Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una obra de Ai Weiwei recorre el mundo mientras el artista sigue detenido en China

El alcalde de Nueva York homenajea al disidente chino en la inauguración de las esculturas a las puertas de Central Park

Una obra del artista disidente chino Ai Weiwei ha recalado hoy en Nueva York en un viaje con cinco escalas mientras su autor continúa detenido por las autoridades de su país. El conjunto escultórico en bronce de doce piezas titulado Círculo del zodiaco/cabezas de animales, ha sido inaugurado por Michael Bloomberg, alcalde de la ciudad, que ha evocado el "honor agridulce" de presidir el acto de apertura de este notable trabajo "de uno de los ciudadanos más creativos y valientes del mundo", detenido y desaparecido desde el 3 de abril.

Aquel día Ai, de 53 años, debía tomar un avión en Pekín con destino Hong Kong, y desde que fue detenido, ni sus familiares ni sus abogados han sabido nada de él, como tampoco de dónde está o cómo se encuentra. Según Efe, un periodista de la agencia Xinhua advirtió a Human Rights Watch que el artista podría estar siendo torturado para arrancarle una cofesión por delitos económicos, como le ocurrió al abogado Gao Zhisheng en 2009, cuyas torturas fueron grabadas en vídeo por la policía.

Aunque no ha podido asistir a la inauguración de su obra en la fuente Pulitzer, a la entrada de Central Park, Ai ha estado muy presente en el acto. Bloomberg no ha ahorrado en elogios para uno de los artistas chinos más internacionales y más críticos con el Gobierno de su país. "Los artistas lo arriesgan todo para crear. Corren el riesgo del fracaso, del rechazo y de la crítica pública, pero artistas como Ai Weiwei, que vienen de lugares que no valoran ni protegen la libertad de expresión, arriesgan aún más. Su voluntad de asumir riesgos y afrontar las consecuencias habla de su valor y del deseo indomable de la libertad de cada ser humano", ha señalado.

Saqueo y repatriación

La obra que se ha presentado hoy en Nueva York fue la estrella de la bienal de arte de Sao Paulo de septiembre de 2010, que tuvo el foco en la relación entre arte y política. En este trabajo el artista centra su atención en temas como el saqueo y la repatriación, a la vez que continúa con su exploración de lo falso y la copia en relación al original.

Las esculturas recrean a escala aumentada doce cabezas de animales, que representan los signos del zodiaco tradicional chino y que adornaron la fuente de Yuanming Yuan (el Palacio de Verano), en Pekín. Aquellas cabezas originales diseñadas por dos jesuitas europeos en el siglo XVIII fueron, según la revista de arte artdaily.org, fueron saqueadas y robadas por las tropas británicas y francesas en 1860.

Después de Nueva York, donde las cabezas estarán hasta el 15 de julio, se exhibirán en Londres, Los Ángeles o Washington. Para la próxima inauguración quizás haya suerte y Ai pueda asistir si es liberado pronto, como le ha deseado el alcalde Bloomberg.