Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El machismo como enfermedad de la novela negra española

Detalle de una portada de Black Mask Magazine
Detalle de una portada de Black Mask Magazine

La polémica desatada a raíz de la ausencia de mujeres entre los finalistas de todos los premios que se entregan en la Semana Negra de Gijón ha servido para visibilizar un problema que estaba ahí, vivo y más o menos ignorado. De todas las formas de machismo, la más peligrosa es la que obra por la inacción, la apatía o la ignorancia. La Semana Negra dista de ser un festival machista, pero lo que ha ocurrido nos obliga a ampliar el foco y preguntarnos hasta dónde llega el mal.

Para ello hemos hablado con Carlos Zanón y Alexis Ravelo, los dos últimos ganadores del Hammett en Gijón; con Cristina Fallarás, la única mujer que lo ha ganado en 29 años de historia del festival; con otros autores, hombres y mujeres, como Toni Hill, Nieves Abarca, Rosa Ribas o Berna González Harbour. Y, por supuesto, con Ángel de la Calle, director de la Semana Negra. Lo que viene a continuación es la radiografía de una situación, la descripción de un mal en todas sus vertientes, incluidas las más ocultas.

“La polémica me parece necesaria. Algunos se sorprenden de que haya estallado de esta manera y argumentan que otros años también hubo pocas obras escritas por mujeres entre las candidatas a los premios. Pero es que la rotundidad del cero de este año ha hecho estallar un malestar que venía incubándose desde hacía tiempo. No hacía la Semana Negra en concreto, sino en el mundo literario y, particularmente en el mundo de la literatura de género negro” sentencia desde Alemania Rosa Ribas, finalista del Hammett con mención especial el año pasado por una obra escrita con Sabine Hofmann, para abrir fuego.

La novela negra es machista, siempre lo ha sido. Y la novela negra española por extensión también. Es un género que habla sobre la violencia y esta es esencialmente masculina. Pero podría ser por ejemplo un vehículo de denuncia del patriarcado”, analiza para EL PAÍS Alexis Ravelo. “No creo que sea un festival machista. Me he visto allí en actos de defensa de la mujer. No es un problema de machismo sino de una organización que siempre ha estado dominada por un mundo masculino”, aclara el escritor canario. Carlos Zanón, último premio Hammett, piensa de manera similar: “Es una torpeza de un sustrato machista que sigue en todas partes, en festivales literarios, en el país. Ha estado bien porque ha visibilizado un problema”, resume desde París.

Cristina Fallarás apunta directamente a la raíz del drama. “Claro que hay mujeres que han escrito libros que merecen estar ahí, pero tiene que haber voluntad de leerlas. Hay un micromundo macho que no está interesado. Cuando gané el Hammett fue extraordinario: no sólo fui el único sino que además era con un libro sobre la maternidad. La mujer se enfrenta la novela negra de una manera menos heterodoxa y eso en un mundo cerrado no interesa. El lector se está alejando de eso. A la mayoría de lo que están nominados les gustaría vender la décima parte de lo que venden Dolores Redondo o Fred Vargas. Es una cuestión del petit comité de los frikis de la novela negra, que como los frikis de todo, son ultraortodoxos”.

“España, aún, es un país machista. En términos literarios, también. Mucho se ha hablado estos días de la ausencia de nominadas en los premios de la Semana Negra de Gijón, pero se podría hablar durante horas sobre la ausencia de premiadas en todos los géneros”, resume Nieves Abarca.

¿Cómo se eligen los finalistas?

La elección del jurado y la forma de elegir a los ganadores entra en juego. Preguntado por este periódico, Ángel de la Calle, director de la Semana Negra, lo explica: “Si hay este revuelo es porque los premios tienen prestigio, porque si no lo tuviesen no lo habría. Y lo tienen porque se dan sin admitir nunca presiones de los editores ni de nadie. Desde hace unos años, las novelas y libros de no ficción finalistas a los premios que se fallan en la SN (Hammett, Rodolfo Walsh, Memorial Silverio Cañada, Celsius y Espartaco) son elegidos por las propuestas de escritores, lectores y críticos especializados, cada año distintos, que proponen sus títulos preferidos. Sumando los votos recibidos resultan las obras finalistas; obras, ya que se vota un libro de no ficción o una novela, no autores. Ha habido años, como este, en que ninguno de los títulos finalistas ha sido obra de escritoras, otros en que solo el libro de una autora fue finalista, otros en que varias obras de escritoras lo fueron. Evidentemente, podríamos haber hecho trampa y quitar alguno de los libros finalistas para poner en su lugar el de una de las escritoras, pero no manipulamos los votos, ni los resultados”.

Ahora bien, la polémica ya ha cambiado algo y De la Calle admite que van a incluir a más mujeres entre quienes eligen: “Los que han participado en las propuestas para los finalistas han votado siempre, indistintamente, a escritores y escritoras. Aunque en lugar de 50 participantes en la votación fuesen 100 ¿se alteraría el resultado? No sé, vamos a tratar de mejorar el sistema, si es que es posible, pidiendo quizá más opiniones a escritoras, pero nada garantiza que resultados así no se produzcan. Sí vamos a incluir más presencia de escritoras en los jurados, que esto si podemos hacerlo”.

