Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lassalle: “Estoy gestionando el peor de los mundos posibles”

El secretario de Estado de Cultura presenta en el Congreso de los presupuestos del próximo año

“No hay deuda, sino obligaciones que se irán pagando", aseguró sobre las ayudas de amortización al cine

Con un amargo lamento cerraba José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura, su intervención de hoy en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado: "Estoy gestionando el peor de los mundos posibles"´dijo. "Sin la cultura este país sufre una disminución de valor. Hemos mantenido la actividad, y la gente de esta casa ha hecho con menos, más. Hemos sufrido lo peor y no hemos colapsado".

Fue el cierre a una intervención en la que la situación del cine tuvo su lógico protagonismo. Lassalle explicó que el dinero que deben recibir las productoras de cine de las ayudas de amortización recogidas en la Ley del Cine llegará… pero cuando los presupuestos así lo permitan: “No hay deuda, sino obligaciones que se irán pagando según disponibilidad del presupuesto, porque están subordinadas a la partida de presupuesto”.

Lassalle respondía así a la pregunta del portavoz de Cultura del PSOE en el Congreso, José Andrés Torres Mora, que le había echado en cara la actual situación de la política cinematográfica del Gobierno: “Ha habido una caída en tres años del 58% del presupuesto del ICAA [organismo que regula el cine en el Ministerio de Cultura]. Cristóbal Montoro [ministro de Hacienda] está ejecutando su venganza al cine, con la pasividad de los responsables de Cultura. El Estado aún debe 21 millones de 2011 y 47 millones de 2012 del fondo de cinematografía en ayudas a amortización de películas. Montoro actúa de forma ideológica con la cultura en general y el cine en particular. La gente de cultura merecen un ministro de cultura mejor que Montoro, que es un destructor”. A lo que Lassalle respondió: “El cine es un área prioritaria de la cultura de este país. Y necesita un cambio de estructura de este país. En momentos en que la crisis se anunciaba, durante el gobierno socialista, se siguió aumentando el fondo de amortización, y generando unas expectativas erróneas en la industrias. Estas reducciones no son del gusto de este secretario. Pero no hay deuda, sino obligaciones que se irán pagando según disponibilidad del presupuesto, porque están subordinadas a la partida de presupuesto. Y agradezco a la gente del cine su responsabilidad. El cine se financiará correctamente con un modelo mixto: ayudas directas más estímulos fiscales. Es cierto que se está ralentizando más de lo esperado. Lo triste es que antes no se plantearan estos cambios”. A cambio Lassalle sacó pecho por la inclusión con carácter indefinido del 18% de incentivo fiscal. “Pronto tendremos un nuevo paquete de medidas de estimulo fiscal. Pediremos apoyo del ministerio de Hacienda. Pero sí quiero remarcar que en comparación con la caída del presupuesto de Cultura del año pasado, un 27% general, el ICAA fue de las direcciones generales que menos recorte sufrió, un 19%. Este año cae un 8,87% al mismo nivel que, por ejemplo, la Dirección de Bellas Artes”.

Antes Lassalle había repasado el reparto de los dineros de su secretaría de Estado, y recalcó cómo el INAEM, el Instituto de las Artes Escénicas y de la Música, había ahorrado un 1,2% de sus gastos (“Es más eficiente”), o que el Reina Sofía ya aporta de ingresos propios un tercio de sus 33 millones de euros de presupuesto. “Hemos pasado lo peor. En los próximos ejercicios la cosa mejorará, tras cuatro años duros”. Torres Mora y él entraron en una esgrima verbal, usando como armas cifras de euros y porcentajes, sobre cuánto habían bajado o no las partidas destinadas a los distintos departamentos de la secretaría de estado. Más se calentó Lassalle cuando entró a hablar del ‘ivazo’. “Ese IVA del 21% lo soporta el 40% del sector cultural de nuestro país. Se ha cebado en teatro, música y danza, y por eso hemos incrementado las partidas ahí -porque también han sufrido el colapso económico de los Ayuntamientos y las Comunidades-. Pero el 60% del restante sector cultural es el libro, y disfruta de un IVA superreducido del 4% y del precio fijo. La crisis ha reducido un 10% sus ingresos. En el cine, ha caído el mercado un 15%. Algunos dirían que es por la piratería. Yo pienso más en la crisis general”.

Sobre la reforma de la Ley Intelectual, aseguró: “Introducir transparencia y mecanismos de control por parte del ministerio que otorga la licencia para que operen las entidades de gestión de derechos de autor no creo que sea desmantelar la defensa corporativa de esos derechos. Hay muchos autores se quejan de esa falta de transparencia”. Y ahondando en el anuncio a primera hora de Montoro de que el año que viene ya estará la tan cacareada Ley del Mecenazgo, explicó que Hacienda es el departamento ministerial adecuado para esa innovación legislativa: “La Ley será transversal y se saldrá del ámbito meramente cultural, sino que atañerá a sectores como la salud, el deporte o la educación”. Sus últimas palabras fue de aliento a los suyos: “Estoy gestionando el peor de los mundos posibles. Sin la cultura este país sufre una disminución de valor. Hemos mantenido la actividad, y la gente de esta casa ha hecho con menos, más. Hemos sufrido lo peor y no hemos colapsado. No hacen falta liderazgos políticos, sino liderazgos institucionales. No se puede personalizar la cultura, como han querido muchos ayuntamientos. Y ahí ha venido el fracaso”. Dicho lo cual, no respondió a preguntas de la prensa: nos quedamos sin saber si opina lo mismo que Montoro de la calidad del cine español.

Más información