Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Torrente es casposo, las películas no”

Santiago Segura presenta en Madrid 'Torrente 5. Operación Eurovegas', con Alec Baldwin

Alec Baldwin y Santiago Segura, hoy en Madrid.
Alec Baldwin y Santiago Segura, hoy en Madrid. getty images

Santiago Segura (Madrid, 1965) nunca se ha cansado de Torrente. Y si alguna vez le ha pasado, se lo calla. Como él mismo dice, cada entrega de la saga se ha separado suficientemente en el tiempo como para que pueda afrontarlas sin sufrimiento: “He hecho cinco películas en 16 años, mira que soy vago [bromea]. A mí me divierte la serie, es un vehículo con el que he pasado de un género a otro [si la anterior se circunscribía a las pelis de prisiones, Torrente 5. Operación Eurovegas es un thriller de robos]. Y me gusta satirizar la sociedad que me rodea. Cuando se canse el público, lo dejaré”. La comedia se estrena este próximo viernes y entonces decidirá ese público.

Así ha comenzado esta mañana la presentación en multitudinario rueda de prensa –en un casino, era obligatorio- de la quinta parte de las aventuras que protagoniza el expolicía, que arranca con su salida de prisión en 2018 [así Segura no ha tenido que engordar en esta ocasión]. Gracias a los contactos hechos en la cárcel, Torrente monta una banda para atracar el único casino en funcionamiento en Eurovegas. Y a Marshall, el hombre que le suministrará la información, el exjefe de seguridad del complejo, le da vida Alec Baldwin. “No conozco a nadie que no quiera a Alec en su película, era una elección obvia”, ha dicho el actor, productor, director y guionista. A su izquierda, el estadounidense aseguró: “Torrente 5 está destinada a ser una de las grandes películas de la historia del cine español. Filmar en un idioma que no es el tuyo desde luego es inusual. En nuestro primer encuentro, entre risas, cuando le pregunté por la lengua, Santiago respondía entre risas: ‘Ya lo veremos’. Yo, serio, le contesté que sería en inglés. La siguiente vez, igual. Y el primer día de rodaje me apareció con una tableta con las frases en español. Acepté. Bueno, para Torrente 6 ya hablaré español”.

Sobre la cara política del filme, más acuciada que algunas entregas precedentes, Segura adujo: “Todas las películas de Torrente tienen algo político. Y creo, y es un pensamiento muy personal, que el cine político es coyuntural, envejece mal. Yéndome con el guion al futuro, pensé que sí podría contar mejor la situación”. ¿No ha habido políticos que hayan deseado aparecer en la serie? “Hubo uno que quería salir porque era fan, pero tres semanas antes se echó para atrás porque lo había consultado a su partido. Le respondí que pensé que antes era más que político, ahora eres un político más. ¿Su partido? Uno que ni fu ni fa”. En cuanto a algún chiste acerca de Jordi Pujol, Segura confesó que lo añadieron en doblaje la semana pasada, “ahora que el honorable ya no es tan honorable”. Baldwin intervino: “En Estados Unidos hay shows televisivos muy políticos, y muy cómicos. Es lo que hay que hacer: no se les da suficiente caña a los políticos, cuando les estamos otorgando poder y cargos”.

Carlos Areces, Julián López, Alec Baldwin, Santiago Segura, Angy, Fernando Esteso y Jesulín de Ubrique, en la presentación en Madrid. ampliar foto
Carlos Areces, Julián López, Alec Baldwin, Santiago Segura, Angy, Fernando Esteso y Jesulín de Ubrique, en la presentación en Madrid. getty images

Junto a Baldwin estaba sentado Jesulín de Ubrique, que debuta como actor: “Es un mundo que no conocía. Cuesta, como aprenderse el guion, aunque Santiago me lo puso fácil. A partir del quinto o sexto día me dejó más suelto, a mi aire. Cuando hace tiempo me contó el personaje y sus pintas, pensé que o me lanzaba o lo rechazaba. Y lo hice”. Al otro lado estaban Julián López, que hereda Cuco, el personaje que hizo famoso Gabino Diego, los cómicos Bigotes y Dientes, y la cantante Angy. Detrás, Barragán, Fernando Esteso, Carlos Areces y Cañita Brava. Ahí queda eso. “Es un error como cineasta”, confesó Segura, “pero el 60% de los personajes ya tienen cara en mis guiones. Luego a veces los elegidos no pueden, y luego es un bajón que arrastras toda la película”. Baldwin le interrumpió: “Santiago dice que él no llama a actores sino que ellos les llaman a él. Yo también lo hice”. A lo que el aludido dijo: “Lo desmiento”.

La rueda de prensa siguió con Alec Baldwin como protagonista: “La comida es diferente, el coche es distinto, la ropa cambia en cada rodaje y país. Pero una comedia es una comedia, lo gracioso es gracioso en cualquier parte. La corrupción es igualmente la misma en Roma [lo dice porque rodó allí con Woody Allen] o en EE UU”. En cuanto a por qué aceptó participar, él, que ha trabajado hasta con Martin Scorsese, explicó: “Primera razón, mi mujer creció en España. Santiago paga más; Scorsese solo paga un dólar y 75 céntimos y todo el café que puedas tomarte, a cambio eso sí de la gloria. Pero como Santiago paga más había más expectativas [risas]. Amo este país. Las bromas son iguales aquí o en EE UU, pero España es un gran país, sois muy afortunados al vivir aquí, en una civilización tan importante”. Segura apuntó: “Lo dice porque está alojado en el Ritz”.

Cartel del filme. ampliar foto
Cartel del filme.

Baldwin explicó más su decisión, que por cierto, insistió en separar y alejar de la participación de Oliver Stone en Torrente 3. “Oliver Stone no tiene nada que ver con mis decisiones en general, que quede claro. Mi mujer nació en Boston, de abuela española. Y se educó en los dos lados, España y Estados Unidos, y se siente a los dos lados en su casa. Cuando está en Nueva York añora Madrid y viceversa. Fue la gran influencia, porque yo nunca había pisado España, y eso que había viajado por Europa. Pero si acepté el proyecto fue porque vi las dos primeras películas de Torrente en DVD y leí atentamente el guion, y me gustaron. Si no, no hubiera venido. Cuando lees el guion, sabes que él es la estrella. Y debe de ser así, yo soy el duro, el fuerte, nunca pedí más planos ni más líneas. Solo pedí un par de cambios menores. Él es la estrella”.

Durante años la saga Torrente ha salvado las cuentas taquilleras anuales del cine español. En 2014, igualar a Ocho apellidos vascos se antoja imposible: “No me gusta ese papel de salvador de Torrente. Me encanta que los espectadores se rían juntos en una comedia, que hoy se dé esa comunión, y me gusta que Torrente llegue ahora, cuando más necesita la gente ese alivio. Y yo encantado de ser el tercero o el cuarto más taquillero del año, siempre que los títulos precedentes sean españoles. Envidio de los franceses su chovinismo, y cómo colocan sus títulos en el top ten de los files más vistos. Baldwin habla en español y creo que eso se agradece. Me gustaría hacer películas con otros cómicos europeos, pero es que Torrente es muy español, solo tiene éxito en Hungría y en Argentina”. En cuanto a su método de trabajo, el cineasta confesó: “En cuanto alguien tiene una idea, yo soy infiel al guion y me apropio del gag. Todos ellos [señalando a su reparto] han aportado cosas a la película, porque yo soy un director esponja. ¿Con qué sueño ahora? Con el éxito de satisfacer al espectador, que vayan y disfruten de lo que vean. Estoy ilusionado con cómo está reaccionando la gente en los pases previos”. Y recordó su cuidado con la tecnología: si Torrente 4 fue en 3D, ahora Torrente 5 se ha filmado en sonido Dolby Atmos. “Me gusta estar a la vanguardia tecnológica. Cuando dicen que James Cameron es un genio, siempre pienso: ‘Claro, dadme 500 millones de euros’. El nivel de los técnicos de mis películas es muy bueno. Torrente es casposo, pero las películas no. Tengo técnicos de primera fila”.