Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Coordinado por JUAN CARLOS GALINDO

'Cuesta abajo': Harry Bosch no se rinde, Harry Bosch no cambia

'Cuesta abajo': Harry Bosch no se rinde, Harry Bosch no cambia

Michael Connelly en Barcelona en 2009 | FOTO: CARLES RIBAS

“Harry Bosch es un individuo que camina por una cuerda floja bajo la cual se abre un abismo. Sus misiones lo llevan a penetrar en el lado oscuro de los seres humanos. Como este es su trabajo diario, debe valorar cuánta de esa oscuridad está dispuesto a absorber y cómo va a arreglárselas para mantenerse a salvo, de cara a evitar que su corazón se ennegrezca y se enfríe. Este es el quid de toda la serie: moverse por las tinieblas sin que te aspiren”. Así define el maestro Michael Connelly (Filadelfia, 1956) la relación de su gran personaje con el mal y la oscuridad. Y con la búsqueda diaria de la esperanza en el ser humano.

Esta lucha y esta búsqueda resumen la grandeza de Cuesta abajo (RBA, traducción de Antonio Padilla), novela del escritor estadounidense que llegó ayer a las librerías españolas. Una obra con todas las virtudes de los buenos libros del autor, una novela que no te deja respirar, una exhibición de sabiduría sobre el trabajo policial y el politiqueo lamentable que se esconde detrás pero, sobre todo, una historia que lleva a Harry Bosch al límite, una obra brutal sobre lo dolorosamente irremediable que es el mal.

A nuestro querido Harry Bosch ya le dedicamos dos entradas en blog que recomiendo a todo el que no las haya leído: las 10 razones para amarle(que podrían ser 100) y una reflexión sobre su amor por el jazz.

AVANCE EN EXCLUSIVA: Lean el primer capítulo de Cuesta abajo.

Harry Bosch ha llegado a los sesenta y tiene fecha de caducidad: en 39 meses dejará de ser policía y la idea no le entusiasma. Tampoco le quita ni un ápice de fuerza para seguir enganchado a su trabajo, a la búsqueda de la verdad en la Unidad de Casos Abiertos / No resueltos de la polícia de Los Ángeles. En un día le llegan dos casos. Por un lado, un asunto antiguo, unas muestras de ADN que ponen Bosch y a su compañero David Chu ante un imposible: que un niño de ocho años violara y asesinara en 1989 a una joven. Por otro lado, Irving Irving, concejal de la ciudad y Némesis de Bosch se empeña en que sea nuestro querido detective quien investigue la reciente muerte de su hijo, en principio un suicidio evidente pero que el poderoso político está empeñado en demostrar que no lo es.

¿Por qué Bosch, si lleva media vida enfrentado a Irving? Porque el concejal odia al detective pero sabe que es el único al que le motiva una sola cosa: la verdad. Es el único que se mueve por un principio sagrado: “Si importa una víctima, importan todas”. Aunque sea el hijo de su enemigo, aunque la víctima sea una rata trepa y miserable, guiado por esa máxima, Bosch es capaz de trabajar para el hombre que trató de destruirlo.

A partir de aquí se desarrolla una trama trepidante (y el adjetivo no es en vano) en la que dos casos se cruzan y en la que Bosch se lanza a pecho descubierto por encima de jerarquías, nunca le han gustado, intereses políticos y hasta su propia integridad mental. “Al ponerle a trabajar en dos casos de manera simultánea trataba de mostrar la realidad del trabajo policial”, aseguraba Connelly en una entrevista que se puede ver íntegra más abajo.

Bajo una cantidad inmensa de presiones, Bosch trata de investigar el caso de la violación, en el que sin querer se va sumergiendo en un mundo horrible y tenebroso de depravación, muerte y abusos, y aclarar qué ha ocurrido con el hijo del concejal. En un momento dado, explota ante su ex compañera Kiz Rider, ahora teniente y próxima a las altas esferas, otra de las relaciones personales del policía que se resienten cuando éste vuelve a poner su honestidad y su integridad por encima de cualquier cosa. Así es el diálogo:

- Harry, soy yo, Kiz. ¿Por qué me estás hablando de esta manera?

- “¿Por qué ? Quizás porque estoy harto de las intrusiones políticas en mi trabajo. ¿No te parece? Voy a decirte una cosa. Tengo otro caso entre manos: el de una chica de 19 años a la que violaron y dejaron muerta en las rocas de la marina. Los cangrejos se estuvieron alimentando de su cuerpo. Es curioso, pero nadie del Ayuntamiento me ha llamado en relación con este otro caso”.

Harry sabe que existe el mal. Lucha contra él, no le perdona, trata de que no salga impune. Es partidario de la pena de muerte y no puede ni quiere evitarlo. Ha visto demasiado. En un momento especialmente duro, cerca de la frustración pero sin bajar del todo los brazos asegura:

“Mi función es la de presentarme más bien cuando las cosas ya han pasado, para limpiar un poco los desperfectos. Lo que yo sé es que en este mundo existe el mal. Lo he visto. De lo que no estoy seguro es de donde procede”.

Esta reflexión la hace ante Hannah Stone, psicóloga que ayuda a delincuentes sexuales a reinsertarse en la sociedad y con la que Harry trata de tener una relación. Pero, como siempre, las heridas que arrastra el personaje lo hacen todo muy difícil.

Su hija Maddie, que ya tiene 15 años y vive con él, completa la parte personal del libro, que no se abandona en ningún momento y que nos muestra a un Bosch todavía más complejo, más taciturno, más preocupado. Se puede decir que el bienestar de su hija, una chica madura y responsable, un gran personaje, es su única preocupación auténtica fuera del trabajo.

Bosch está cansado pero Connelly tiene planes para él. Esta novela es anterior a La caja negra, con la que ganó el RBA de novelaen 2012. La serie (de la que Roca publicó varios episodios antes de estos dos libros) continuará. En una entrevista en la revista francesa Alibi, Connelly aseguraba: “Le va a pasar algo importante, pero todavía no sé el qué. Eso sí, les aseguro que no tengo intención de matarlo”.

La novela sigue teniendo las eternas virtudes de los libros de Connelly que le han llevado a vender 45 millones de ejemplares en todo el mundo. Se lee de una sentada; no tiene artificios, ni en el lenguaje, ni en la estructura; el trabajo policial está descrito con una minuciosidad deliciosa. Entre todas las cosas maravillosas, hay una que me encanta: volvemos a pasar ratos en la magnífica terraza de la casa del detective, escuchando a Frank Morgan, mirando al tráfico de Los Ángeles, imparable, lejano pero siempre presente. Como el mal.

Comentarios