Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Happy Birthday’: de una guardería de Kentucky a todo el mundo

El abogado que ha logrado que la celebérrima canción pasara a ser libre de los derechos que poseía Warner planea tumbar también el 'copyright' de otros temas conocidos

Pocas palabras, ocho notas. Patty aportó la letra, Mildred su habilidad al piano. Así las hermanas Hill compusieron, hacia finales del siglo XIX, una inocente cancioncita para los niños de la guardería de Kentucky donde Patty era maestra. La bautizaron Good Morning to All y tan solo rezaba: "Buenos días a ti, buenos días a ti, buenos días querido niño, buenos días a todos". Más de un siglo después, el tema es mundialmente conocido como Happy Birthday y ha servido para desear feliz cumpleaños en decenas de idiomas a cientos de millones de personas y ha ido cambiando de (supuesto) dueño. Desde 1988 la propiedad recayó en Warner Music, que empezó a cobrar por su uso. Sin embargo, un juez de Estados Unidos acaba de establecer que la canción universal por antonomasia lo es también literalmente: Happy Birthday está libre de derechos, nos pertenece a todos.

"La decisión es importante para el mundo entero porque el juez básicamente invalida el copyright mundial de Warner sobre la canción así que puede ser usada libremente sin tener que pagar nada por derechos de autor", sentencia en un correo electrónico Randall S. Newman, uno de los abogados que empezó en 2013 la pelea ante la corte federal de Los Ángeles para que todo el mundo pudiera cantarse feliz cumpleaños cuándo y cómo quisiera. Aunque, en realidad, el letrado respondía también y sobre todo a los intereses de la productora cinematográfica independiente Good Morning To You Productions Corp, que trabaja en un documental sobre la historia de la celebérrima canción. Quizás los cineastas quisieran ahorrarse los 5.000 dólares (unos 4.500 euros) que por ejemplo pagó el director Steve James por incluir el tema en su documental Hoop Dreams de 1994, según contó a Los Angeles Times.

Sea como fuere, la sentencia del juez George H. King subraya un matiz que marca la diferencia. Patty Hill cedió en 1935 el copyright sobre su creación a la editorial Clayton F. Summy Co., pero el acuerdo afectaba solo y exclusivamente a los arreglos al piano de Good Morning to All: es decir, no incluía ni la letra, ni tampoco la canción Happy Birthday. "Era nuestra principal reclamación y el juez se ha mostrado de acuerdo", destaca Newman.

A partir de aquí la historia se vuelve extremadamente compleja para una canción tan sencilla. A la sazón, la primera versión de Happy Birthday con la letra tal y como la conocemos hoy ya había aparecido en 1911 en un libro titulado The Elementary Worker and his Work, y registrada por otros autores, como recuerda The Guardian. Y a principio de los años treinta empezó a sonar en varias películas y en los teatros, aumentando su fama. De ahí que cuando Patty Hill quiso ganar su trocito de un pastel que ella misma había cocinado ya fue demasiado tarde: la maestra no había llegado a registrar la canción y sus reivindicaciones tardías podían ser, según el juez, "un intento ad hoc y a posteriori de atribuirse una letra que se ha vuelto ya más famosa y popular que la que ella escribió para la melodía original". De hecho, King pone en duda en su fallo que las Hill sean las autoras también de la letra de Happy Birthday.

De todos modos, el juez sí está seguro de que Clayton F Summy Co. no se adueñó de ningún derecho sobre la letra y la melodía de la canción. Más tarde, el supuesto copyright pasó a la compañía sucesora de Summy Co., Birch Tree Group, que fue a su vez adquirida por Warner/Chappell, una división de Warner Music, en 1988. Mientras, el teléfono descacharrado del paso del tiempo y los intereses millonarios cambiaron la historia: Warner empezó a cobrar una cantidad en concepto de derechos de autor por el uso de la letra de la canción que el juez calcula en 1,8 millones de euros al año. El total, a lo largo de las más de dos décadas, supera los 50 millones.

"Vamos a intentar recuperar ese dinero", tercia Newman, aunque no aclara a dónde iría destinado. Entretanto, la propia Warner/Chappell también se mantiene a la espera. Un portavoz declaró a Los Angeles Times: "Estamos estudiando las motivaciones de la sentencia y examinando nuestras opciones". En principio, la compañía tiene margen para recurrir el fallo pero debería señalar cuanto antes al juez su intención de presentar alegaciones: la prensa estadounidense subraya que aún no ha aclarado si piensa hacerlo.

Hay unos cuantos interrogantes más que quedan abiertos. Robert Brauneis, un profesor de derecho de la Universidad George Washington que ha estudiado durante años la odisea de la canción, ha declarado: "Si las hermanas Hill no cedieron los derechos a Summy Co., ¿es posible que haya alguien más que los posea?". Y el propio Newman lanza otra cuestión, a la que espera contestar pronto: "Hay muchas otras canciones que creo que pertenecen al dominio público y mi equipo está planeando recurrir también esos copyrights. Tendrán que seguir pendientes, ya que de momento no pienso nombrar a qué temas me refiero". A la espera de más regalos musicales, ya se puede celebrar el primero: feliz cumpleaños, mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información