Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Victoria Atencia gana el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

La poeta se convierte en la primera española en ganar el premio y la cuarta mujer en las 23 ediciones del galardón

Es autora de obras como 'Ex Libris' y 'Marta & María' y de la reciente 'Las iluminaciones. Antología y poemas inéditos'

La poeta y exaviadora María Victoria Atencia, en su casa del paseo de la Farola de Málaga.
La poeta y exaviadora María Victoria Atencia, en su casa del paseo de la Farola de Málaga.

Largos silencios interrumpidos por poemas intermitentes donde lo clásico, tradicional y cotidiano se impregna de modernidad. A vuelo de pájaro, es así la poesía de María Victoria Atencia (Málaga, 1931), poetisa de la Generación de los 50, a quien ahora envuelve el ruido al haber sido distinguida con el XXIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, convocado por Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca.

La nube gris que tenía ayer sobre su cabeza, y la traía “un poco caidilla”, fue espantada por esta noticia que le dio José Rodríguez-Spiteri, presidente de Patrimonio Nacional y miembro del jurado. Era como la una y cuarto de la tarde. Ella estaba en su casa malagueña, y ni se percató de que se convertía en la primera española y la cuarta mujer en obtener este galardón en sus 23 ediciones, tras la cubana Fina García Marruz (2011), la peruana Blanca Varela (2007) y la portuguesa Sophia de Mello (2003).

Ha sabido “dialogar con la tradición” y “convertir lo cotidiano en algo trascendente”

Con voz nerviosa, y “aún aturdida por la noticia”, María Victoria Atencia no puede ocultar su entusiasmo. Y calla al escuchar que su nombre ya está junto al de grandes poetas que han obtenido este premio, como Claudio Rodríguez, Gonzalo Rojas, Álvaro Mutis, José Angel Valente, José Hierro, Antonio Gamoneda, José Manuel Caballero Bonald, y las tres mujeres que la han precedido. Tras el breve silencio, unas palabras fugaces y claras como sus versos: “Yo no me veo así, no soy como ellos, como uno de esos grandes poetas”.

Por su cabeza pasan quienes la hicieron poeta y que la han acompañado desde los 19 años: San Juan de la Cruz, Góngora, Juan Ramón Jiménez, Rilke, Cavafis…

De estas lecturas y de otras más que no vienen a su mente, ahora, están hechos sus poemas, algunos de los cuales han salido de sus vuelos como piloto de aviación sobre España en un Cessna. Y no con una vuelta.

Razón del vuelo (poema inédito)

María Victoria Atencia

Y estabas y no estabas y seguías
siendo tú mi carencia o yo tu olvido
en aquel hueco azul interminable por el que una bandada
de herrerillos rayaba su alborozo
tan ajeno a que fueses su causa y el motivo
de un ruidoso traslado sin más razón que el vuelo,
que el propio vuelo que los sostenía
—casi al alcance de mis manos—
en el azul aquel interminable.

* Este poema figura en el nuevo libro de María Victoria Atencia, Las iluminaciones. Antología y poemas inéditos, recién editado por Salto de Página. Selección y prólogo de Clara Janés.

Ha sabido “dialogar con la tradición” y “convertir lo cotidiano en algo trascendente”, destacan Soledad Puértolas y María Ángeles Pérez López, miembros del jurado. Lo ha hecho con poemas sobre cosas sencillas como:

Una hoja: “Fría y rugosa, apenas / debió correr un agua por eso que llamamos / su memoria o sus nervios, / en el bosque en que supo el latido del día / y se ofrecía al aire / esta lámina u hoja vegetal de mi mundo, / materia que se arrastra y me arrastra”.

O sobre su mismo arte con:

La palabra: “La palabra agotada por su uso, / su propio peso exhausto, su medida, / alza de nuevo su antigua dimensión y viene / —aspiración apenas— a mi lápiz, / tan transitoria y leve / como el amor, en la memoria / atosigada por su desmesura”.

Tras la noticia del premio, en su cabeza estaba, en cambio, el libro que acaba de publicar y que resume su vida literaria: Las iluminaciones. Antología y poemas inéditos (Salto de Página), con selección y prólogo de Clara Janés. En ellos hay luces de casi una veintena de obras como Arte y Parte, Marta & María, Los sueños, El coleccionista, Trances de nuestra señora, De la llama en que arde, El hueco, Las contemplaciones, De pérdidas y adioses y El umbral.

El resultado, según Jaime Siles, miembro del jurado, “es una voz muy singularizada, que es más religiosa que mística, y que nos hace ver matices absolutamente insospechados. Nos renueva la visión de la realidad y, al mismo tiempo, dota al lenguaje de una precisión extraordinaria”.

Eso han visto todos en el jurado (Nuno Judice, ganador en 2013, el director de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), José Manuel Blecua; el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri; la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos; y el Rector Magnífico de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández, entre otros) para un premio que reconoce “el conjunto de la obra poética de un autor vivo que, por su valor literario, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural compartido por la comunidad iberoamericana”.

“Ya era hora”, dice Clara Janés, “de que se reconociera así a una gran poeta que tiene todos los honores de Andalucía pero le faltan los españoles”.

Para una María Victoria Atencia encantada con la poesía actual de su país porque “es completamente distinta a lo que he escrito. Una poesía que camina hacia nuevas rutas y con gente nueva”.

23 ediciones del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

1992 Gonzalo Rojas (Chile)
1993
Claudio Rodríguez (España)
1994
João Cabral de Melo Neto (Brasil)
1995
José Hierro (España)
1996
Ángel González (España)
1997
Álvaro Mutis (Colombia)
1998
José Ángel Valente (España)
1999
Mario Benedetti (Uruguay)
2000
Pere Gimferrer (España)
2001
Nicanor Parra (Chile)
2002
José Antonio Muñoz Rojas (España)
2003
Sophia de Mello Breyner (Portugal)
2004
José Manuel Caballero Bonald (España)
2005
Juan Gelman (Argentina)
2006
Antonio Gamoneda (España)
2007
Blanca Varela (Perú)
2008
Pablo García Baena (España)
2009
José Emilio Pacheco (México)
2010
Francisco Brines (España)
2011
Fina García Marruz (Cuba)
2012
Ernesto Cardenal (Nicaragua)
2013
Nuno Júdice (Portugal)
2014 María Victoria Atencia (España)

Más información