X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La Fundación Juan March publica todos sus catálogos en Internet

La plataforma reúne los libros de las 182 exposiciones organizadas por la institución desde 1973

1.400 artistas y 18.000 imágenes se dan cita en un impulso por crear nuevas vías de entrada al arte

×

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

El primer mes por 1€

Suscríbete
Cabecera de la plataforma de catálogos de la Fundación Juan March.

La mudanza de los museos y de las colecciones a los espacios virtuales ha dado un paso más entre las fundaciones españolas. Manuel Fontán, director de exposiciones de la Fundación Juan March, recuerda el cuento de Carson McCullers Un árbol, una roca, una nube para explicar qué supone que la institución que dirige haya digitalizado los 182 catálogos de las exposiciones que ha organizado desde 1973, que estarán disponibles en su página web a partir de este martes 11 de febrero. Los libros se hacen del papel y después se transforman en una roca “de contenido” valioso, pero “que la actualidad aplasta”. Pero resulta que Internet ha facilitado que este material duro se ablande y se pueda transformar en una nube a la que accedan los amantes del arte y que, de alguna manera, regresen a aquellos momentos en que se levantó el telón de muestras de artistas como Picasso, Matisse, Hockney, Kandinsky, Turner, Klimt, Léger, O'Keeffe o Warhol. Entre las paredes de la fundación se celebró Arte’73 de pintura y escultura abstracta y programas de arte contemporáneo pioneros cuando el panorama español de exposiciones era un páramo. Su labor se ha centrado sobre todo en la difusión de los maestros del siglo XX y de las vanguardias artísticas.

Contenido en desarrollo de la plataforma de catálogos.

Este proyecto de digitalización ha supuesto dos años de trabajo que comenzó cuando en la fundación se dieron cuenta de que el 99% de los catálogos ya estaban agotados. Pero el bagaje de 600 exposiciones bien en solitario o en colaboración con otras instituciones internacionales y nacionales era digno de ser conservado. Pintura, escultura, grabado y fotografía se reúnen ahora en la realidad virtual a través de más de 27.000 páginas, los textos de más de 400 autores e imágenes de 18.000 obras de casi 1.400 artistas.

Estas cifras se han intentado ordenar a través de un sistema de búsqueda que se establece por autor, artista o estilo de las muestras en las sedes que la Juan March tiene en Madrid, Cuenca (Museo del Arte Abstracto Español) y Palma de Mallorca (Museu Fundación Juan March). Con la posibilidad de que se descarguen los documentos, y se lean como un libro con fotografías en relieve, el filtrado de resultados por fecha, título, idioma y relevancia, y la incorporación de una serie de recomendaciones para la consulta de otros catálogos afines. Parte de la labor ha consistido en la corrección y en la revisión de los libros.

Un ejemplo de resultado de búsqueda: catálogo de la exposición de 2012 que la Fundación Juan march dedicó al arte británico.

La Fundación Juan March ya había apostado por el acercamiento digital de sus contenidos y de sus diversas actividades con ejemplos como los fondos de la Biblioteca Julio Cortázar, o la plataforma que reúne desde 2006 los audios y videos de las conferencias y de los conciertos que han acogido la institución. El paso más reciente que atañe a los catálogos ha significado no obstante, explica Fontán, “un auténtico striptease”, con la convicción de que Internet supone verdaderamente “una segunda vida para las cosas, además de una plataforma”. El camino comenzó con la investigación de la labor de museos y colecciones a lo largo y ancho del planeta y la conclusión fue interesante: “No se ha hecho tanto ni tampoco de una manera sistemática [con los catálogos]”, dice Fontán. “Había más desarrollo en el campo de las colecciones que de las publicaciones”.

Cada catálogo se publicará como electrónico un año después de que se celebre la exposición a la que acompaña o una vez que se haya agotado la edición impresa. Y la inmersión en la nube continuará en 2015 con el mismo impulso de difundir y crear nuevas vías de entrada y complicidad con los contenidos que alberga la Fundación Juan March. Entonces se hará con la recreación digital de las exposiciones.