Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escultura y artesanía: dos en uno

Almudena López, estudiante de Bellas Artes, es capaz de mezclar lana con bronce, esparto con piedra, y lo que haga falta para expresar su arte

Escultura y artesanía: dos en uno

Almudena López (Asturias, 1976) estudia el segundo ciclo de Bellas Artes en Valencia, donde vive desde hace una década. Después de experimentar con la fotografía, la pintura y el dibujo, encontró en la escultura la mejor manera de expresar sus ideas.

Tras ampliar su formación en la talla de piedra, viajó a Tenerife para estudiar, en la facultad de Bellas Artes, la fundición de bronce. "Mi intención es la de reinterpretar la senda de trabajos, métodos y materiales tradicionales para conversar sobre cuestiones relativas a la identidad de género, la feminidad, la maternidad, el refugio, etcétera.", Explica Almudena, que experimentó con varios materiales y, tras algunas investigaciones, encontró la combinación perfecta de materiales sólidos y duros con otros más rústicos como el esparto, la rafia o la lana de camello. “Intento combinar técnicas dispares para encontrar la expresión que mejor representa mis ideas”.

P. ¿Qué crees que aporta tu propuesta como valor?

R. Pretende reinterpretar las metodologías y discursos empleados para trabajar con materiales y técnicas tradicionales, dotándolos de un sentido contemporáneo relativo a la identidad de género, la maternidad, la feminidad y el refugio. Utilizo materiales artesanales, que combino con procesos más industrializados, combinando, por ejemplo, la robustez del hierro con la frágil presencia del esparto.

P. ¿Qué posibilidad real ves de poder acceder al circuito estable de la cultura?

R. Desde cierta distancia parece ser un universo algo endogámico, por eso me parece fundamental centrarme en el trabajo cotidiano de las obras bocetadas o en marcha como pilar para justificar la presencia de mis trabajos en una exposición, en un proyecto o beca, etc. Realizar el esfuerzo de mostrar lo propio como el último de los pasos.

P. ¿Cuáles son, a tu juicio, las mayores dificultades para los talentos emergentes?

Fundamentalmente la carencia de medios, de financiación, y de un espacio propio o adecuado, que es una cuestión determinante para poder abordar ideas que van a supeditarse al entorno en el que podremos trabajar, más aún en el terreno escultórico. Determinadas fases de una pieza precisan del empleo de herramientas muy costosas, se requiere de ventilación, de metros cuadrados, etc. Añadámosle al trabajo técnico las peculiaridades apuntadas sobre el circuito mismo de la cultura.

P. ¿Qué beneficios esperas de salir en una plataforma como esta?

Ante todo contar con su carácter divulgativo, la accesibilidad de su difusión, disponer de un medio no gestionado por uno mismo, ver la obra secundada, valorada o justificada. Todo esto debe ser, en principio, beneficio más que suficiente.

¿Con qué herramientas cuentan los talentos emergentes para darse a conocer?

Sin duda la web, a través de las redes sociales, páginas personales, galerías online, sin olvidar el sufrido pero necesario trabajo de campo, perseverando para contar con los vehículos tradicionales de difusión (prensa, televisión o radio), intentar ver seleccionado el proyecto propio en convocatorias, becas, premios, certámenes, etc. Persistir si uno considera que su trabajo así lo requiere.

Más información