Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rostros de ‘Los Justos’

Los actores de la adaptación de Camus resumen su experiencia en esta inmersión histórica

'Los Justos', adaptación de la obra de Camus, llega a Matadero Madrid.
'Los Justos', adaptación de la obra de Camus, llega a Matadero Madrid.

La noche que murió Carrero Blanco, en muchos hogares españoles se descorcharon botellas y las copas chocaron con euforia. Aquel 20 de diciembre de 1973, ETA no representaba lo que encarna hoy. Ogro —el nombre de la operación para asesinar al entonces presidente del Gobierno designado por Franco— envolvió a la organización en una leve mística que no tardó mucho en esfumarse. El vuelo del Dodge hasta una azotea de la madrileña calle de Claudio Coello no situaba a la banda terrorista en el bando que aún ocupaban quienes perdieron en la Guerra Civil. Pero hubo quien lo imaginó. Vetas y aristas de una larga época, aún sin cerrar, que los seis actores de Los Justos, la adaptación de la obra de Albert Camus de 611Teatro, han tenido que interiorizar, pulir y sentir. Lola Baldrich, Álex Gadea, Ramón Ibarra, Rafael Ortiz, José Luis Patiño y Pablo Rivero Madriñán resumen su inmersión en esta obra que se estrena este 1 de octubre en las Naves del Español, de Matadero (Madrid).

José Luis Patiño, Josu (Stepan Federov)

José Luis Patiño. ampliar foto
José Luis Patiño.

"Es verdad que, en este embolado, he descubierto un grupo con un nivel de compromiso y riesgo extraordinario. Algo que te da muchas ganas de seguir en este oficio y te refresca de otras cosas menos estimulantes. Cómo se ha vivido este tema es una singularidad más española que ha marcado de una manera nuestra eexperiencia vital. Sobre todo en los años ochenta, a mí me pilló siendo un mozuelo, cuando realmente asumías casi como parte de la realidad que cada semana hubiese varios muertos por este conflicto. Esto es atroz y ni el mundo de la cultura ni el del arte se han hecho eco de manera significativa. 

El texto de Camus es inteligente, hay una repulsa frontal, eso es obvio. Pero como buen texto lo que hace es abrir las cabezas y plantear preguntas. Es fácil en la época en la que vivimos concluir la cuestión diciendo 'monstruos asesinos y adiós'. Pero ¿Dónde están los límites de la legitimidad de la lucha por una causa? Por supuesto que la lucha armada envilece a la política hasta la putrefacción, y por lo que se comenzó se convierte en monstruoso. ¿Y si usáramos la violencia para otras cuestiones? Frente al fascismo, en Corea del Norte, en las distintas dictaduras a lo largo del mundo. Esto nos obliga a abrir las cabezas y a plantear preguntas".

El madrileño es titulado en interpretación por la Real Escuela Superior de Arte Dramático. Ha trabajado en más de cincuenta espectáculos con directores tales como Adolfo Marsillach, Laila Ripoll, o Helena Pimenta. En la pequeña y gran pantalla ha participado en multitud de proyectos: Gran Hotel, El Internado o Doctor Mateo; y en las películas Matar a Carrero y Mario Conde: Los Días de Gloria.

Lola Baldrich, Maite (Dora) y La Esposa (La Gran Duquesa)

Lola Baldrich. ampliar foto
Lola Baldrich.

"Para mí es un honor. Esta es una función que habla de la contradicción del ser humano y de la lucha. Tiene partes de dolor, luces y sombras. Y habla de seres humanos, de terroristas, y de cómo aparece el conflicto interno. Yo soy Maite, la única mujer del comando; ella empieza a plantearse si merece la pena. Todo el trabajo ha estado planteado desde el compromiso interno: comprometernos con la causa. Este teatro de compromiso, de grupo, de pulsión, de fuerza, me está haciendo crecer mucho y liberarme de muchos miedos porque me reconozco en los demás. Su miedo y el mío juntos: por ahí va la vía de superarnos".

Baldrich (Toledo) emprende este proyecto tras una dilatada carrera en series históricas de televisión como Médico de Familia o El internado. En la gran pantalla ha aparecido una prácticamente una decena de veces, poniéndose a las órdenes de directores de la talla de José Luis Cuerda o Emilio Aragón. Y sobre las tablas, ha trabajado para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, entre otros, y ha participado en numerosas producciones de éxito, como Desnudos en el parque, El caso de la mujer asesinadita o Nadie es perfecto.

Álex Gadea, Mikel (Ivan Kaliayev)

Álex Gadea. ampliar foto
Álex Gadea.

