Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CÁMARA OCULTA

Los nuevos Oscar

Ha pasado prácticamente una semana desde los últimos Oscar pero su buen sabor perdura. Y no solo en los numerosos artículos que se han escrito sobre ellos o en las conversaciones o discusiones que aún se generan en torno a los premios, también por la imagen más comprometida y viva que ofreció Hollywood en esta dinámica ceremonia. Prueba de ello es, sin duda, que Spotlight se alzara con el premio mayor, película que rinde homenaje a los periodistas intrépidos y que a su vez denuncia los abusos sexuales a niños por parte de representantes de la iglesia católica de antes y de ahora.

No es esta la única ocasión en que se han escuchado reivindicaciones por parte de los galardonados pero en rara ocasión se había podido ver en escena a todo un vicepresidente del Gobierno hablando de problemas sociales –en este caso de los abusos sexuales que en su país afectan a una de cada cinco muchachas estudiantes– y dando paso a continuación a su amiga Lady Gaga, que ilustró con una bella canción, Hasta que te suceda a ti, la denuncia expresada por el vicepresidente. Sin embargo, no fue esta la canción que ganó, sino la compuesta por Sam Smith, quien al recoger su Oscar se definió abiertamente como “orgulloso hombre gay” que confía en que “algún día todos podamos sentirnos como iguales." Y como iguales pidieron ser reconocidos los negros, con igualdad de oportunidades en el trabajo, lo que destacó con excelente buen humor el presentador negro Chris Rock. Finalmente, no hay que olvidar a Leonardo DiCaprio y su vibrante discurso en torno al cambio climático.

El Hollywood de hoy, al menos el Hollywood de los Oscar, no responde a la imagen anquilosada de hace unos años en la que unos ancianitos conservadores decidían premios y presentadores, lo que justificaba la autocensura de muchos países al elegir la película que debía representarles. Evidentemente hay ahora nuevos aires en las películas nominadas, especialmente las de habla no inglesa en las que prevalece el cine testimonial y crítico.

Hay que expresar un agradecimiento a quien se le ocurriera citar en la retransmisión televisiva los agradecimientos de los ganadores en un lista escrita en lugar de permitir la larga retahíla con que suelen aburrirnos. Algo que sucede tanto en los Goya españoles como en estos de la meca del cine. Que en eso sí parece que todos somos iguales.