Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA DE 'GUADALQUIVIR'

La jauría de existir

En el proceso de creación de este lujoso documental de Gutiérrez Acha se pueden distinguir rodaje, montaje y tratamiento de texto

Fotograma de 'Guadalquivir'.
Fotograma de 'Guadalquivir'.

En el proceso de creación de Guadalquivir, lujoso documental de naturaleza de Joaquín Gutiérrez Acha sobre el ecosistema animal a lo largo del río, se pueden distinguir tres partes: rodaje, montaje y tratamiento de texto. Para el rodaje, a lo largo de un pacientísimo año y medio, Gutiérrez ha podido filmar en formato 4K; en alta velocidad de hasta 1.000 fotogramas por segundo para captar, por ejemplo, la espectacular pelea a muerte entre un par de zorros; con el método contrario, el time-lapse, para mostrar el crecimiento de una planta; y con la cámara cineflex para planos aéreos, con estabilizador y superzoom. Hasta ahí, un lujo para los sentidos, capturando la bellísima jauría animal que permite la pervivencia de nuestro ecosistema.

GUADALQUIVIR

Dirección: Joaquín Gutiérrez Acha.

Género: documental. España, 2013.

Duración: 90 minutos.

En cuanto al montaje, habría que diferenciar los instantes en los que los animales interactúan en el mismo plano, de arrebatador impacto, y aquellos en los que se unen miradas, reacciones y hasta historias a través de la edición, donde siempre cabe la invención, la ficción; lícita, faltaría más, pero con menos mérito, por mucho que lleve a una emoción, digamos, reconstruida. Por último, la parte más discutible de Guadalquivir es su constante texto, narrado por Estrella Morente, donde se ha optado por la poesía: una sobredosis de figuras retóricas compuestas por el guionista Fernando López-Mirones, donde metáforas, dobles sentidos, asociaciones, hipérboles, sinestesias y una ingente cantidad de prosopopeyas acaban recargando unas imágenes que no necesitaban de tanta lírica.