Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parte médico del cine español

Una productora, un exhibidor, la vicepresidenta de la Academia de Cine y un distribuidor analizan el estado del sector

Parte médico del cine español

Hay algo que no flaquea en la salud de la industria cinematográfica: el talento. Y gracias a él, los miembros del sector continúan produciendo y luchando contra adversidades como el poco apoyo que consiguen del Gobierno y la puntilla, recibida ahora hace tres años, del incremento del IVA al 21%. Como medicina piden una política valiente, equiparable a la de otros países europeos en la que la cultura se considere una necesidad ­—que lo es— y no un artículo de lujo.

Cuatro representantes de la cinematografía española: la productora La Vaca Films, Emma Lustres; el presidente de la Federación de Cines de España, Juan Ramón Gómez Fabra; Gracia Querejeta, vicepresidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, y Enrique González Kühn, director general de la distribuidora Caramel Films, dan su opinión sobre la situación de la industria.

Haga su diagnóstico: ¿en qué estado se encuentra la cinematografía española?

Emma Lustres (E. L.). Depende del país con el que nos comparemos, si lo hacemos con Francia, Reino Unido, Estados Unidos…, estamos en coma; si las referencias son México, Argentina y Venezuela, entonces, es bueno. Yo quiero tener una cinematografía que juegue en la primera liga, que podamos competir fuera. Habría que hacer una política concreta y valiente que no ha hecho ningún Gobierno. Se tiende a politizar la cultura, no se le quiere dar alas.

Juan Ramón Gómez Fabra (J. R. G.). Tenemos mucho talento, nuevas generaciones reconocidas en el exterior y aquí se lo ponen difícil. La piratería es lo que más ha perjudicado a la industria, no se acaba de atajar y ha generado una forma de consumo que es muy difícil de combatir. Hay que cambiar esa tendencia.

Gracia Querejeta (G. Q.). Hay que hablar en dos sentidos, primero la parte creativa, que va estupendamente. El cine español se ha reencontrado con su público. Otro punto de vista es el industrial: estamos en un punto de transición entre la antigua ley y la que entrará en vigor a principios de 2016. Ambos modelos van a coexistir durante un tiempo, son momentos de cambio, esperemos que hacia algo mejor.

Enrique González Kühn (E. G.). El cine está como el fútbol. Hay una liga que juegan el Madrid y el Barça, que son las películas producidas por Telecinco y Antena 3, y luego, los demás. Estas dos cadenas de televisión dan una visibilidad brutal a sus películas, el gasto de publicidad es incalculable e inabor­dable por cualquier otro distribuidor o productor.

El cine español se ha reencontrado con su público

Gracia Querejeta

Se han cumplido tres años desde la subida del IVA cultural al 21%. ¿Cómo se sobrevive? ¿Queda esperanza de que cambie la situación?

E. L. El tema me aburre y me entristece. Hablar del IVA hace que no se hable de otras cosas más importantes como el apoyo al sector en los Presupuestos Generales del Estado. Me afecta más como ciudadana que como productora, es sangrante que tengamos unos gobernantes que piensen que el cine es un artículo de lujo. Deberían estar para fomentar el uso y consumo de la cultura y el 21% de IVA lo frena.

J. R. G. Estábamos en una situación muy delicada y esa decisión del Gobierno supuso una patada al precipicio. Nuestra reivindicación está perfectamente argumentada y es constante. Tenemos el respaldo de toda la oposición y de parte del Partido Popular, la resolución está en manos del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Si ellos dicen que ya hay recuperación económica, no entiendo el empecinamiento. Aunque no pierdo la esperanza, después de las elecciones el PP no será mayoritario y con el apoyo de los demás partidos la decisión caerá por su propio peso.

G. Q. No es lógico, ni justo. La cultura es un bien básico. Así no se puede competir en igualdad de condiciones con otras cinematografías. El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, ha declarado públicamente que ha luchado para que disminuyera el gravamen, pero ha perdido la batalla. ¿Esperanza? Podría ser, pero tenemos que pensar en la política actual del partido en el Gobierno.