"Yo soy del 83, en la EGB nunca supe qué pasaba, de dónde salía ETA. En el colegio no se tocaba, no nos enseñaron nada sobre cómo cambio ese espíritu de alma revolucionaria. Tengo la sensación de que hoy hay ganas de revolución, y Camus ya nos contó que había formas y formas de luchar por algo. ¿Qué ha conseguido el terrorismo en este país? No ha conseguido nada, excepto arrepentimiento, dolor y muchas muertes. Y ahora Cataluña, ¿qué puede conseguir? Votar. Creo que esa es la reflexión, mediante una lucha armada no se puede conseguir nada. Pensar qué tipo de revolución queríamos hacer y dónde llegamos, a tener el peso de la muerte sobre nuestras conciencias, algo que mató a la propia revolución".

Gadea nació en Alzira, está actualmente en antena como protagonista de la serie de Antena 3 El secreto de Puente Viejo. En el ámbito escénico, se ha formado en la prestigiosa Escuela de Cristina Rota, y ha participado en numerosos montajes teatrales entre los que destacan Nostalgia de mar, o Beauty.

Ramón Ibarra, el Teniente (Skouratov)

Ramón Ibarra. ampliar foto
Ramón Ibarra.

"Desde que Javi (el director) hace diez años me habló del texto como primera lectura, el proceso ha sido complicado. No tanto por cuestiones políticas sino por alcanzar el estar aquí. Matadero es un lugar que genera proyección. Estoy especialmente satisfecho de poder participar en esta producción, soy vasco y he vivido y compartido todo lo que ha ocurrido. Cerca de donde yo vivía saltó por los aires Carrero Blanco en 1973. ETA te rodea si eres del País Vasco. Yo tengo amigos presos, la política siempre ha estado cerca de mi vida, familiares amenazados. Camus encontró la tesis política: no puede haber revolución si hay que acabar con la vida de otro".

Ibarra (Getxo) es uno de los más respetados actores del País Vasco y conocido del gran público por series televisivas como El secreto de Puente Viejo, donde actualmente trabaja, o Cuéntame. Ha participado en películas como El Coche a Pedales o cortos como El Método (2001) o Sabor A Menta (2003). En teatro perteneció a la ya mítica formación vizcaína Karraka, con la que participó en numerosos montajes entre los que hay que destacar Bilbao Bilbao. Este actor también ha colaborado en diversos proyectos como El Florido Pensil de Tanttaka o Vida y muerte de Pier Paolo Passolini y En tierra de nadie, ambas dirigidas por Roberto Cerdá.

Rafael Ortiz, José y Suárez (Alexis Voinov y Foka)

Rafael Ortiz. ampliar foto
Rafael Ortiz.

"Me quedo mucho con la humanidad, lejos de la ideología y la intelectualidad. Cómo sus ideas y lo que dicen los personajes parten de una humanidad. Hago dos, uno que está dentro y otro que está en la otra parte, fuera del mundo opresivo. Tanto en uno como en otro, con lo que más me quedo es con eso. Esas personas son personas humanas, que sufren, luchan y piensan".

El madrileño inició su formación teatral de la mano de José Ortega y posteriormente se licenció en la especialidad de Interpretación y Dirección en la Universidad de Kent en Canterbury (2001). Comienza entonces su carrera profesional en diferentes compañías como Thiassos, Guirigai o Rabúo, donde participa en montajes de distintos géneros. En 2007 ingresó en el proyecto de la primera promoción de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, donde trabajó con profesionales del medio como Vicente Fuentes o Carlos Aladro en los talleres, y con Helena Pimenta o Eduardo Vasco en los montajes. Aparte de su colaboración continuada con la CNTC, Rafael Ortiz abre una nueva etapa con un proyecto en coproducción del Centro Dramático Nacional (CDN) con Galiardo Producciones sobre un montaje de El Avaro de Molière, dirigido por Jorge Lavelli.

Pablo Rivero Madriñán, Xabier (Boris Annenkov)

Pablo Rivero Madriñán. ampliar foto
Pablo Rivero Madriñán.

"Lejos de estas cuestiones, de la dureza y la experiencia de cada uno, creo que se ha construido un espectáculo francamente bello, muy entretenido y que no dejará a nadie indiferente. Hemos tenido la fortuna de representar en Euskadi un par de ocasiones, y ha venido tanto público cercano a las víctimas, como al otro lado. Y al salir los aplausos suelen ser alucinantes. Se genera una emoción y un silencio... Es algo muy especial. Siempre recuerdo a la gente que viene a decirnos que le hemos jodido la tarde pero que muchas gracias. Es un espectáculo bomba bien contado y del que yo estoy muy orgulloso".

Rivero es de Orense y uno de los fundadores de 611Teatro, con más de veinte años de experiencia en teatro, cine y televisión, participando en numerosos montajes con directores como Gerardo Maya, José Luis Alonso de Santos o Carlos Marchena. Licenciado en interpretación textual por la Real Escuela Superior de Arte Dramático, ha formado parte, tanto como actor como en su faceta de Ayudante de Dirección, de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. En cine ha trabajado, entre otros, con Carlos Saura y Bigas Luna, mientras que en el mundo de la televisión ha participado en numerosas producciones españolas (un total de 17 series de ficción en los últimos nueve años).

Más información