Un sistema en cuestión

Las críticas a la manera de elegir a los miembros de ese jurado y sus decisiones posteriores son constantes. Valgan tres muestras:

Rosa Ribas: “Los premios de la Semana Negra han puesto de relieve que los asesores del jurado han ninguneado las obras escritas por mujeres. No veo maldad en ello, sino algo mucho peor, ignorancia y desprecio. Mientras que las escritoras, críticas, blogueras... no suelen hacer distinciones en sus lecturas, hay muchos hombres que no leen obras escritas por mujeres. Y, además, desgraciadamente, hay bastante grupalismo masculino en este mundo”.

Toni Hill: “Hay que diferenciar el festival de los premios. El festival no es machista, los pre jurados y la selección de nominados lo son claramente. Quizá, si queremos ser buenos, son machistas por omisión. Es decir, no es que crean que las mujeres escriben peor, sino que lo suyo es distinto, menos negro. Añado sin problemas que solo buscando el premio Hammett en Wikipedia se ve que es más un problema de amiguismo que de machismo. Yo no creo que sea lógico que autores como Lorenzo Silva o Alicia Giménez Bartlett y un largo etcétera no tengan el premio”.

Nieves Abarca: “Hay muchas formas de decirte que no vales, o que no eres bienvenida. La forma más sutil es la de ningunear tu existencia. Si escribes novelas y tus novelas no son nombradas, ni valoradas, entiendes que no lo estás haciendo bien. Pero… ¿es eso verdad? ¿Las mujeres están haciéndolo mal? ¿Tan mal que no merecen ni una mísera nominación a los premios de la Semana Negra? No lo creo”.

No al paternalismo

Sería muy fácil solucionarlo si el problema estuviera circunscrito a lo que ha pasado en Gijón. Ahora bien, como se ve el asunto va mucho más allá, aunque hay festivales donde va habiendositio para la mujer en su palmarés. Pero, insistimos, las nominaciones son solo un síntoma.

El paternalismo a la hora de buscar una solución es rechazado tan rápido como florece y vuelve a florecer para volver a ser rechazado. “La mujer no necesita nada para que se la visibilice. No lo necesita Fred Vargas, no lo necesitó Patricia Highsmith, tampoco Dolores Redondo. El problema es que hay que leerlas. Es un ejercicio que no se hace por prejuicios y porque es más cómodo: llamar a los amigos y beber cervezas todos juntos en cualquier festival. Las mujeres no necesitan ningún festival”, sentencia Fallarás con su habitual intensidad. Abarca ataca con un tono similar: “Ya, las escritoras de noir somos menos, pero existimos, más allá de manifiestos y proclamas. Lo único que hace falta es dejar de considerarnos delicadas flores a las que hay que proteger y leer con cierto cariño, chicas a las que ofrecer mesas redondas sobre mujer y conciliación familiar, y femicrimen, como si fuésemos animalitos de feria. Premios para chicas, como un premio junior. No, gracias”.

Rosa Ribas completa la perspectiva: “En primer lugar habría que dejar de hablar de "la mujer" como si eso existiera. Se trata de autoras, de individuos que actualmente están cultivando el género de formas muy diversas, desde la novela de enigma hasta las formas más descarnadas y brutales pasando por la novela más política. Por eso creo que no tienen sentido las mesas con títulos como "Las mujeres en la novela negra". Parece evidente, pero no lo es. Los festivales siguen proponiendo las mesas "de mujeres" y después los escritores ya hablarán de los temas serios y duros. Tampoco creo que sean necesarios los premios de novela para obras escritas por mujeres, como se está proponiendo en otro festival. Eso es perpetuar la marginación”

¿Qué pasa con las cuotas?

Tampoco parece la solución. “Apoyo a las autoras que reivindican no una cuota paritaria sino jugar en la misma liga con los mismos derechos”, defiende Hill. “No se trata de buscar una paridad impostada sino que se empezase a incluir en las tomas de decisión a las mujeres. “La igualdad no se alcanzará hasta que no haya mujeres mediocres en altos cargos”, comenta Ravelo para poner un ejemplo.

Pero quizás ha sido Berna González Harbour quien lo ha dejado más claro en su perfil de Facebook, en un decálogo que no permitelugar a dudas. El punto 8 dice así: “No defiendo la presencia de la mujer por cuotas, pero sí la constante necesidad de la concienciación. Solo la conciencia de las carencias nos puede llevar, por ejemplo, a hacer jurados (o prejurados) prioritarios y a pedirles unos mínimos criterios éticos de igualdad. Así actuamos algunos en nuestros puestos de responsabilidad y, sin imposiciones ni cuotas, hemos logrado avances. Por ejemplo: cuando pido clasificaciones de libros suelo sugerir que se tenga en cuenta la presencia de mujeres, de latinoamericanos o de ensayo o poesía, para corregir las exclusiones habituales que suelen producirse en una primera reacción”.

El 9 y el 10 completan el análisis:

9) La Semana Negra de Gijón es masculina y machista. Pero no solo. Que no haya sido nunca premiada Alicia Giménez Bartlett o Claudia Piñeiro es solo comparable a que no lo hayan sido Lorenzo Silva o Toni Hill. Posiblemente ninguno de ellos responde al esquema que mola en Gijón. No importa. El público está con ellos y con nosotras, aunque quienes deciden en Gijón no lo estén. Y somos libres para denunciarlo en Facebook, como estamos haciendo muchos estos días, también hombres. Gracias.

10) Me encanta vuestro público, vuestro festival y vuestra ciudad, pero esto no. No así. El mundo ya es otro y la Semana Negra de Gijón debe ser otra. Hasta entonces.