E. G. El IVA nos afecta en todo. Se está jugando con el beneficio de las empresas, si tuvieran más ingresos invertirían en generar negocio, pero nos tienen con la soga al cuello. Sobrevivimos con miseria, somos distribuidoras low cost. Cada vez me queda menos esperanza. En España se maltrata la cultura, no como en Francia, donde es sagrada gobierne quien gobierne. Por lo que sé, en cuatro años Televisión Española no ha comprado un metro de negativo. Películas como Ida, que ganó el Oscar a película de habla no inglesa el año pasado, están sin vender en abierto.

Nos tienen con la soga al cuello

Enrique González Kuhn

¿Qué impresión se le queda ante las declaraciones del ministro de Cultura: “Me gusta mucho el cine español, veo mucho Cine de barrio en Televisión Española”?

E. L. Dejémosle Cine de barrio a nuestros nietos. Estamos rodando el que verán dentro de 30 o 40 años.

J. R. G. En las reuniones que hemos tenido con él se ha mostrado favorable a la bajada del IVA y nos ha manifestado su apoyo a la lucha contra la piratería. Indica que está sensibilizado, a partir de ahí, las palabras se tienen que convertir en hechos.

G. Q. Voy a hablar como Gracia Querejeta más que como vicepresidenta de la Academia. Se hizo una montaña de un grano de arena. Me hubieran preocupado más otros comentarios, se podrían decir cosas peores, de hecho, se han dicho.

E. G. Sin comentarios. Me da mucha pena.

¿Hay que hacer más películas en inglés o con actores internacionales, pensando en el mercado extranjero?

E. L. Eso implica madurez en la industria, hace unos años era impensable, ahora somos más ambiciosos y estamos más preparados. Aunque como productora prefiero hacer películas en español y con actores españoles.

J. R. G. Nuestra imagen en el exterior es muy positiva. Es una de nuestras señas de identidad, ahí están Almodóvar, Bardem, Amenábar, Bayona… Encorsetar la creatividad es imposible, todo es válido, hay que dejar que fluya aquí y en el extranjero…

Nuestro talento es reconocido fuera, aquí se lo ponen difícil

Juan Ramón Gómez Fabra

G. Q. Se hacen esfuerzos pero se deberían hacer más y tener más medios para vender nuestro cine fuera, es esencial para la industria. En cuanto a hacer películas en inglés o con actores internacionales, cada uno tiene que rodar la película que quiera, o que pueda, lo importante es que sea buena y llegue al público. Aunque está claro que si la película es en inglés te abres multitud de puertas diferentes.

E. G. Fuera tenemos prestigio. Las películas españolas se venden en todo el mundo, claro que hay que hacer cine pensando en el extranjero. Aquí hay talento y allí tenemos público y hay dinero. Por ejemplo, en el Festival de Venecia se han quedado alucinados con El desconocido y con Luis Tosar. Lo bueno del cine es que es talento y eso no lo mata nadie, películas se harán aquí o fuera.

¿Hay cantera para seguir regenerando el sector? ¿Es la ficción televisiva una escuela o el banquillo para trabajar mientras llegan ofertas de películas?

E. L. Dentro de 20 años tendremos mejores directores y productores que los que hay ahora. La televisión y el cine son diferentes pero se complementan.

Estamos rodando el Cine de barrio que verán nuestros nietos

Emma Lustres

J. R. G. Hay más cantera que nunca. Está claro que la mejor forma de ver un largometraje es en una sala de cine, y lo que tenemos que hacer nosotros es dar el mejor servicio.

G. Q. Claro que hay cantera. En la Academia se ha constituido una comisión de cortometrajes. Hay una producción de 2.000 cortos al año y la mayoría de los cortometrajistas no han pasado todavía al largo. Tengo una anécdota que habla de los que vienen detrás: una mujer contactó conmigo por Twitter, quería que nos hiciéramos una foto para mostrársela a su hija, que estaba grabando un corto. ¡La niña tenía cinco años! Esto es una muestra de que las nuevas tecnologías facilitan las cuestiones técnicas y eso crea afición. Y con respecto a la televisión, para mí ha sido una escuela fundamental.

E. G. Una cosa es la televisión y otra el cine. Lo que yo traigo no lo concibo fuera de una sala de cine en pantalla grande. Pero es verdad que ver series te va educando en un lenguaje audiovisual.