Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Coordinado por JUAN CARLOS GALINDO

Por tus vicios y defectos te adoramos, Sam Spade

Agresivo e impredecible. Cínico, solitario, egoísta y machista. Un perdedor, también. El detective Sam Spade es estas y otras muchas cosas, buenas y malas, y por eso me gusta, por eso vuelvo a él, a sus frases y circunloquios, a sus cigarros, a sus bofetadas. Buenistas y amantes de la corrección política, aléjense de este personaje creado por Dashiell Hammett, reducido a una novela magistral, El halcón maltés, y tres relatos cortos (todos los casos reunidos se encuentran en la edición de RBA, traducción de Luis Murillo), grandioso cuando las cosas se ponen mal y saca lo mejor de sí para, como no podía ser de otra manera, volver a perder.

Con este homenaje a Sam Spade seguimos con la serie Los detectives de nuestra vida, que este mes de agosto nos ha permitido recordar al agente de la Continental, ir a las raíces del Tartan noir con Laidlaw, recordar a ese clasicazo español llamado Méndez y descubrir una extraña distopía nazi. Y para el que quiera más, todos los post del verano anterior.

Hay un momento genial en el Halcón Maltés. Spade come con Brigid O’Shaughnessy, mujer fatal perfecta, adaptación a la novela de aquella inolvidable Elvira, alias Jean Delano, de La chica de los ojos plateados que tantos problemas crea a el agente de la Continental. Ella miente y le oculta detalles esenciales del lío en el que están metidos; él lo sabe pero no importa. Ella le ha acusado varias veces de “agresivo e impredecible”; él, riéndose, replica: “Suelo enterarme de las cosas a base de sabotear la situación de la manera más agresiva e impredecible. Por mí no hay inconveniente, si tú estás segura de que por ese sistema no vas a salir perjudicada”. Ese es Sam Spade. Cínico, amenazante, verbalmente brutal.

Nuestro amado detective tiene 38 años, es fuerte y de dedos gruesos, mide más de 1,80, fuma tabaco de liar y bebe lo que haya: bacardi, botella de Manhattan ya preparado… Es un personaje de excesos y contradicciones: adora a las mujeres pero siempre va a parar con la que no le conviene; le gusta el dinero aunque suele andar escaso; odia no devolver un puñetazo; acaba de perder a su socio Archer y no lo siente, no lo podía ni ver, pero investiga su muerte como si fuese la de su ser más querido por honestidad, profesionalidad y porque nadie es quien para matar a su socio sin recibir castigo.

Pero es en su relación con las mujeres y en sus grandes discursos donde Spade despliega toda su fuerza. O’Shaughnessy es fría y perversa, egoísta, ambiciosa. Se presenta desvalida, con gestos de colegiala. Spade sabe que no es real, que detrás no hay más que problemas, pero pica el anzuelo. Trata de apartarla, pero vuelve a picar. Hay un monólogo en el que Spade le explica por qué no se puede fiar de ella que es grandioso. En la película dirigida por John Huston en 1941 se respeta casi en su totalidad, como en tantas otras ocasiones, el texto original, con lo que es mejor verlo recitado por Humphrey Bogart que escrito.

Su secretaria Effie Perine es la otra mujer de su vida. Cualquier mente bien pensante dirá que su relación está marcada por el machismo. Yo veo, sin embargo, una amistad en la que siempre se sugiere algo más, una relación llena de confianza y complicidad, de guiños y grandes diálogos de pocas palabras, algo muy parecido al amor, al bueno. ¿Anticuado? Para mí su relación es muy parecida a la que Ray Donovan tiene con su ayudante lesbiana en la serie de televisión que tan encarecidamente recomiendo y de la que hemos hablado en Quinta Temporada. Puro siglo XXI. Es lo que tienen los clásicos.

A veces Spade padece de incontinencia verbal. En esos momentos grandiosos firmaría debajo de todo lo que dice. Hay alguna diatriba que me recuerda tanto a la furia dialéctica llena de deseos de venganza del agente de la Continental que no puedo evitar reproducir:

“- ¡No hay peros que valgan! - dijo Spade-. Es la única manera. - Ahora tenía la frente enrojecida y sus ojos eran como dos piedras candentes. El hematoma de la sien había adquirido un tono cobrizo-. Sé de lo que hablo. He pasado por ello otras veces y quiero pensar que no será la última. En un momento u otro he tenido que mandar al cuerno a todo tipo de gente, del Tribunal Supremo para abajo, y no me ha pasado nada. Y si no me ha pasado nada es porque nunca he perdido de vista que tarde o temprano llega el día del ajuste de cuentas; y cuando llegue ese día quiero estar en condiciones de entrar en la jefatura precedido por una víctima propiciatoria y decir: “¡Eh chicos, aquí tenéis al criminal!”. Mientras pueda hacer eso, nada me impedirá reírme en la cara de todos los jueces y todas las leyes habidas y por haber. La primera vez que me falle, soy hombre muerto”. Esa primera vez no ha llegado todavía y no va a ser esta. Ya se lo digo yo”.

Brutal oda a la incorreción política de un personaje único, que se encara con policías o fiscales como si fueran matones, que pacta con unos, con otros y con ninguno al mismo tiempo. Una creación puramente Hammett, a la que Huston y Bogart terminaron de dar imagen y a la que tantos, tantos, deben tantísimo, lo reconozcan o no.

Al igual que el agente de la Continental, necesita de sus excesos y su verborrea para ser grande, se crece en la violencia y se diluye en los relatos en los que se reduce al trabajo detectivesco más clásico. Puede que no guste a muchos, que hay quienes crean que ha envejecido mal, que es un machista insoportable, ja, que su moral es de otro mundo, que su radicalidad y su sinceridad no van a ninguna parte. En efecto, por eso le queremos. Larga vida al hard boiled.

Comentarios

He leído el libro, he vuelto a ver la película, he releído el libro, y siempre hay algo nuevo. Lo mejor la secretaria JJJ
¿Quién te hirió, Spade? ¿Cómo fue tu infancia? Alguien debiera atreverse a dirigir la precuela. Imaginas el corazón latiente detrás de la pose; porque quién duda que el encanto de Spade reside su pose, el gesto inoculado desde -quién sabe- una adolescencia quebrada por el desamor, unos progenitores de espanto y la huella de la depresión económica. El personaje que elegimos adoptar en la vida provoca encanto y espanto. Lo que condena redime y en toda redención hay de fondo una pérdida.Spade representa al dedillo el adagio liberal según el cual de vicios privados se pueden extraer virtudes públicas. Más allá de su inmoralidad egotista, mecanismos de defensa contra la vida, Spade rezuma una ternura subyacente, emociones reprimidas, que activando la tecla adecuada provocan actitudes morales, un compromiso disfrazado de misantropía. Hablando en plata: Spade se reblandece. ¡Quién no al silbido de 'la flaca'! Space acaba haciendo lo correcto. Una redención no buscada, sobrevenida. Que no espera ganar el cielo. Spade es en el fondo un sentimental; su coraza es cáscara de superficie, piel que muda al calor de unos labios.
Acabo de leer el Halcón maltés. Me gustó más la peli, elimina mucho exceso de palabrería de Spade. Me ha defraudado totalmente Hammet.
Tras ver, por tercera o cuarta vez, El halcón maltés, me doy cuenta de que ésta película ha envejecido muy mal. Me quedo con la novela, porque puedo imaginar sin los efectos nefastos del cine de aquella época, por mucho que Bogart le diese su toque personal.Saludos
Sam Spade, con su ironía y su pose de hombre duro, que tan bien personificó Humphrey Bogart en "El halcón maltés", es uno de nuestros detectives favoritos.
He leído el libro, he vuelto a ver la película, he releído el libro, y siempre hay algo nuevo. Lo mejor la secretaria JJJ
¿Quién te hirió, Spade? ¿Cómo fue tu infancia? Alguien debiera atreverse a dirigir la precuela. Imaginas el corazón latiente detrás de la pose; porque quién duda que el encanto de Spade reside su pose, el gesto inoculado desde -quién sabe- una adolescencia quebrada por el desamor, unos progenitores de espanto y la huella de la depresión económica. El personaje que elegimos adoptar en la vida provoca encanto y espanto. Lo que condena redime y en toda redención hay de fondo una pérdida.Spade representa al dedillo el adagio liberal según el cual de vicios privados se pueden extraer virtudes públicas. Más allá de su inmoralidad egotista, mecanismos de defensa contra la vida, Spade rezuma una ternura subyacente, emociones reprimidas, que activando la tecla adecuada provocan actitudes morales, un compromiso disfrazado de misantropía. Hablando en plata: Spade se reblandece. ¡Quién no al silbido de 'la flaca'! Space acaba haciendo lo correcto. Una redención no buscada, sobrevenida. Que no espera ganar el cielo. Spade es en el fondo un sentimental; su coraza es cáscara de superficie, piel que muda al calor de unos labios.
Acabo de leer el Halcón maltés. Me gustó más la peli, elimina mucho exceso de palabrería de Spade. Me ha defraudado totalmente Hammet.
Tras ver, por tercera o cuarta vez, El halcón maltés, me doy cuenta de que ésta película ha envejecido muy mal. Me quedo con la novela, porque puedo imaginar sin los efectos nefastos del cine de aquella época, por mucho que Bogart le diese su toque personal.Saludos
Sam Spade, con su ironía y su pose de hombre duro, que tan bien personificó Humphrey Bogart en "El halcón maltés", es uno de nuestros detectives favoritos.