Ángel de la Calle defiende el carácter abierto, feminista y de lucha por la igualdad de la Semana Negra: “La mujer ha tenido una importancia en la SN que resumiré en dos o tres cosas. El año pasado hubo toda una línea narrativa y de actos sobre la violencia contra la mujer en la novela en español, dirigida por la hispanista Cathy Fourez, donde estaban (cito de memoria) Rosa Ribas, Mercedes Rosende...; hace dos años hicimos el acto de reunir 200 pares de zapatos de mujer contra la violencia machista; antes la campaña El amor no es la hostia y fuimos los primeros en España en traer a Sanjuana Martínez para hablar de los feminicidios en Ciudad Juarez, los periodistas nos preguntaban qué era eso y dónde quedaba Ciudad Juarez. Y suma y sigue. Este año ya ves que se hace hincapié en la importancia actual de las novelistas en el género y se dan los primeros nombres de una larga lista de invitadas. ¿Dónde está el machismo? ¿En las novelas? ¿En los autores? ¡Pero en nosotros!”

El problema es evidente y la novela negra no escapa al machismo que impera en España. Quizás incluso al contrario. González Harbour lo clava en el punto cinco de su decálogo: "La ausencia de mujeres en la lista de finalistas a todos los premios de 2016 (en Gijón) confirma un machismo que es común en nuestra realidad: los hombres suelen elegir hombres y algunas mujeres también y la visibilidad de las mujeres no es habitual en universos pesados, antiguos, rancios y masculinos”.

Queda mucho por hacer pero aquí se han recogido opiniones, críticas y alguna propuesta. Bastaría con empezar por no ignorar, por leer, por mirar más allá y por atreverse a hablar de lo que no funciona. Viva la polémica.

