Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zombis y fans de ‘The Walking Dead’ invaden Nueva York

El Madison Square Garden acogió la 'premiere' de la sexta temporada de la serie

Premiere de 'The Walking Dead'
Norman Reedus, a su llegada a la 'premiere' de la sexta temporada de 'The Walking Dead'. Kevin Mazur

“No sé qué vamos a hacer ahí, delante de 18.000 personas. Creo que diremos ‘hola’ y les dejaremos gritar lo que necesiten”, decía Lennie James 24 horas antes del gran estreno de la sexta temporada de The Walking Dead en el Madison Square Garden celebrado el viernes por la noche. La primera premiere televisiva organizada en esa meca neoyorquina de los grandes deportistas y la estrellas del rock. “Yo solo sé que vamos a estar en el mismo lugar en el que peleó Muhammad Ali”, insistía emocionado el actor que regresa, como personaje regular en la serie, con el hasta ahora solitario Morgan.

Y, como James auguró, eso fue exactamente lo que ocurrió en las casi cuatro horas que duró el evento. Los gritos empezaron cuando aún no todo el mundo estaba sentado y aparecían imágenes de temporadas pasadas o el tráiler de la sexta temporada (en Fox el lunes 12 a las 22.30 y, antes, estreno en VOS en la madrugada del domingo al lunes de forma simultánea a su emisión en Estados Unidos). Con el estadio lleno de fans que habían conseguido gratis sus entradas a través de concursos, la fiesta comenzó con la aparición en el escenario de productores, directivos de la cadena AMC, Greg Nicotero, director del primer episodio que se iba a ver a continuación y, por último, Robert Kirkman, el culpable original de que 18.000 personas gritaran al unísono.

“Esta noche, cuando el corazón se os acelere, os suden las manos y os agarréis al que tengáis al lado, sea vuestro marido, novia o no, recordad que esto es solo el principio de la temporada más intensa de The Walking Dead”, dijo coreado por los fans. “Pero por supuesto, no tengo que recordarlo”, continuó, y empezaron los abucheos que anticipaban sus palabras. “Nadie estará seguro”. The Walking Dead necesita las muertes inesperadas tanto como a sus zombis.

Andrew Lincoln, Chandler Riggs y Steven Yeun, en el evento del Madison Square Garden.
Andrew Lincoln, Chandler Riggs y Steven Yeun, en el evento del Madison Square Garden. Getty Images para AMC

Después, empezó el capítulo. Bajo estricta seguridad, controlaron que nadie sacara su teléfono móvil o ningún aparato electrónico. Tan estricta, que oír a los controladores chivándose por dónde veían lucecitas fue lo único que aguó a ratos la fiesta. Los 18.000 fans congregados vieron el episodio como en el salón de su casa, gritando improperios y halagos a las tres pantallas gigantes. Si alguien gritaba, el resto reía, en los momentos más insospechados y, por supuesto, aplaudiendo por cada caminante muerto.

Aunque si alguien se llevó aplausos fue Daryl: en cada segundo de aparición en pantalla, el Madison Square Garden se venía abajo. Ya lo dijo después Andrew Lincoln, cuando subieron todos al escenario tras la proyección: “Da igual lo que hagamos el resto, Norman [Reedus] llega, se cambia de ropa, se monta en su moto y ya tiene los planos más cool del capítulo”. La audiencia parecía estar de acuerdo. Y aprovechando que miles de personas le gritaban ‘te quiero’, les pidió que además felicitaran el cumpleaños a su hijo allí presente.

Norman Reedus, en el escenario del Madison Square Garden de Nueva York en la premiere de 'The Walking Dead'.
Norman Reedus, en el escenario del Madison Square Garden de Nueva York en la premiere de 'The Walking Dead'. Getty Images para AMC

No faltó ni un actor del reparto de la sexta temporada sobre el escenario. Todos muy arreglados, en contraste con una audiencia en muchos casos disfrazada de sus personajes favoritos de la serie, respondieron preguntas a la presentadora del panel, Yvette Nicole Brown, e incluso hicieron equipos de chicos y chicas para jugar a un trivial de la serie. Ganaron ellos. Con ayuda.

Famosos como Simon Pegg, Kal Penn o James Corden mandaron vídeos con felicitaciones. Y se inauguraron los premios The Walking Dead Hall of Fame, que seguirán dando en próximos eventos. El primero fue a parar a la penúltima sorpresa de la noche: Scott Wilson, Helsher Green en las primeras temporadas. Tras él, subió al escenario otro expersonaje, Merle Dixon (Michael Rooker). Y todos juntos se hicieron un “súper selfie de despedida”.

Más información