Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eduardo Sacheri: “Todos somos bastante patéticos, como mis personajes”

El autor de la novela que inspiró ‘El secreto de sus ojos’ se estrena en la FIL con su último libro

Eduardo Sacheri, en la FIL.
Eduardo Sacheri, en la FIL.

Eduardo Sacheri quiere encerrarse en su habitación del Hotel Hilton de Guadalajara. “Quiero llorar”, bromea el escritor argentino. Su equipo de fútbol, el Independiente de Avellaneda, acaba de perder un partido. Otro, porque últimamente al Independiente no le va muy bien. Sin embargo, a la última novela de Sacheri -Papeles en el viento (Alfaguara)- le va mucho mejor. Prueba de ello es que no ha parado de dar entrevistas desde que llegó a la FIL. El día anterior fueron unas veinte.

Hace siete años que Sacheri publicó la novela que dio origen a la película El secreto de sus ojos. Él mismo la adaptó a la gran pantalla junto a Juan José Campanella. Aquella cinta consiguió el Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2010 y ahora el escritor ya trabaja en un guión para Papeles en el viento. En esta novela, la muerte de un amigo pone a prueba a los tres protagonistas, que tendrán que ingeniárselas para arreglar el desaguisado de su amigo fallecido: el Mono invirtió todo su dinero en un jugador de fútbol que prometía ser un crack pero que no llegó a nada. Todo eso mientras lidian con el dolor por la pérdida e intentan que su amistad no se desmorone.

Pregunta. A pesar del éxito como escritor, sigue dando clases de Historia en escuelas de secundaria. No tiene el perfil de los autores que se mueven por aquí estos días...

Respuesta. No me preocupa no tener el perfil habitual. Si me dedicara a encerrarme a una cueva a escribir no tendría sentido. Al final, el mundo que retrato es al que pertenezco: vivir en un pueblo de Buenos Aires, dar clases, criar a mis hijos... Y resulta que a la gente le gustan esas historias, se pueden publicar, se pueden vender libros o incluso hacer películas.

P. Papeles en el viento es un libro que habla de fútbol, pero ¿le gustará a alguien a quien no le guste el fútbol?

R. En la mayoría de las novelas hay una trama más superficial y un conflicto más profundo. En este libro, ese conflicto tiene que ver con la amistad y la muerte. La novela podría existir igual si los protagonistas tuvieran entre manos la venta de una casa, aunque hubiese sido más aburrido para mí.

P. Dice en un fragmento sobre sus protagonistas: “Al contacto con los otros se nota demasiado que improvisan, que no saben, que son el colmo de patéticos”. ¿Lo son realmente? Porque parecen personajes muy reales...

R. Todos somos bastante patéticos, empezando por mí mismo. Somos débiles y tenemos que lidiar con un mundo que muchas veces no entendemos. Además, los personajes de la novela tienen que vender a un jugador de fútbol para salvar el dinero de su amigo muerto. Y no tienen ni idea de ese mundo. Creo que a todos nos pasa eso de no sentirnos listos para enfrentar algo.

P. Ha dicho que algunos momentos del libro reflejan cómo piensan los hombres. ¿Es un libro para hombres?

R. Por las reacciones al libro, me parece que hombres y mujeres lo interpretan de manera diferente. Hay un fragmento en el que los amigos hablan de la muerte. Y, después de un silencio, pasan a hablar de fútbol. Mi editora no entendía un cambio de tema tan brusco. Pero yo le dije: “Así somos los hombres”. Los hombres se sienten más reflejados en el libro y podría ser una especie de guía para entender nuestro comportamiento.

P. ¿Y no ha perdido la ilusión por el fútbol después de investigar su parte empresarial para el libro?

R. Hablábamos de patetismo, ¡yo soy tan patético que cuando juega mi equipo me olvido de todo! Uno es de una candidez y una ingenuidad imperdonables. Puedo haberme enterado de lo más sucio de ese mundo, sin embargo, hay como una fe poética y cuando la pelota está en movimiento, lo único que importa es eso. Igual que cuando lees un libro.

P. Después del éxito de El secreto de sus ojos, ¿ha incorporado elementos cinematográficos a sus novelas?

R. El secreto de sus ojos no ha cambiado mi modo de escribir. Tal vez mis libros se prestan más que otros a convertirse en una película. Eso es más difícil con las novelas centradas en el devenir mental de un personaje, en las que suceden pocas cosas. A mí me gustan escribir historias donde pasan cosas.

P. El Oscar, ¿pesa o ayuda?

R. Yo creo que ayuda. Fue una gran oportunidad de visibilidad y genera muchas ocasiones de trabajar. Ahora, si uno piensa que sus próximos trabajos tienen que ser exitosos, va a sufrir. El éxito no solo depende de que hayas hecho bien las cosas.

Más información