Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vetusta Morla se hace mayor en México

El grupo de música español arranca la gira por Latinoamérica de su último disco 'La deriva'

El grupo de música Vetusta Morla en México D.F. Ampliar foto
El grupo de música Vetusta Morla en México D.F.

Suenan los primeros acordes y en el escenario se puede oler el miedo. Abajo, cientos de espectadores escuchan el arranque —lento— de Los días raros. Pero ellos no habían ido a Querétaro a ver a Vetusta Morla, sino a Zoé, y estaban cargados con piedras dispuestos a echar de las tablas a aquellos seis españoles que tocaban algo raro que no empezaba nunca. Así lo recuerdan hoy, riéndose, apoyados en las butacas de un mítico teatro mexicano, el Metropolitan. Las miran y se las imaginan llenas de gente en el concierto que darán este sábado. Aquí empiezan la gira por Latinoamérica de su último disco, La deriva. Un sueño forjado poco a poco.

Es la octava vez que pisan el país azteca. Desde un principio, México significaba la puerta para América Latina y también para Estados Unidos. Y aunque reconocen que han ido creciendo a este lado del charco, "sigue costando"."Afortunadamente, en México ya hemos superado la fase en la que vienen a verte solo los españoles; hay una buena reacción por parte del público mexicano de bandas que vienen de fuera y especialmente de España, es gente que conoce bien el panorama de la música española, lo aprecia y le tiene mucho cariño", señala orgulloso Juan Manuel Latorre (guitarrista y teclista).

El Teatro Metropólitan, con aforo para casi 3.200 personas, abrirá mañana una serie de conciertos que también les llevarán a Guadalajara y Monterrey, antes de seguir con sus citas latinoamericanas por Colombia, Argentina y Chile.

Atrás han dejado los antros, o garitos como ellos les llaman, en los que empezaron a tocar en 1998 y más tarde en 2008 ya con su primer disco Un día en el mundo. En México han intentado "garitear" siempre que han podido. Pero esta vez no está previsto. "Mola ver un concierto en un bar, pero si lo piensas bien, suena fatal, no ves nada y pasas un calor de la virgen. Aquí se está genial", cuenta Jorge González (percusión).

Ya hemos superado la fase en la que vienen a verte solo los españoles, hay una buena reacción por parte del público mexicano a las bandas que vienen de España

Juan Manuel Latorre (guitarrista y teclista)

Ahora llenan grandes teatros, pero nunca están seguros. El éxito que tienen en México todavía no alcanza los niveles de España y antes de cada concierto viven la incertidumbre de sus inicios. "Sales con unas ganas increíbles de ganarte al público, en España buscamos más la consolidación", señala Guillermo Galván (guitarrista).

Latinoamérica les hace poner los pies sobre la tierra. Después de llenar cinco días una sala de Madrid con la presentación del álbum La deriva, vendiendo más de 12.000 entradas, abren los conciertos de grupos como Zoé y se enfrentan a miles de personas que no han pagado nada por verlos a ellos. "Nos viene muy bien bajar un poco al infierno", reconoce Álvaro B. Baglietto (bajista) cuando se refiere al tour que hicieron hace seis meses por numerosas ciudades del país.

Antes de cruzar el charco recorrieron Europa con una gira muy especial. La mayoría de sus conciertos estaban dedicados a todos aquellos españoles que han tenido que dejar España para buscarse la vida en Alemania, Francia o Inglaterra. "Allí nos recibieron con un especial cariño. Fue como una comunión con gente que esperaba alguna señal de lo que habían dejado atrás", recuerda Galván.

Su crítica a una realidad que consideran injusta se palpa en La deriva. Todo empezó con una foto de perfil en una red social. En ella se mostraba un caballito de carrusel que acababa de salirse del círculo monótono. "Muchos pueden pensar que está libre. Otros que se va a caer y se va romper". Esa idea unió todas las canciones del último disco, que les retrata crudos, directos y más explícitos que nunca. Y sobre la desaparición de 43 estudiantes en Iguala (Guerrero), Guillermo Galván señala: "Ojalá se esclarezca todo y que la gente pueda de una vez luchar por sus derechos sin sufrir represalias. Aquí y en todo el mundo". 

Este sábado llenarán las butacas rojas del Teatro Metropolitan de la Ciudad de México con una única función. Y, como en Querétaro, pisarán el escenario con el propósito firme de conseguir cautivar al público mexicano. Esta vez lo tienen más fácil. Al menos, no habrá piedras.  

Más información