Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro de un valor inmenso que corre riesgo de deterioro

Los expertos coinciden en la dificultad de vender en el mercado una obra tan conocida.- El cambio en las condiciones de luz y humedad puede deteriorar los colores de las ilustraciones

El Códice Calixtino o Codex Calixtinus tiene un valor "inmenso" desde el punto de vista económico, que no podría cifrarse realmente si saliera a subasta, según varios expertos en este libro del siglo XII sustraido de la Catedral de Santiago. El cambio en las condiciones de luz y humedad y una manipulación inadecuada del códice por los ladrones preocupa a los expertos, pues puede alterar los colores de las ricas ilustraciones y causar el desprendimiento de sus páginas.

El catedrático de Música de la Universidad de Santiago Carlos Villanueva, estudioso de este apartado del códice, destaca que se trata de una obra única, quizás una de las mejores copias, si no el original, del Liber Sancti Iacobi, cuyo hurto supone "un golpe tremendo, porque es una pieza significativa y fundamental para el conocimiento de la historia". El decano de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidade de Santiago (USC), Juan Monterroso, describe el códice como un documento "único" en el fondo de manuscritos de la época medieval y "uno de los pocos ejemplares a nivel mundial", ya que, según ha precisado, existen en el mundo "tres copias incompletas" y "diferentes" al sustraído en Santiago. El catedrático de Latín y medievalista José Manuel Díaz de Bustamante coincide en que aunque el volumen sustraído "no es el primer" Códice Calixtino, "sí es el más antiguo y mejor conservado". Es el "padre de la mayor parte de los libros que sobre Santiago se conservan en media Europea", añade.

Este experto asegura que el valor del libro es tal que "equivale", desde el punto de vista literario, a lo que el Pórtico de la Gloria representa desde el punto artístico y monumental. "La pieza es irreemplazable, no tiene precio ni se puede calcular", dice Díaz de Bustamante, que ha tenido en sus manos varias veces la obra desaparecida.

Mientras, Villanueva destaca el valor de las 22 piezas polifónicas contenidas en el códice, que está considerada la primera y más célebre guía para peregrinos. "Es única desde un doble punto de vista, porque contiene piezas únicas de liturgia compostelana y, además, tiene un significado especial en cuanto que es una música de carácter universal". "Forma parte, junto con la polifonía de Aquitania y la de Notre Dame, de las primeras polifonías que se hacían en Europa desde mediados del siglo XII". "Por lo tanto, es una pieza que tiene un valor histórico y musical importantísimo", insiste.

Aparte de la sustracción en sí, la principal preocupación se centra en el riesgo de deterioro de este libro. "Con el cambio de temperatura y humedad, sobre todo en una ciudad como Santiago, corren peligro los colores de las tintas de las ilustraciones, que pueden pegarse unas a otras y quedarse desvaídos", explica la directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, Margarita Becedas.

Esta experta advierte de que la inadecuada manipulación del códice puede provocar que se desprendan sus páginas, y ha precisado que por suerte estas no son de papel sino de pergamino, un material "vivo" por su origen animal, más resistente y flexible, y que al contrario que el papel no se deshace ni genera hongos. "La humedad hace que el pergamino se ensanche y el libro cierre peor, pero después vuelve a su estado original", ha señalado.

Becedas cree que el destinatario de la obra es un particular, porque "este tipo de códice no se puede poner en circulación, y ningún librero bien intencionado lo cogería". Una obra tan conocida no puede ser subastada ni vendida públicamente, por lo que también corre el riesgo de ser desmembrada, aunque "lo más normal en estos casos es que se trate de una persona desequilibrada que quiera tenerlo en casa", afirma.