Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La historia de Bernardo de Gálvez salta de la novela a la televisión

Eduardo Garrigues narra la vida del militar en 'El que tenga valor que me siga'

El libro sobre las hazañas del héroe español en la Independencia de EE UU inspira una serie

La Historia no tiene por qué ser aburrida. Así lo muestra la novela histórica El que tenga valor que me siga (La Esfera de los Libros), que relata la vida del militar español Bernardo de Gálvez, figura clave en la Independencia de Estados Unidos (1783). Así lo explica su autor, Eduardo Garrigues (Madrid, 1944), a su nieto en la dedicatoria del libro: "Para Joaquín Garrigues, este relato donde aparecen marineros, contrabandistas y piratas". Y así lo cree la productora Morena Films, que ha comprado los derechos audiovisuales de la obra.

Eduardo Garrigues, en Casa de América de Madrid la semana pasada.
Eduardo Garrigues, en Casa de América de Madrid la semana pasada.

"Una bala de cañón de a treinta y dos recogida en el campamento, que conduzco y presento, es de las que reparte el fuerte de la entrada. El que tenga honor y valor que me siga. Yo voy por delante con el Galveztown [nombre del barco] para quitarle el miedo", leía la nota que Bernardo de Gálvez, a quien el rey español Carlos III había mandado a América para luchar contra los ingleses y apoyar a Estados Unidos en la Guerra de Independencia (1775-1783), envió durante la batalla de Pensacola (una de las más importantes para la victoria final) al capitán Calvo de Irazábal, quien temía introducir sus buques en la bahía de Pensacola por miedo al fuego enemigo. El mensaje, que se entregó acompañado del mencionado proyectil inglés, da título a la obra que Garrigues presentó la semana pasada en la Casa América de Madrid.

La personalidad de De Gálvez, intrépido y vivaz, lleva al lector a preguntarse cuánto de esta novela es ficción. "Casi todo lo que cuento es real", afirma el escritor. Al protagonista, autor de increíbles hazañas, se suman los entresijos políticos de la época (la Corona española apoyaba la insurgencia de los estadounidenses, pero no la reconocía públicamente); ardides de los distintos bandos (Estados Unidos negociaba con los ingleses sin avisar a España y Francia, sus aliadas); la historia de amor de De Gálvez y su mujer (con quien se casa in articulo mortis, pese a estar ambos bien vivos); amistad; y conspiraciones de asesinato.

Este cóctel molotov atrajo la atención de Morena Films, que pretende adaptarlo a una serie de televisión. "La oferta la tenía antes de terminar la novela", afirma Garrigues, a quien le gustaría que Antonio Banderas asumiera el papel protagonista por dos razones: "Porque es malagueño [como De Gálvez] y porque ha luchado mucho por el perfil de España".

En el libro aparecen otros personajes más nombrados en los colegios que De Gálvez, como Benjamin Franklin, George Washington o el propio tío del militar, José de Gálvez, Ministro de Indias durante la Guerra de la Independencia. Garrigues decidió, sin embargo, contar la historia de Bernardo de Gálvez porque para él es una forma de "defender el perfil de España en Estados Unidos". Un modo de reivindicar una parte de la historia española que se perdió por "un error" de la Corte de Madrid que mantuvo en secreto la ayuda ofrecida a Estados Unidos para evitar, en un primer momento, una guerra con Inglaterra y, más tarde, una rebelión en sus propios territorios americanos. En el propio libro, se cuenta que Benjamin Franklin, que había viajado a París para dialogar con el Conde de Aranda (entonces embajador español en Francia), desconocía que la Corona había participado en el envío de un millón de libras tornesas a Estados Unidos.

La experiencia de Garrigues como diplomático —entre otros cargos, ha sido embajador en distintos países de América y Asia, consejero en la misión de España en las Naciones Unidas y director del Instituto de España en Londres—, le allanó el camino hasta la Biblioteca del Congreso de Washington, el Archivo General de la Nación de México y el Archivo Nacional de la República de Cuba, donde se documentó durante meses. De hecho, compaginó uno de estas visitas al archivo de México con la presentación de Las Cortes de los Naufragios (Editorial Grijalbo), en septiembre.

Recreación de la batalla de Pensacola en una exposición en Mdrid.
Recreación de la batalla de Pensacola en una exposición en Mdrid.

Acceder a toda esa información le hizo ver que tenía una gran historia entre las manos: "Lo que pasaba era tan interesante que lo único que tenía que hacer era transcribirlo en la novela", afirma el escritor. En 40 días plasmó la vida de De Gálvez en el papel. El tiempo que le dio la editorial. "Ahora mismo hay un interés general en el personaje [a finales de 2014 Estados Unidos le nombró Ciudadano de Honor y colgó su retrato en el Senado, y este año se cumplen 270 años de su nacimiento] y queríamos publicar mientras este interés estuviera vigente", explica.

Otra de las razones que impulsó a Garrigues a apostar por este personaje fue el descubrimiento de datos inéditos o poco conocidos sobre sus proezas. En la famosa batalla de Pensacola, cuando De Gálvez se atrevió a entrar en la bahía bajo las balas de los ingleses, jugaba en realidad con ventaja: "En los textos se sabe que De Gálvez pagó un dinero a un espía antes de la batalla de Pensacola para valorar las defensas y la artillería [enemigas]. Sabía que el tiro era errático", afirma el escritor.

Garrigues atribuye esta información a un personaje real, el irlandés Oliver Pollock, aunque en realidad no le consta que fuera él el informador secreto de De Gálvez. Esta fina línea entre realidad y ficción unida a lo novelesco de las aventuras propias de la época permiten al lector empaparse de historia sin darse cuenta. Para explicar cuánto de verdad hay en las páginas, Garrigues parafrasea la novela Niebla, de Miguel de Unamuno: "Acaso sucedió como lo cuento", y añade: "Quien tenga valor, que lo lea".