El juez

Bastasar Garzón en el Supremo

Dirán lo que quieran los jueces, pero este es el juez. Y ahí lo ven, sacrificado en una pira en cuyo encendido han ido colaborando muchos, hasta la sentencia final... por ahora. La hija de Garzón escribió su carta persuadida de que iba a encontrar razones para dirigirse a los que estarían brindando con champán. Brindis hubo pronto.

Vi en la tele (en los telediarios, en las radios, en todas partes) la recepción que, en la sede del Parlamento de Madrid, le prestó a la noticia la presidenta Esperanza Aguirre. El representante de Izquierda Unida, Gregorio Gordo, expresó su pesar, y lo dijo muy compungido, pues seguro que el hombre sentía sobre sí la pesadumbre que estaban viviendo muchas personas en España, aquejadas por la zozobra que causó una sentencía tan "extremedamente agresiva", por usar fuera de su contexto unas palabras del ministro Guindos.

Ante esa muestra de duelo del diputado izquierdista, la presidenta dijo, primero con el semblante con el que suele decir sus ocurrencias, que, al contrario, no era un día triste, sino que era un día alegre para el Estado de derecho, que el juez había tratado de subvertir; lo de la alegría me pareció, francamente, un on the record arriesgado, pues cuando uno está en sociedad y recibe la notificación de que alguien está triste, el otro, aunque no le vaya nada en el asunto, al menos emite una palabra de pesar.

Así que era raro, tras el conocimiento de la sentencia y de todo lo que supone Garzón en la historia de la democracia española, que alguien, en el uso reglamentario de la palabra, uniera al suceso la palabra "alegre". Un día alegre. Pues Esperanza Aguirre la usó y se aireó tanto que ya debe formar parte de los politonos famosos de la política que nos preside en Madrid.

Decía Wyoming en La Sexta, sobre el juicio que ha acabado con Garzón, que habría que reponer la serie Ally MacBeal para recordar qué es un juicio justo. Quizá. En todo caso, ese fue el juicio que fue; noté, en los informativos, un clima de estupor. Tantas veces dijeron en la tele, en el pasado, que este era el juez que persiguió a terroristas, delincuentes y dictadores que resultaba raro aplicarle la medicina de una condena. Más raro aún fue escuchar que era un día alegre.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Alejandro Sanz confirma su relación con Rachel Valdés en Instagram

El País Madrid

El cantante publicó un vídeo en el que aparece la artista cubana en el 'backstage' de su último concierto en Houston, en el que ella tararea una de sus canciones

Detenidos en Barcelona nueve independentistas de los CDR acusados de planear atentados con explosivos

Se preparaban ante el aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre y la sentencia del juicio del 'procés'

La música en ‘spanglish’ conquista los oídos estadounidenses

La mezcla de inglés y español en las canciones ya no es exclusiva de artistas hispanos, cantantes anglohablantes escalan las listas de popularidad con temas que tienen esta combinación

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana