Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adame triunfa en la presentación de Victorino Martín en América

En la corrida, celebrada en Venezuela, se fracturó la clavícula el español Alberto Aguilar

El matador de toros mexicano Joselito Adame cortó el domingo dos orejas en la última corrida de la feria de San Sebastián de la ciudad venezolana de San Cristóbal, donde se produjo el exitoso debut de los toros de Victorino Martín en América, y el diestro español Alberto Aguilar sufrió una voltereta que le produjo una fractura de clavícula. El cartel lo completó el venezolano César Vanegas.

Los toros españoles, bien presentados, pesaron 534, 510, 490, 445, 505 y 525 kilos y estuvieron por encima de la terna. Al final del festejo, el ganadero explicó que, ‘en líneas generales, estamos contentos con el resultado de los toros, encastados todos ellos, destacaron el primero, el cuarto y el quinto. El tercero, bueno en el caballo’.

Tras una lluviosa mañana, la plaza se cubrió en sus tres cuartas partes, de un aforo total de 14.000 espectadores. El resultado artístico fue el siguiente: Joselito Adame, oreja y oreja; Alberto Aguilar, silencio y cogida que le impidió continuar la lidia. César Vanegas, pitos, silencio tras dos avisos y silencio.

Abrió plaza Adame, que lanceó con gusto a la verónica y llevó al toro al caballo donde el astado recibió un fuerte y largo puyazo. Al sacarlo, se lució al realizar quites por chicuelinas, que fueron aplaudidas desde los tendidos. Con una torera faena por ambos pitones al compás del pasodoble, se mostró en el toreo por naturales. Se perfiló en corto, y el público comenzó a pedir el indulto, que la presidencia no concedió. Mató de una estocada que hizo que el toro rodara sin puntilla.

A su segundo astado, lo toreó valiente con la capa. Después, el toro tumbó al caballo y al picador que le dejó dos puyazos. Con una reposada faena de muleta consiguió la segunda oreja de la tarde.

El español Alberto Aguilar no pudo pasar de voluntarioso. Fue silenciado tras la muerte de su primero, y en el otro sufrió dos volteretas. Trasladado a la enfermería, los médicos le diagnosticaron fractura de clavícula, lo que no le permitió continuar la lidia.

Vanegas mató tres toros por la cogida de Aguilar. Se mostró valeroso tanto con el capote como con las banderillas, y el torero venezolano dejó constancia de su entrega. Su actuación no pasó, sin embargo, de discreta y escuchó silencio y algunos pitos.

La Monumental mexicana, casi vacía

Se esperaba más de la décimo quinta corrida de la temporada grande en la Monumental Plaza México, pero hubo una pobre entrada y también un tristre espectáculo sin triunfos para los diestros mexicanos Uriel Moreno 'El Zapata', Mario Aguilar y el español David Fandila 'El Fandi'.

Con una entrada de unas 4.000 personas, -un año más, la final de la Superbowl americana afectó negativamente a los tendidos- se lidiaron seis toros de Javier Garfias, muy bien presentados, a los que les faltó un punto de bravura, algunos sosos y todos con problemas. El mejor fue el segundo.

El que abrió plaza tenía clase y poca fuerza, y El Zapata no estuvo al ritmo de la res, y su trasteo resultó incoloro. Con el cuarto, lo mejor fue el tercio de banderillas, aunque sin la brillantez de otras ocasiones y la faena nunca alcanzó vuelo. Fue silenciado en su lote.

El Fandi tampoco se acopló con sus toros, destacó en el segundo tercio y mató mal. El silencio fue su premio. Aguilar hizo lo más torero de la tarde. Asentado, firme, pero sin conectar con los tendidos. Al primero lo toreó con limpieza, y ante el sexto destacó con momentos de buen corte, pero sin calar. En ambos escuchó palmas.

El momento de la tarde corrió a cargo del varilarguero César Morales, quien saludó desde el tercio tras un puyazo superior al primero.

Triunfo de Luque en León

El diestro español Daniel Luque, con tres orejas, y el mexicano Fermín Espinosa Armillita IV, con dos, salieron a hombros en la sexta y última corrida de la tradicional feria de León, en el central estado de Guanajuato. Cerró la terna Arturo Saldívar, que fue ovacionado.

Con tres cuartos de entrada se lidiaron seis toros de Bernardo de Quiróz, correctos de presentación y manejables en líneas generales, entre los que destacaron los lidiados en cuarto y sexto lugares.

Luque protagonizó una sobresaliente actuación. Estuvo muy torero con el primero, lo que le sirvió para obtener una oreja, y se superó con el cuarto, con una faena muy bien estructurada, con la que cosechó dos trofeos más.

Saldivar, que tuvo buenos momentos en sus dos enemigos, con destellos de gran calidad, falló con la espada y fue ovacionado en ambos.

Armillita IV vio silenciada su labor en el tercero, pero al sexto le cuajó una faena con torería y buenas maneras. Mató de estocada, le concedieron las dos orejas y salió a hombros junto a Luque.