Comentarios

Hay que ser arrogante para creer que la inexistencia de mujeres finalistas es una muestra de desprecio hacia la mujer. Su ausencia refleja que su forma de escribir no interesa al público al que va dirigido. Y no interesa no porque sean mujeres quienes escriben, sino por cómo escriben. Cuando no se hacen trampas, esto es lo que sucede. Y lo que propone esta polémica es que empecemos a hacer trampas. Las mujeres que a partir de ahora se incorporen a las votaciones de este concurso lo harán con la conciencia de tener que hacer que las mujeres tengan presencia y, por tanto, trampearán su voto para ello. Al convertir un hecho anecdótico - porque otros años sí que ha habido mujeres finalistas - en una mentira sexista, se ha acabado con la inocencia y la honestidad en las votaciones. Se acabó la libertad. A partir de ahora no me creeré los fallos del jurado. Estos son los logros del hembrismo rampante: el final de la libertad y la verdad. Porque si hay algo que no soporta el hembrismo es la dureza de la verdad que reflejan votaciones como esta.
Por lo demás, la violencia no es masculina, cómo repugnantemente se nos quiere hacer ver. La principal víctima de la violencia sí que son los hombres, eso es indiscutible. Lo que sí es masculino es la delincuencia. Y eso tiene una explicación: el hombre no puede recurrir a vender su cuerpo para obtener ingresos cuando carece de ellos, cosa que sí puede hacer la mujer. El hombre carece de demanda en el comercio sexual. No le queda más remedio que "vender" su cuerpo a la delincuencia, hecho por el que suele pagar un precio bastante más alto que la mujer. Y, desafortunadamente, la herramienta de la delincuencia es la violencia. Esta es la realidad que refleja la novela negra. Nada que ver con el machismo.
q pesados los de las cuotas...
El mero hecho de que no se presenten novelas escritas por mujeres a este tipo certámenes es ya en sí mismo una provocación intolerable, un acto de machismo puro y duro. Propongo que al menos la mitad de las novelas presentadas sean escritas por mujeres, a ser posible feministas y activistas, y si estas cuotas DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO no se cumplieran, o bien ese año se desconvoca el certamen o bien un número de escritores sean obligados a presentarse bajo nombre de mujer. En caso de que ganara uno de estos hombres, un tribunal ético impondrá la vestimenta -de claro corte femenino, pero rebajado de tacones- al ganador a la hora de recoger el premio y durante todo el año siguiente. Creo que es de justicia.
Me teneis muy cansado de las cuotas, las confabulaciones contra la mujer y esa afición de tildarnos a los hombres de violentos. La violencia existe, ha existido y por desgracia existirá siempre entre PERSONAS; y mientras no seamos capaces de ver eso, mal vamos.
¿Sexismo? La novela negra ha sido de siempre un género más afín al público masculino. ¿Y qué? Si haces un festival sobre literatura de espiritualismo, orientalismo, autoayuda, pseudomedicinas, etc. (que también es literatura de ficción, aunque lo pretendan vender como lo contrario), verás que estará copado por mujeres, especialmente en el público y quizá no tanto entre los autores. Pero esto es por causas que nada tienen que ver con el machismo y sí con la afinidad de un sexo u otro a determinados géneros, por razones culturales, sociales, genéticas...
Me da bastante pereza recorrer los archivos de este blog. Pero algo me dice que la imagen que ofrecería su análisis no sería muy distinta de la que denuncia esta entrada. Un análisis a los mejores libros de 2015 ya arroja una preocupante señal. Lo cual tiene un nombre. Hipocresía.
¿Así que el hecho de que las mujeres españolas no escriban eso que ahora se ha dado en llamar "novela negra", o al menos que no las presenten a concursos publicitario-editoriales, es un signo del machismo de la "novela negra" española, suponiendo que algo así exista? Ya no sabéis qué hacer para que os lean... William Randolph Hearst estaría encantado con vosotros: ya se sabe, "no dejes que la realidad te estropee un buen titular".
El hembrismo como enfermedad de las zanjas,andamios y minas españolas,donde todos los "finalistas" a pie de obra son hombres.
El tema es meter con calzador la presencia de mujeres en cualquier actividad imaginable, incluso cuando no haya mujeres que realicen dicha actividad o no haya ninguna entre las figuras destacalbes de dicha actividad (¡¡¡Hala!!! ¡¡¡Lo que ha dicho!!!). Como en todo concurso, los criterios de seleccion y premios son cuanto menos discutibles, pero volvemos a la "polemica" de la no presencia de ningun nominado de raza "afroamericana" (palabro que pierde gran parte de su valor si no son americano) en los Oscar. ¿Es obligatorio que haya mujeres nominadas/premiadas en TODO concurso o certamen imaginable? ¿Y afroamericanos? ¿Y que pasa si hay hombres afroamericanos pero no mujeres afroamericanas? Todo esto es una sinsentido, una stupidez de muchisimo cuidado que solo sirve para que un determinado colectivo crea que esta luchando por reivindicaciones justas cuando solo lucha por banalidades.
Qué barbaridad!!!! lo que se debe premiar es el mérito literario, pero parece que algunas han decidido tirar de su condición de mujer para obtener ventajas.Esto no nos hace bien a las mujeres, es muy obvio que se está usando un tema legítimo, como arma arrojadiza ante cualquier tema.Así no nos ayudamos y parecemos patéticas.
El machismo está latente y presente en todas las facetas de la vida. La novela negra y el cine negro o de serie B están plagados de ejemplos. Los Bogart de antaño son muchos de los machistas de ahora. El estereotipo de hombre duro, que fuma pitillos y que abofetea a la chica estaba visto y sigue siendo visto como algo normal.
@inma: A una sarta de estupideces como la que sueltas solo se puede contestar diciendo que, lamentablemente, las mujeres siguen mojando las bragas con este tipo de hombres. Por eso son así, evidentemente.
