Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las series francesas piden paso

‘Les Revenants’ o ‘Versailles’ son ejemplo de su apertura al mercado internacional

Les Revenants
Imagen promocional de 'Les Revenants'.

Algo se mueve en el panorama francés de las series. Si bien las televisiones del país vecino siguen invadidas por las superproducciones estadounidenses, productores y poderes públicos han decidido revertir la tendencia. Con una apuesta decidida por una mayor calidad, más presupuesto y la generalización del formato de 52 minutos (en vez de 90), las series francesas se abren paso en el mercado internacional. Una tendencia que se viene acelerando desde hace unos años y que encuentra uno de sus máximos exponentes en Les Revenants, recompensada en 2013 con el Emmy internacional a la mejor serie dramática.

Esta particular historia de muertos que vuelven entre los vivos sin ser conscientes de lo ocurrido, creada por Fabrice Gobert, es una de las tres grandes series francesas que llegan ahora a España a través de Movistar Series. La plataforma ha estrenado también la particular miniserie El pequeño Quinquin, de Bruno Dumont, una curiosa investigación policiaca producida por Arte y seleccionada en la Quincena de los Realizadores de Cannes. El trío lo completa Braquo,premiada con un Emmy internacional en 2012, que narra la bajada a los infiernos de cuatro policías en su afán por lavar el honor de su comandante, que se ha suicidado, ideada por el cineasta y expolicía Olivier Marchal, que se incorpora este domingo a la oferta de Movistar Series.

Avance de la serie 'Braquo'.

La veda la abrió hace unos años Engrenages, de Alexandra Clert y Guy-Patrick Sainderichin, que narra las intrigas diarias del Palacio de Justicia de París. En 2006, fue la primera serie francesa comprada por Reino Unido en casi 40 años, lo cual le abrió el camino hacia la meca estadounidense y allanó el camino para otras series francesas. Estados Unidos ha comprado los derechos para hacer remakes de una decena de ellas, incluidas Les Revenants y Braquo.

En un artículo titulado Los placeres furtivos de las series francesas, The New York Times alababa su “ritmo tranquilo y elegante, herencia de la edad de oro del cine francés”. La autora lamentaba la falta de accesibilidad a estas series para el público estadounidense medio, algo parecido a lo que ocurría en España.

Tráiler de 'El pequeño Quinquin'.

Uno de los mayores impedimentos en el mercado anglosajón sigue siendo el idioma, dado que tanto estadounidenses como británicos son poco dados a doblar las series o a subtitularlas. En este sentido, que el canal inglés Channel 4 emitiera Les Revenants en versión original subtitulada, reuniendo en su primera temporada a 1,6 millones de espectadores, es todo un éxito. La serie, que según The Guardian “confirma que los franceses están listos para competir con los países escandinavos como nuevos papas de la pequeña pantalla”, contó con un amplio respaldo de la crítica británica.

En su asalto al mercado internacional, muchas producciones optan, pese a todo, por rodarse directamente en inglés. Es el caso de Versalles, que en España se podrá ver en otoño también en Movistar Series. Relata cómo el joven Luis XIV decidió a sus 28 años hacer construir el mítico palacio. Los productores han puesto al frente del equipo a los guionistas británicos Simon Mirren (Mentes criminales) y David Wolstencroft (Doble identidad), y cuenta con un reparto de actores internacional.

27 millones de presupuesto

Imagen de 'Versailles'.
Imagen de 'Versailles'.

Nada más ser nombrada ministra de Cultura, Fleur Pellerin, visitó el rodaje de Versailles. Es la nueva superproducción franco-canadiense. Con un presupuesto de 27 de millones de euros, Versailles, que se estrena en noviembre coincidiendo con el 300º aniversario de la muerte de su protagonista, es la serie más cara de la historia en Francia. Casi 270 personas han participado en el rodaje, incluidas 34 costureras. Para recrear la suntuosa vida en la corte de Luis XIV se han utilizado dos kilómetros y medio de tela con los que se han elaborado más de 400 vestidos, a los que se suman 650 pares de zapatos y de botas.

Más información