suscríbete

A favor y en contra de ‘La isla mínima’

¿Un 'thriller' majestuoso y tenebrista que pierde en la construcción y profundidad de los personajes?

  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
  • Comentarios

Fotograma de 'La isla mínima'.

Tenebrosa majestuosidad. Por Miguel Ángel Palomo

A raíz de La isla mínima, a Alberto Rodríguez se le han comenzado a reconocer los méritos que había encadenado desde 2000, con sus cinco películas anteriores: El factor Pilgrim (¡los Beatles no escribieron sus canciones!), El traje (una certera mirada a la inmigración), 7 vírgenes (un vitalista retrato de adolescentes de barrio), After (brutal melodrama generacional) y Grupo 7 (la mejor película policíaca española de los últimos diez años, con permiso de Enrique Urbizu). Obras que mostraban a un cineasta singular, siempre a contracorriente.

Pero Rodríguez se ha superado con La isla mínima: un thriller majestuoso y tenebrista, lleno de dobles lecturas, que obliga al espectador a respirar sus imágenes y a empaparse de desasosiego. Nunca las marismas del Guadalquivir lucieron tan densas como en este negro retrato de la España de comienzos de los años 80; y es que La isla mínima también es una película “social”: la trama policíaca es espesa y febril, sí, pero no lo son menos sus protagonistas, dos policías ideológicamente opuestos que buscan a un asesino en un pequeño pueblo que sirve de espejo de una España que comenzaba a dejar atrás el franquismo.

Hay mucho dolor en los personajes de La isla mínima, vertido en la mirada sufriente de Raúl Arévalo y en la arrolladora fisicidad de Javier Gutiérrez (si no es el mejor actor español, anda muy cerca). Dolor vital, ante las atrocidades del ser humano (que pueden vivir mucho más cerca de lo esperado, porque el demonio no tiene solo una cara) y dolor profesional, marcado por una sociedad que protege a los poderosos y desprecia a los miserables. Todo ello está atrapado por la cámara de Alberto Rodríguez, quien parece filmar la naturalidad con la que respira; sin embargo, elabora una puesta en escena milimétrica, que llena de significado cada imagen y contagia la aspereza del relato al espectador; además, Rodríguez llena de tenebrismo el paisaje andaluz (la secuencia de la persecución nocturna en coche) y maneja los encuadres con una fiereza excepcional, con el fin de asfixiar a sus personajes (todas las secuencias en el interior del automóvil de los policías). Ya quisieran acercarse a sus méritos muchos cineastas pretendidamente consagrados.

Notable, pero... Por Natalia Marcos

Vaya por delante que La isla mínima es una gran película, merecedora de todos los elogios recibidos, y que la tarea de argumentar en su contra es complicada en extremo. Pero siendo un gran filme, tampoco es perfecto. Su ritmo pausado y su decisión de dar más importancia a lo que no se dice que a lo que se dice hace que algunos espectadores sientan que el thriller y la historia policial que se promete al principio les decepcione.

Lo que tiene muy a favor en cuanto a ambientación y fotografía, lo pierde en parte en la construcción y profundidad de los personajes. Quien vea La isla mínima se quedará con las ganas de conocer más sobre esos dos policías de la transición, opuestos en carácter y en ideología. Frente al personaje de Javier Gutiérrez, inquietante y muy bien dibujado, del de Raúl Arévalo nos quedamos con las ganas de saber más detalles. La comparación con la construcción de los personajes de True Detective (malditas casualidades…) deja con la miel en los labios a quien quisiera ahondar en unas historias personales que se apuntan pero no se desarrollan. Lo mismo ocurre con otros personajes secundarios que solo aparecen brevemente en pantalla y dejan con ganas de conocer más sobre ellos.

¿Es bueno que los espectadores se queden con ganas de más? Siempre es mejor quedarse con algo de hambre que empacharse y desear que acabe de una vez. Pero también puede marcar la diferencia entre el sobresaliente y el notable.

  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
  • Comentarios
  • Enviar
  • Guardar

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Un espacio único escondido entre la naturaleza de un pueblo de Ibiza

En esta casa-taller de un pueblo del interior ibicenco, la vegetación recubre y se mezcla con el hormigón sirviendo de inspiración a la ceramista Laura de Grinyo.

Días al sol

Este año, más que nunca, las vacaciones son sinónimo de aire libre. Una selección de autobronceadores, protectores, sombreros y gafas para disfrutar al borde del mar o la piscina.

Ganarse el pan en Dakar gracias a un caballo

Hacinada y atascada de vehículos a motor a diario, muchos ciudadanos de la capital senegalesa optan por conducir carros tirados por equinos para transportar mercancías y personas. Un modo tradicional de sobrevivir en Senegal, donde el 40% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza

Últimos Vídeos

¿Firmes ante Theresa May?

La UE no debe permitir a Londres mantener los privilegios sin pertener al club, sostiene Torreblanca

‘American Crime Story: The People vs. OJ Simpson’, el crimen de EE UU

En la miniserie sobre uno de los juicios más seguidos de la historia, el jugador de fútbol americano es lo de menos

Esturión para restaurar arte

La vejiga natatoria del pez es una de las vísceras más cotizadas para reparar obras

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias



Webs de PRISA

cerrar ventana