¿Dónde sale lo de las cuotas en el artículo? Ahí lo que se está denunciando es que pasan olímpicamente de leer libros que no sean de sus amigos. La literatura no es un partido de fútbol, hay mujeres y hombres grandes escritores, pero que no haya ninguna señora nominada casi nunca en esta semana negra pero en todas las demás sí deja claro que en este certamen solo se eligen ciertos libros de ciertos autores. Esa es la denuncia, nada de feminazismo ni de yihadismo uterino. ¿Acaso les molesta que se denuncie una situación que no es justa?
Claro que les molesta si se ven amenazados sus derechos masculinos y sus creencias consolidadas de "los hombres escriben mejor sobre temas de violencia". Pero los autores más vendidos en el mundo en la novela negra son mujeres, por algo será.
"Los autores más vendidos en el mundo en la novela negra son mujeres". Argumento de peso, oiga. ¿Cuánto han vendido las sombras de Grey? ¿Le damos entonces el Nóbel?
@Yo: Por lo demás "que no haya ninguna señora nominada casi nunca en esta semana negra pero en todas las demás sí" es una patraña. De hecho, creo entender del texto que esta es la primera vez que no hay mujeres nominadas en la semana negra de Gijón. Deje de mentir.
Pues yo he leído sobre todo a Agatha Christie, Conan Doyle, Fred Vargas, Redondo, Neuhaus, Nesbo, Larsson, etc. y me encantan todas. No me he fijado si era de hombres o mujeres, sino las que se vendían y tenían buena crítica.
¿No se podrían presentar las obras a concurso de forma anónima, con los datos personales en sobre cerrado y lacrado?
¿Hembrismo rampante? ¿Que a partir de ahora, con la polémica, no se creerá los fallos del jurado? Lo que nadie se cree son los fallos del jurado durante 39 años, ¡39! en los que se ha negado el derecho a la mujer escritora. Gijón ha sido siempre una fiesta de amiguetes: este año te voto a ti y el año que viene me votas a mi. Y no olvidemos que está SUBVENCIONADO. Y a eso, señores y señoras, se llama CORRUPCIÓN.
Oh, dios mío. Compruebo escandalizado que entre los diez finalistas del VI Certamen de novela romántica Vergara no hay ¡ni un solo hombre! ¡A las galeras! ¡Son las hordas del hembrismo que nos invaden, nos desprecian y nos ignoran! Por cierto, no recuerdo haber escuchado polémicas al respecto... Tampoco he leído que se esté considerando incluir hombres en el jurado, en este caso enteramente femenino (Nieves Hidalgo, Lola Gude, Esther Ortiz, Laura Socías y Marisa Tonezzer). En fin, una solución quiero, señores.
Esto del politically correct se está saliendo de madre. ¿Cuántos autores de color han sido seleccionados ? ¿Habrá una cuota de Suecos? No olvidemos incluír a un escritor con handicap físico. ¿Pueden protestar los autores homosexuales? Propongo que haya siempre una mujer entre los finalistas y que, un año de cada dos, sea una escritora la que gane cualquier certamen, que los pucherazos a golpe de canovismo salomónico parecen ser la única vía... Y aún así no se acallaría el negocio mediático permanente que supone abonarse al vetero-feminismo, pues nada devenga tanta notoriedad periodística actualmente que ir de "justiciero" Ltd. Basta hablar de machismo en cualquier situación , "denunciarlo" y las alabanzas caen por descontado.
@Sofía: "Lo que nadie se cree son los fallos del jurado durante 39 años, ¡39! en los que se ha negado el derecho a la mujer escritora". Ni un solo hombre premiado ni finalista en todos los certámenes que desde 2004 se han llevado a cabo de, por ejemplo, el premio literario "el Rincón Romántico". No debo, por tanto, creerme nada, ¿no? Dado que probablemente se trata de "una fiesta de amiguitas: este año te voto a ti y el año que viene me votas a mí"... ihttp://www.rnovelaromantica.com/index.php/varios/premios-rincon-romantico
Habría que analizar que pasa en concursos donde se remiten obras con seudónimo. Incluso obras de novela negra, a ver que pasa ahí. Que los datos estadísticos no sean igualitarios, no siempre significan sexismo, depende de las circunstancias. Puede que haya géneros literarios más de "hombres" y no pasa nada, yo creo quela lucha contra el sexismo muchas veces se frivoliza cuando se pone la lupa en todo, y no en los problemas realmente graves. Por cierto, invito a todos a conocer Ablik.com plataforma de lectura y publicación gratis.
Un festival, SUBVENCIONADO, que durante 39 años, 39!!!, se ha dedicado a nominarse entre amiguetes (hoy a ti, el año próximo a mi), tiene un nombre, y es CORRUPCIÓN.Venga ya! Hembrismo? Caraduras!!!
A pesar del escandaloso machismo que a ninguna mujer que mantenga los ojos abiertos en este país le puede sorprender me alegra comprobar que las mujeres no somos en general tan corruptas, falsas, manipuladoras y untuosas como los hombres ( véase las cifras de corruptos y corruptas) y que sólo esas mujeres que intentan trepar de acuerdo al sistema heteropatriarcal ( el único que tiene cabida en instituciones del gobierno público y privado tanto nacional como internacional) caen en los mismos tópicos masculinos.Admiro la honestidad, la ética y el honor, valores eminentemente FEMENINOS.
@Sofía: El premio literario "el Rincón Romántico", durante 12 años, 12!!!, se ha dedicado a nominarse entre amiguitas (hoy a ti, el año próximo a mi), tiene un nombre, y es CORRUPCIÓN. Venga ya! Machismo? Caraduras!!!
@Emma: patetico y sexista comentario.......propio de una mediocre acomplejada que ha de agarrarse a lo que puede para justificar su escasa valia
@Emma: Las mujeres SOIS en general tan corruptas, falsas, manipuladoras y untuosas como los hombres. Las cifras son distintas porque el número de mujeres en puestos de trincar aún es bajo, pero puedes correlacionar perfectamente que cuantas más mujeres hay, más mujeres corruptas aparecen. Por lo demás, el poder no se ejerce desde las gónadas, sino desde lo necesario para llevar adelante responsabilidades y deberes. Que usted lo confunda con el sexo o, peor aún, con dislates como el heteropatriarcado, da idea de las pocas veces que usted ha realizado labores de importancia. La honestidad, la ética y el honor, no son valores femeninos ni de lejos pues sobradas muestras femeninas tenemos de deshonestidad, mentira y falta de ética.
