Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Graham Stark, rostro familiar de la comedia británica

Actuó junto con Peter Sellers en las películas de la ‘Pantera Rosa’

Graham Stark, en 1969.
Graham Stark, en 1969. GETTY

Graham Stark (Wallasey, oeste de Inglaterra, 1922), actor de rostro hierático al que el público español conoce sobre todo por sus apariciones en la serie de la Pantera Rosa, falleció el 29 de octubre a los 93 años tras una carrera de más de medio siglo. Era uno de los cómicos omnipresentes en la comedia británica de posguerra, en la que era habitual su presencia en los filmes de Peter Sellers, Tony Hancock, Spike Milligan y Benny Hill, entre otros. Sus habilidades eran sorprendentes y polifacéticas: actor infantil, bailarín, cineasta, escritor ocasional y un apasionado fotógrafo.

Su padre, marino mercante, pasaba largas temporadas fuera del hogar. Fue su madre quien le animó a dedicarse al negocio del espectáculo a una edad temprana. Comenzó en el teatro escolar con tanto éxito que el renombrado director William Armstrong afirmó que era un actor nato. Fue en esa época cuando empezó a tomar lecciones de danza. Debutó como profesional a los 13 años en el teatro Lyceum de Londres con Alí Baba y los 40 ladrones, compartiendo cartel con la leyenda del musical Florie Forde.

Durante la II Guerra Mundial, Stark sirvió en la RAF, pero en tierra, debido a su daltonismo. Actuó en espectáculos para las tropas en el norte de África, Birmania, Italia y Alemania. Durante uno de esos shows itinerantes conoció a Sellers, con el que inició una amistad que duró hasta la muerte de este, en 1980.

Al terminar la contienda obtuvo diversos papeles en compañías de trabajo y ballets e inició simultáneamente una década gloriosa como actor radiofónico para la BBC. Entre otros, participó en la legendaria serie cómica The Goon Show, que la cadena emitió durante los cincuenta y cuyo humor surrealista marcó un antes y un después: desde los Beatles hasta Monty Python, músicos, cineastas y comediantes de todo tipo han reconocido su deuda con ella. De esa época datan también sus primeras colaboraciones con Peter Sellers.

A comienzos de la siguiente década empieza a convertirse en un rostro familiar en la gran pantalla con sus personajes en Los millonarios (1960), con Sellers y Sophia Loren, y El honrado gremio del robo (1963).

Dejando aparte su enorme éxito como actor radiofónico y televisivo, los papeles que más fama le dieron fueron otras dos colaboraciones con Sellers: sus personajes de Hercule LaJoy, el impasible ayudante que da la réplica al inspector más torpe de la policía francesa en El nuevo caso del inspector Clouseau (1964) y en Tras la pista de la Pantera Rosa (1982); y el de Auguste Balls en La venganza de la Pantera Rosa (1978) y El hijo de la Pantera Rosa (1993).

Para cinéfilos empedernidos queda una curiosidad: el único filme que firmó como director fue The magnificent seven deadly sins (1971), y en el guion colaboraron Marty Feldan, Graham Chapman, Spike Milligan, Dave Freeman... casi el catálogo completo de escritores que significaban algo en la comedia televisiva del momento.

La última película en la que participó fue Las increíbles aventuras de Marco Polo, en 1998.

© Guardian News & Media, 2013.