Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diversidad hispana llega a Hollywood

Sin latinos no hay éxito de taquilla: los hispanos ya son uno de cada cuatro espectadores

La actriz Gina Rodríguez.
La actriz Gina Rodríguez. REUTERS

Hace un año Alfonso Cuarón ganó el Oscar por llevarnos al espacio con Gravity, una hazaña que repitió doce meses más tarde el también mexicano Alejandro González Iñárritu con Birdman. La historia de su filme transcurría en Broadway. La que ahora ultima tiene lugar en el corazón de lo que ahora conocemos como Estados Unidos. Mientras, el guatemalteco Oscar Isaac es el actor más buscado de Hollywood, con una carrera a la par con Channing Tatum o Ryan Gosling que ahora le convierte en el piloto rebelde al frente de la franquicia más esperada del año, Star Wars. Toda una evolución para una industria que hasta no hace tanto solo veía a los hispanos como camareros o narcotraficantes en la pantalla.

“Ya sabes que todo en Hollywood son modas que funcionan hasta que se pasan. Lo viste con los australianos y ahora es nuestro momento. Pero lo que me gusta es que mientras podemos, hacemos grandes trabajos que no tienen que ver con nuestra etnia o nacionalidad”, apuntó a EL PAÍS este actor tan versátil como sus papeles.

Es un sentimiento que comparten a un lado o al otro de la pantalla sus compañeros de batalla, esos con los que puede hablar en español. Como Gina Rodríguez, hija de padre boricua, nacida en Chicago y protagonista de una serie que se ríe de los estereotipos como Jane the Virgin con la que el pasado año ganó el Globo de Oro. Con tan solo 31 años recuerda modas anteriores. “Como cuando hablaban de la invasión hispana y no era más que Ricky Martin. O una década más tarde, lo mismo y no salimos de J-Lo”, rememora risueña a este diario. No critica a aquellos que la precedieron. Al revés valora sus conquistas. Pero siente que esta vez es diferente. “Al menos en televisión, el medio en el que me muevo, estoy segura. Porque no hay marcha atrás a menos que quieran perder dinero”, añade. Y si algo está claro en Hollywood es que el color que manda es el del dinero.

Como dijo en la pasada CinemaCon, la mayor convención de exhibidores de cine en Estados Unidos, el representante de los estudios Fox Chris Aronson, sin hispanos no consigues un éxito en la taquilla. El colectivo con el crecimiento más rápido en Estados Unidos supone un 17 por ciento de la población del país. Pero su presencia aumenta en las salas, donde un 25 por ciento de los espectadores son hispanos. Una presencia aún más notable entre los jóvenes de 12 a 19 años, el colectivo más buscado por Hollywood porque es el que más consume. “Nos encanta el cine. Siempre nos ha encantado”, subraya al periódico Salma Hayek, otro de los rostros hispanos que han contribuido al cambio en Hollywood.

Los nuevos protagonistas

Los hispanos también han cambiado como colectivo. Si en un principio buscaban películas, historias o actores que les conectaran con el país que habían dejado atrás, este deseo todavía existe pero entre aquellos que el estudio de audiencia Nielsen sobre la segmentación define como “latinistas” o guardianes del patrimonio, culturalmente hispanos y que se agarran al español como lengua. A ellos les debe su reciente triunfo la película Un gallo con muchos huevos, la primera película de animación mexicana estrenada en español en Estados Unidos y que consiguió el porcentaje más alto de taquilla por sala durante su estreno, por encima de superproducciones como Inside Out o la última entrega de Mission: Impossible. Pero son muchos más los hispanos que este estudio califica como “Savvyblenders” o “AmeriFans”, conocedores de sus orígenes, puede también que de su idioma pero que se ven como un rostro más en Estados Unidos y así se quieren ver representados en las salas.

Como bromeó recientemente a este medio el actor Cliff Curtis, protagonista del reciente éxito televisivo Fear the Walking Dead, los espectadores actuales son como los zombis de su serie, “mucho más sofisticados que antes y saben apreciar la diversidad”. El es de origen maorí, contratado para un papel pensado en origen para un hispano. Sin embargo la dama mexicana del teatro Patricia Reyes Spíndola se encontró con una sorpresa que no buscaba cuando la contrataron para esta misma serie. “Yo suelo decir que respeto muchísimo a todos los que han abierto el camino. Mexicanos, españoles, venezolanos, colombianos, argentinos que han venido antes que yo. Pero realmente quienes nos abren las puertas son el público, los hispanos que nos ven”, recuerda la actriz.

Elizabeth Rodríguez, neoyorquina con sangre hispana más conocida en la actualidad por su trabajo en Orange is The New Black y también parte de la lucha contra los zombis la secunda. “Yo ante todo soy un ser humano, una mujer y mi etnia no debe de ser una cortapisa para mi trabajo”, insiste trabajando ahora más que nunca. Orondo incluso en sus palabras, Guillermo del Toro está de acuerdo pero también es realista. Especialmente cuando afirma que el casting, incluso en Hollywood, lo elige “el destino”. Con un poco de ayuda de la industria, claro está. “Pero el molde se ha roto. Los que venimos de fuera tendremos que luchar más para encontrar un lugar en esta industria y eso es un hecho. Pero las cosas están mucho mejor que hace unos años”, sentencia el mexicano, llevando a sus espectadores en una aventura gótico romántica para el público más diverso y no sólo para los hispanos.

Más información