Leyendo algunos comentarios escritos por mujeres se comprende perfectamente que no haya finalistas mujeres en un concurso literario.
Una gran autora de novela negra es Patricia Highsmith. Y nadie lo pone en duda. No sé cuántos lectores tiene, pero seguro que un buen porcentaje son hombres. Creo que lo único que importa en la literatura es que la obra escrita sea buena, no el sexo del autor. Qué triste es que haya que decir esto.
Gracias a esta entrada de la bitácora de Galindo, me puse a buscar un adelanto de 'Las niñas perdidas' de Fallarás. Lo encontré y me ha parecido muy bueno, dándome ganas de seguir la lectura. Saludos desde Alemania.
"la visibilidad de las mujeres no es habitual en universos pesados, antiguos, rancios y masculinos" Por eso es tan difícil ver mujeres en todos los estratos de poder, prestigio y dinero de este país y del mundo.
@Emma: "la visibilidad de las mujeres no es habitual en universos pesados, antiguos, rancios y masculinos" Por eso es tan difícil ver mujeres en ttrabajos pesados como la construcción, la pesca de altura o el transporte de carretera. O antiguos como la minería o la siderurgia. O rancios como cavar zanjas y poner asfalto. Y masculinos como todos los peores trabajos del mundo en los que el hombre es el único representante.
El machismo está en todas partes, la novela negra es un buen ejemplo. Autoras como E.L. James ó J.K. Rowling, que al margen de opiniones cuentan con records de ventas en todo el mundo en estos años, manifiestan en entrevistas que ponen sus nombres con siglas para que no se sepa que son mujeres, ya que si no venderían menos. Increíble!
En verano, en el espacio "cultural" asociado a El País de Verne, una colaboradora indicaba como su vida había pasado a ser maravillosa al empezar a leer solo novelas escritas por mujeres, como a partir de entonces pretendía convertir esa exclusividad en proyecto de futuro y como incitaba a sus lectores a hacer lo mismo. Supongo que eso no es sexista ni supone ningún problema.
Pero vamos, no sé de que me extraño si ahí tenemos dos perlitas del mismo artículo: "La mujer se enfrenta la novela negra de una manera menos heterodoxa y eso en un mundo cerrado no interesa", "Pero podría ser por ejemplo un vehículo de denuncia del patriarcado". En fin, el percal está claro y las costuras muy a la vista.
Qué tiene qué ver un blog de romántica (que es como la casa particular de alguien) con un festival PÚBLICO SUBVENCIONADO? Las personas, en sus casas, hacen lo que les sale de las narices. Pero los miembros de un festival público, pagado con impuestos del ciudadano, no pueden hacer una fiesta privada de amigotes. Eso es CORRUPCIÓN.
Yo he descubierto recientemente a una joven escritora asturiana, Jennifer Castro, cuya novela negra "El club de los suicidas", me ha dejado boquiabierto tanto por la presteza a la hora de mantener el suspense y el misterio como por las diversas temáticas que enrriquecen la narrativa. Os dejo el link de facebook para que os animeis a apostar también por autores noveles.https://m.facebook.com/ElClubdelosSuicidasNovelaNegra/
Hay que ser arrogante para creer que la inexistencia de mujeres finalistas es una muestra de desprecio hacia la mujer. Su ausencia refleja que su forma de escribir no interesa al público al que va dirigido. Y no interesa no porque sean mujeres quienes escriben, sino por cómo escriben. Cuando no se hacen trampas, esto es lo que sucede. Y lo que propone esta polémica es que empecemos a hacer trampas. Las mujeres que a partir de ahora se incorporen a las votaciones de este concurso lo harán con la conciencia de tener que hacer que las mujeres tengan presencia y, por tanto, trampearán su voto para ello. Al convertir un hecho anecdótico - porque otros años sí que ha habido mujeres finalistas - en una mentira sexista, se ha acabado con la inocencia y la honestidad en las votaciones. Se acabó la libertad. A partir de ahora no me creeré los fallos del jurado. Estos son los logros del hembrismo rampante: el final de la libertad y la verdad. Porque si hay algo que no soporta el hembrismo es la dureza de la verdad que reflejan votaciones como esta.
Por lo demás, la violencia no es masculina, cómo repugnantemente se nos quiere hacer ver. La principal víctima de la violencia sí que son los hombres, eso es indiscutible. Lo que sí es masculino es la delincuencia. Y eso tiene una explicación: el hombre no puede recurrir a vender su cuerpo para obtener ingresos cuando carece de ellos, cosa que sí puede hacer la mujer. El hombre carece de demanda en el comercio sexual. No le queda más remedio que "vender" su cuerpo a la delincuencia, hecho por el que suele pagar un precio bastante más alto que la mujer. Y, desafortunadamente, la herramienta de la delincuencia es la violencia. Esta es la realidad que refleja la novela negra. Nada que ver con el machismo.
q pesados los de las cuotas...
El mero hecho de que no se presenten novelas escritas por mujeres a este tipo certámenes es ya en sí mismo una provocación intolerable, un acto de machismo puro y duro. Propongo que al menos la mitad de las novelas presentadas sean escritas por mujeres, a ser posible feministas y activistas, y si estas cuotas DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO no se cumplieran, o bien ese año se desconvoca el certamen o bien un número de escritores sean obligados a presentarse bajo nombre de mujer. En caso de que ganara uno de estos hombres, un tribunal ético impondrá la vestimenta -de claro corte femenino, pero rebajado de tacones- al ganador a la hora de recoger el premio y durante todo el año siguiente. Creo que es de justicia.
Me teneis muy cansado de las cuotas, las confabulaciones contra la mujer y esa afición de tildarnos a los hombres de violentos. La violencia existe, ha existido y por desgracia existirá siempre entre PERSONAS; y mientras no seamos capaces de ver eso, mal vamos.
