.
Jon Sistiaga, en el programa 'Tabú'.

Jon Sistiaga quiere “estremecer” a sus espectadores. “Quiero incomodarlos, quiero que reflexionen, quiero que piensen sobre temas en los que habitualmente no piensan o no opinan porque son difíciles”, explica. El instrumento que utiliza es Tabú, un programa de documentales en profundidad y de largo recorrido que emite los jueves el canal #0 (la reinvención de Canal+ después de su venta a Telefónica) sobre temas, precisamente, tabú.

Si ya en su anterior programa de reportajes ahondaba en los temas de actualidad de forma “más pausada y más sosegada”, ahora Jon Sistiaga (Irún, 1967) pretende dar “un paso más” y “profundizar en la parte más abisal del alma humana”. El vasco se refiere a esta nueva etapa como una evolución, que en este caso consiste en “dar el brazo a torcer como periodista” y ceder terreno al equipo de realización.

El primer documental sería ya como aviso (acaso, advertencia) de lo que espera al espectador: Infancias robadas se sumergía en el mundo de los abusos sexuales infantiles. Desde la perspectiva de las víctimas y de la justicia, sí, pero también de los delincuentes, que suelen tener una presencia mediática mucho más silenciada. “A mí me interesa por qué los malos matan: no por qué los buenos mueren, sino por qué los malos matan. Eso es algo que me ha ido obsesionando a lo largo de los años y de mi carrera profesional: los procesos mentales, psicológicos y, a veces, sociales”, dice. Y, al respecto, sentencia: “Hay temas que se han tratado muchas veces con superficialidad o que los periodistas o los medios de comunicación conscientemente han tratado de evitar ver de maneras diferentes. A todo periodista se le ha ocurrido hacer esto, claro que sí, pero o no se atrevía o no podía o no encontraba el entorno necesario. ¿A qué periodista no le gustaría entrevistar a un abusador o a un terrorista?”, se pregunta.

Esas “maneras diferentes” de las que habla, incluyen, en el nuevo programa, un tratamiento estético con influencias, en ocasiones, de la ficción televisiva o cinematográfica. Así, hay en Tabú ecos de True Detective, de Fargo y de El silencio de los corderos. “Normalmente la ficción va mucho más allá que la realidad. Y la ficción transcribe o muestra todo lo que realmente sucede pero que el periodismo no se atreve a contar como tal”, razona. Ahora, “importa tanto la imagen como lo que se está contando”, explica. “Se trata de crear sensaciones y sentimientos que antes no creaba con el texto o con la intencionalidad de las preguntas”.

Sistiaga se aleja así de un modelo de hacer periodismo criticado en ocasiones pero que él siempre ha defendido: el de contar historias mostrándose delante de la cámara y en primera persona. “Ahora hay mucha gente que lo hace de esa manera”, argumenta. En Tabú “serán las imágenes las que cuenten” y su presencia, “más efímera y liviana”, limitándose a “hacer las preguntas y a narrar el contexto”. El cambio trae de la mano una dificultad que es la más desafiante para el periodista: “Conseguir la empatía necesaria para convencer a alguien de que le merece la pena ponerse delante de mi cámara y someterse a las preguntas”.

Se aleja más aún de una etiqueta con la que sigue sin sentirse identificado: la de reportero de guerra. “Me sigue incomodando porque es una etiqueta con la que no estoy de acuerdo, a pesar de que haya cubierto tantas guerras como cualquier otro que se denomine corresponsal de guerra”, cuenta. “Todo son etapas, igual que un periodista puede acabar de corresponsal en Moscú y luego dedicarse a ser jefe de Cultura”.

Y en esta etapa, lo que necesitaba era alejarse de “la carrera por la inmediatez y por el titular rápido, donde, si no está el semáforo en verde, la redacción está haciendo algo mal y hay que meter un titular impactante para tener muchos pinchazos”. En cualquier caso, él mismo vaticina que Tabú no es su última parada: “Yo creo que cada cinco años hay que reinventarse, igual que hay que cambiar de sección en el periódico o hacer otro tipo de programas”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción