Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schiaparelli revive en París

La colección de alta costura de la renacida casa dirigida por Marco Zanini se presenta en la ciudad de las luces

  • Hoy se ha presentado en la place Vendôme de París la segunda colección de alta costura de la renacida casa Schiaparelli. El italiano Marco Zanini es el director creativo de una firma emblemática de la historia de la moda, célebre por la estrecha relación de su fundadora con el movimiento surrealista.
    1Hoy se ha presentado en la place Vendôme de París la segunda colección de alta costura de la renacida casa Schiaparelli. El italiano Marco Zanini es el director creativo de una firma emblemática de la historia de la moda, célebre por la estrecha relación de su fundadora con el movimiento surrealista. EFE
  • La casa de la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli (1890-1973) permaneció inactiva desde que la italiana cerró su taller en 1954. El empresario italiano Diego Della Valle, propietario de Tod’s, la adquirió en 2007 y esperó hasta 2012 para anunciar su retorno como firma de alta costura. Tras muchas especulaciones y una colección cápsula firmada por Christian Lacroix, en 2013 se nombró a Zanini como nuevo director creativo.
    2La casa de la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli (1890-1973) permaneció inactiva desde que la italiana cerró su taller en 1954. El empresario italiano Diego Della Valle, propietario de Tod’s, la adquirió en 2007 y esperó hasta 2012 para anunciar su retorno como firma de alta costura. Tras muchas especulaciones y una colección cápsula firmada por Christian Lacroix, en 2013 se nombró a Zanini como nuevo director creativo. EFE
  • El atrevimiento y la originalidad fueron las claves del trabajo de Schiaparelli, gran rival de Coco Chanel, y figura esencial del vestir en los años treinta. Sus colaboraciones con Dalí son un clímax en la relación entre el arte y la moda. Zanini reinterpreta algunos de sus elementos más característicos, como las piezas en piel de mono (que ahora se realizan con plumas negras de avestruz) o el fucsia (que aparece en un vestido de noche de terciopelo).
    3El atrevimiento y la originalidad fueron las claves del trabajo de Schiaparelli, gran rival de Coco Chanel, y figura esencial del vestir en los años treinta. Sus colaboraciones con Dalí son un clímax en la relación entre el arte y la moda. Zanini reinterpreta algunos de sus elementos más característicos, como las piezas en piel de mono (que ahora se realizan con plumas negras de avestruz) o el fucsia (que aparece en un vestido de noche de terciopelo). Reuters
  • Los estampados irreverentes ya fueron protagonistas de la primera colección de Zanini para Schiaparelli, pero ahora el trabajo con ellos se hace más intenso. Ratas y ardillas en Central Park, mariposas nocturnas sobre la hiedra o palomas volando sobre Notre Dame son algunos de los motivos que aparecen dibujados y bordados sobre los vestidos.
    4Los estampados irreverentes ya fueron protagonistas de la primera colección de Zanini para Schiaparelli, pero ahora el trabajo con ellos se hace más intenso. Ratas y ardillas en Central Park, mariposas nocturnas sobre la hiedra o palomas volando sobre Notre Dame son algunos de los motivos que aparecen dibujados y bordados sobre los vestidos. Getty Images
  • Marco Zanini asegura que la personalidad de la nueva mujer Schiaparelli se traduce en “los vivos colores de las películas de Hollywood en Kodachrome”. La paleta cromática juega a los contrastes atrevidos que tanto gustaban a Schiaparelli y que evocan también la estética circense. Una de las colecciones más célebres de la italiana, en 1938, se inspiró precisamente en el circo. Los turbantes y tocados firmados por el sombrero Stephen Jones potencian el efecto.
    5Marco Zanini asegura que la personalidad de la nueva mujer Schiaparelli se traduce en “los vivos colores de las películas de Hollywood en Kodachrome”. La paleta cromática juega a los contrastes atrevidos que tanto gustaban a Schiaparelli y que evocan también la estética circense. Una de las colecciones más célebres de la italiana, en 1938, se inspiró precisamente en el circo. Los turbantes y tocados firmados por el sombrero Stephen Jones potencian el efecto. Reuters
  • La tradición de marroquinería de las casas de Della Valle se deja sentir en esta colección que incluye, por primera vez, un bolso. Bautizado como Suite N.7 está adornado con un bordado de 1938 en forma de candado dorado y se ha realizado en materiales suntuosos como la alpaca o el visón.
    6La tradición de marroquinería de las casas de Della Valle se deja sentir en esta colección que incluye, por primera vez, un bolso. Bautizado como Suite N.7 está adornado con un bordado de 1938 en forma de candado dorado y se ha realizado en materiales suntuosos como la alpaca o el visón. Getty Images
  • Según la casa, la gran cantidad de peticiones para asistir a este desfile ha obligado a acomodar un segundo pase solo para las clientas. La firma no proporciona datos sobre las ventas, pero asegura que al día siguiente de la primera presentación ya se cursó un pedido. En esta segunda colección se ha querido “explorar los confines del exceso controlado”.
    7Según la casa, la gran cantidad de peticiones para asistir a este desfile ha obligado a acomodar un segundo pase solo para las clientas. La firma no proporciona datos sobre las ventas, pero asegura que al día siguiente de la primera presentación ya se cursó un pedido. En esta segunda colección se ha querido “explorar los confines del exceso controlado”. AFP
  • La sala con suelo de leopardo y paredes de color fucsia que ha albergado el desfile está en el edificio contiguo al que alberga la nueva sede de Schiaparelli. Un apartamento decorado con piezas de archivo y el taller forman el núcleo de la firma en la place Vendôme. Entre los invitados al desfile, Farida Khelfa (embajadora de la firma), Inès de la Fressange o Bruno Frisoni (director creativo de Roger Vivier).
    8La sala con suelo de leopardo y paredes de color fucsia que ha albergado el desfile está en el edificio contiguo al que alberga la nueva sede de Schiaparelli. Un apartamento decorado con piezas de archivo y el taller forman el núcleo de la firma en la place Vendôme. Entre los invitados al desfile, Farida Khelfa (embajadora de la firma), Inès de la Fressange o Bruno Frisoni (director creativo de Roger Vivier). EFE