¿Sexismo? La novela negra ha sido de siempre un género más afín al público masculino. ¿Y qué? Si haces un festival sobre literatura de espiritualismo, orientalismo, autoayuda, pseudomedicinas, etc. (que también es literatura de ficción, aunque lo pretendan vender como lo contrario), verás que estará copado por mujeres, especialmente en el público y quizá no tanto entre los autores. Pero esto es por causas que nada tienen que ver con el machismo y sí con la afinidad de un sexo u otro a determinados géneros, por razones culturales, sociales, genéticas...
Me da bastante pereza recorrer los archivos de este blog. Pero algo me dice que la imagen que ofrecería su análisis no sería muy distinta de la que denuncia esta entrada. Un análisis a los mejores libros de 2015 ya arroja una preocupante señal. Lo cual tiene un nombre. Hipocresía.
¿Así que el hecho de que las mujeres españolas no escriban eso que ahora se ha dado en llamar "novela negra", o al menos que no las presenten a concursos publicitario-editoriales, es un signo del machismo de la "novela negra" española, suponiendo que algo así exista? Ya no sabéis qué hacer para que os lean... William Randolph Hearst estaría encantado con vosotros: ya se sabe, "no dejes que la realidad te estropee un buen titular".
El hembrismo como enfermedad de las zanjas,andamios y minas españolas,donde todos los "finalistas" a pie de obra son hombres.
El tema es meter con calzador la presencia de mujeres en cualquier actividad imaginable, incluso cuando no haya mujeres que realicen dicha actividad o no haya ninguna entre las figuras destacalbes de dicha actividad (¡¡¡Hala!!! ¡¡¡Lo que ha dicho!!!). Como en todo concurso, los criterios de seleccion y premios son cuanto menos discutibles, pero volvemos a la "polemica" de la no presencia de ningun nominado de raza "afroamericana" (palabro que pierde gran parte de su valor si no son americano) en los Oscar. ¿Es obligatorio que haya mujeres nominadas/premiadas en TODO concurso o certamen imaginable? ¿Y afroamericanos? ¿Y que pasa si hay hombres afroamericanos pero no mujeres afroamericanas? Todo esto es una sinsentido, una stupidez de muchisimo cuidado que solo sirve para que un determinado colectivo crea que esta luchando por reivindicaciones justas cuando solo lucha por banalidades.
Qué barbaridad!!!! lo que se debe premiar es el mérito literario, pero parece que algunas han decidido tirar de su condición de mujer para obtener ventajas.Esto no nos hace bien a las mujeres, es muy obvio que se está usando un tema legítimo, como arma arrojadiza ante cualquier tema.Así no nos ayudamos y parecemos patéticas.
El machismo está latente y presente en todas las facetas de la vida. La novela negra y el cine negro o de serie B están plagados de ejemplos. Los Bogart de antaño son muchos de los machistas de ahora. El estereotipo de hombre duro, que fuma pitillos y que abofetea a la chica estaba visto y sigue siendo visto como algo normal.
@inma: A una sarta de estupideces como la que sueltas solo se puede contestar diciendo que, lamentablemente, las mujeres siguen mojando las bragas con este tipo de hombres. Por eso son así, evidentemente.
¿Dónde sale lo de las cuotas en el artículo? Ahí lo que se está denunciando es que pasan olímpicamente de leer libros que no sean de sus amigos. La literatura no es un partido de fútbol, hay mujeres y hombres grandes escritores, pero que no haya ninguna señora nominada casi nunca en esta semana negra pero en todas las demás sí deja claro que en este certamen solo se eligen ciertos libros de ciertos autores. Esa es la denuncia, nada de feminazismo ni de yihadismo uterino. ¿Acaso les molesta que se denuncie una situación que no es justa?
Claro que les molesta si se ven amenazados sus derechos masculinos y sus creencias consolidadas de "los hombres escriben mejor sobre temas de violencia". Pero los autores más vendidos en el mundo en la novela negra son mujeres, por algo será.
"Los autores más vendidos en el mundo en la novela negra son mujeres". Argumento de peso, oiga. ¿Cuánto han vendido las sombras de Grey? ¿Le damos entonces el Nóbel?
@Yo: Por lo demás "que no haya ninguna señora nominada casi nunca en esta semana negra pero en todas las demás sí" es una patraña. De hecho, creo entender del texto que esta es la primera vez que no hay mujeres nominadas en la semana negra de Gijón. Deje de mentir.
Pues yo he leído sobre todo a Agatha Christie, Conan Doyle, Fred Vargas, Redondo, Neuhaus, Nesbo, Larsson, etc. y me encantan todas. No me he fijado si era de hombres o mujeres, sino las que se vendían y tenían buena crítica.
¿No se podrían presentar las obras a concurso de forma anónima, con los datos personales en sobre cerrado y lacrado?
¿Hembrismo rampante? ¿Que a partir de ahora, con la polémica, no se creerá los fallos del jurado? Lo que nadie se cree son los fallos del jurado durante 39 años, ¡39! en los que se ha negado el derecho a la mujer escritora. Gijón ha sido siempre una fiesta de amiguetes: este año te voto a ti y el año que viene me votas a mi. Y no olvidemos que está SUBVENCIONADO. Y a eso, señores y señoras, se llama CORRUPCIÓN.
Oh, dios mío. Compruebo escandalizado que entre los diez finalistas del VI Certamen de novela romántica Vergara no hay ¡ni un solo hombre! ¡A las galeras! ¡Son las hordas del hembrismo que nos invaden, nos desprecian y nos ignoran! Por cierto, no recuerdo haber escuchado polémicas al respecto... Tampoco he leído que se esté considerando incluir hombres en el jurado, en este caso enteramente femenino (Nieves Hidalgo, Lola Gude, Esther Ortiz, Laura Socías y Marisa Tonezzer). En fin, una solución quiero, señores.
Esto del politically correct se está saliendo de madre. ¿Cuántos autores de color han sido seleccionados ? ¿Habrá una cuota de Suecos? No olvidemos incluír a un escritor con handicap físico. ¿Pueden protestar los autores homosexuales? Propongo que haya siempre una mujer entre los finalistas y que, un año de cada dos, sea una escritora la que gane cualquier certamen, que los pucherazos a golpe de canovismo salomónico parecen ser la única vía... Y aún así no se acallaría el negocio mediático permanente que supone abonarse al vetero-feminismo, pues nada devenga tanta notoriedad periodística actualmente que ir de "justiciero" Ltd. Basta hablar de machismo en cualquier situación , "denunciarlo" y las alabanzas caen por descontado.
@Sofía: "Lo que nadie se cree son los fallos del jurado durante 39 años, ¡39! en los que se ha negado el derecho a la mujer escritora". Ni un solo hombre premiado ni finalista en todos los certámenes que desde 2004 se han llevado a cabo de, por ejemplo, el premio literario "el Rincón Romántico". No debo, por tanto, creerme nada, ¿no? Dado que probablemente se trata de "una fiesta de amiguitas: este año te voto a ti y el año que viene me votas a mí"... ihttp://www.rnovelaromantica.com/index.php/varios/premios-rincon-romantico
Habría que analizar que pasa en concursos donde se remiten obras con seudónimo. Incluso obras de novela negra, a ver que pasa ahí. Que los datos estadísticos no sean igualitarios, no siempre significan sexismo, depende de las circunstancias. Puede que haya géneros literarios más de "hombres" y no pasa nada, yo creo quela lucha contra el sexismo muchas veces se frivoliza cuando se pone la lupa en todo, y no en los problemas realmente graves. Por cierto, invito a todos a conocer Ablik.com plataforma de lectura y publicación gratis.
Un festival, SUBVENCIONADO, que durante 39 años, 39!!!, se ha dedicado a nominarse entre amiguetes (hoy a ti, el año próximo a mi), tiene un nombre, y es CORRUPCIÓN.Venga ya! Hembrismo? Caraduras!!!
A pesar del escandaloso machismo que a ninguna mujer que mantenga los ojos abiertos en este país le puede sorprender me alegra comprobar que las mujeres no somos en general tan corruptas, falsas, manipuladoras y untuosas como los hombres ( véase las cifras de corruptos y corruptas) y que sólo esas mujeres que intentan trepar de acuerdo al sistema heteropatriarcal ( el único que tiene cabida en instituciones del gobierno público y privado tanto nacional como internacional) caen en los mismos tópicos masculinos.Admiro la honestidad, la ética y el honor, valores eminentemente FEMENINOS.
@Sofía: El premio literario "el Rincón Romántico", durante 12 años, 12!!!, se ha dedicado a nominarse entre amiguitas (hoy a ti, el año próximo a mi), tiene un nombre, y es CORRUPCIÓN. Venga ya! Machismo? Caraduras!!!
@Emma: patetico y sexista comentario.......propio de una mediocre acomplejada que ha de agarrarse a lo que puede para justificar su escasa valia
@Emma: Las mujeres SOIS en general tan corruptas, falsas, manipuladoras y untuosas como los hombres. Las cifras son distintas porque el número de mujeres en puestos de trincar aún es bajo, pero puedes correlacionar perfectamente que cuantas más mujeres hay, más mujeres corruptas aparecen. Por lo demás, el poder no se ejerce desde las gónadas, sino desde lo necesario para llevar adelante responsabilidades y deberes. Que usted lo confunda con el sexo o, peor aún, con dislates como el heteropatriarcado, da idea de las pocas veces que usted ha realizado labores de importancia. La honestidad, la ética y el honor, no son valores femeninos ni de lejos pues sobradas muestras femeninas tenemos de deshonestidad, mentira y falta de ética.
Leyendo algunos comentarios escritos por mujeres se comprende perfectamente que no haya finalistas mujeres en un concurso literario.
Una gran autora de novela negra es Patricia Highsmith. Y nadie lo pone en duda. No sé cuántos lectores tiene, pero seguro que un buen porcentaje son hombres. Creo que lo único que importa en la literatura es que la obra escrita sea buena, no el sexo del autor. Qué triste es que haya que decir esto.
Gracias a esta entrada de la bitácora de Galindo, me puse a buscar un adelanto de 'Las niñas perdidas' de Fallarás. Lo encontré y me ha parecido muy bueno, dándome ganas de seguir la lectura. Saludos desde Alemania.
"la visibilidad de las mujeres no es habitual en universos pesados, antiguos, rancios y masculinos" Por eso es tan difícil ver mujeres en todos los estratos de poder, prestigio y dinero de este país y del mundo.
@Emma: "la visibilidad de las mujeres no es habitual en universos pesados, antiguos, rancios y masculinos" Por eso es tan difícil ver mujeres en ttrabajos pesados como la construcción, la pesca de altura o el transporte de carretera. O antiguos como la minería o la siderurgia. O rancios como cavar zanjas y poner asfalto. Y masculinos como todos los peores trabajos del mundo en los que el hombre es el único representante.
El machismo está en todas partes, la novela negra es un buen ejemplo. Autoras como E.L. James ó J.K. Rowling, que al margen de opiniones cuentan con records de ventas en todo el mundo en estos años, manifiestan en entrevistas que ponen sus nombres con siglas para que no se sepa que son mujeres, ya que si no venderían menos. Increíble!
En verano, en el espacio "cultural" asociado a El País de Verne, una colaboradora indicaba como su vida había pasado a ser maravillosa al empezar a leer solo novelas escritas por mujeres, como a partir de entonces pretendía convertir esa exclusividad en proyecto de futuro y como incitaba a sus lectores a hacer lo mismo. Supongo que eso no es sexista ni supone ningún problema.
Pero vamos, no sé de que me extraño si ahí tenemos dos perlitas del mismo artículo: "La mujer se enfrenta la novela negra de una manera menos heterodoxa y eso en un mundo cerrado no interesa", "Pero podría ser por ejemplo un vehículo de denuncia del patriarcado". En fin, el percal está claro y las costuras muy a la vista.
Qué tiene qué ver un blog de romántica (que es como la casa particular de alguien) con un festival PÚBLICO SUBVENCIONADO? Las personas, en sus casas, hacen lo que les sale de las narices. Pero los miembros de un festival público, pagado con impuestos del ciudadano, no pueden hacer una fiesta privada de amigotes. Eso es CORRUPCIÓN.
Yo he descubierto recientemente a una joven escritora asturiana, Jennifer Castro, cuya novela negra "El club de los suicidas", me ha dejado boquiabierto tanto por la presteza a la hora de mantener el suspense y el misterio como por las diversas temáticas que enrriquecen la narrativa. Os dejo el link de facebook para que os animeis a apostar también por autores noveles.https://m.facebook.com/ElClubdelosSuicidasNovelaNegra/