Una actriz de sangre azul

Con 68 años Helen Mirren mantiene intacto su estatus de actriz todoterreno

Helen Mirren tiene un indudable porte de reina y, de hecho, algo de sangre azul corre por sus venas. Esta actriz, la que mejor ha interpretado en el cine a Isabel II de Inglaterra, es nieta por parte de padre de un aristócrata ruso partidario del Zar que se encontraba en Londres comprando armamento cuando triunfó la revolución soviética en 1917. La familia, ante la imposibilidad de regresar a su país, acabó afincándose en Gran Bretaña. Por vía materna, en cambio, sus orígenes son absolutamente plebeyos. Su abuelo era carnicero, aunque no uno cualquiera, sino el que servía a la mismísima Reina Victoria. Estaba claro que, tarde o temprano, Helen Mirren acabaría subiendo las escaleras del Palacio de Buckingham. Y ciertamente sus coqueteos con la corona británica han sido varios a lo largo de su carrera. No solo hizo de Isabel II en The Queen sino de Isabel I, la Reina virgen, en una miniserie televisiva.

Ilyena Lydia Vasilievna Mironoff, que así se llama en realidad Helen Mirren, nació el 26 de julio de 1945 en Londres. A los veinte años debutó como actriz en el teatro y poco a poco fue consolidando su prestigio sobre las tablas, en la televisión y también en el cine. En 1979 hizo de Caesonia en el Calígula que dirigió Tinto Brass, un papel cargado de erotismo que aún hoy es recordado. "Siempre me siento muy insegura cuando tengo que sacar mi lado sexi", confesaba recientemente en una entrevista.

Posteriormente la vimos haciendo de Morgana en Excalibur; fue la esposa de Harrison Ford en La costa de mosquitos y la reina Charlotte en La locura del rey Jorge. A lo largo de su carrera ha ganado un oscar, cuatro premios BAFTA, tres Globos de Oro y ha sido elegida dos veces mejor intérprete en el Festival de Cannes.

El domingo 24 de noviembre, TCM le dedica su programación de tarde-noche emitiendo algunos de sus grandes éxitos cinematográficos como Gosford Park, de Robert Altman, o El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante,de Peter Greenaway. Además, los espectadores del canal podrán disfrutar de su inteligencia y de su profunda ironía viendo el capítulo que le dedicó el programa Una vida en imágenes, la serie de entrevistas producidas por la Academia Británica del Cine y la Televisión, un espacio en el que se recuerda su vida y se repasa su trayectoria profesional.

Con 68 años Helen Mirren mantiene intacto su estatus de actriz todoterreno, una intérprete capaz de fajarse en los escenarios londinenses, rodar una pequeña película independiente o una gran superproducción. Lleva trabajando sin descanso desde hace casi medio siglo pero sigue considerándose una “aspirante a rebelarse, una buena chica a la que en el fondo le gustaría ser mala".

A lo largo del 2013 la hemos visto haciendo de Alma Reville, la sufrida esposa del mago del suspense, en Hitchcock y poniéndose en la piel, por segunda vez, de una peculiar espía británica en Red. Hace pocas semanas comenzó en el sur de Francia el rodaje de su nuevo film, The hundred-foot journey, dirigido por Lasse Hallström, y el pasado domingo fue galardonada en los Evening Standard Theatre Awards con el premio a la mejor actriz por su trabajo en la obra The audience, en la que interpreta nuevamente a Isabel II. Lo dicho: le quedan aún muchos años de reinado. Es su Majestad Helen Mirren. Larga vida a la Reina.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS