Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez Azaústre gana el Loewe de poesía

Su poemario 'Las Ollerías' obtiene el galardón.- El autor defiende que este género es "el nervio de la literatura"

El poemario Las Ollerías, del cordobés Joaquín Pérez Azaústre, ha obtenido hoy el XXIII Premio Internacional de Poesía Loewe. El joven poeta (nacido en 1976), seleccionado entre 38 finalistas y 771 participantes procedentes de 29 países, señalaba esta mañana que se trata de un libro de indagación "biográfica y poética a partir de un espacio urbano que simboliza la memoria". Un libro que escribió hace dos años, después de una larga sequía en su producción poética, y que el jurado del Loewe (presidido por Víctor García de la Concha y compuesto por Caballero Bonald, Antonio Colinas, Pablo García Baena, José Luis Rey, Jaime Siles y Luis Antonio de Villena) ha calificado -en palabras de Baena- de "inquietante".

"Y qué otra cosa es la poesía sino ese sugerir", continuó Baena tras la lectura del acta del premio, en un desayuno en el Museo Loewe, situado en una de las esquinas más clásicas y sofisticadas de la Gran Vía madrileña, y junto a un Conde Duque de Olivares decorado con pañuelos de la casa. Baena leyó: "esbozar, abocetar en líneas claras el misterio. Inquietante no por lo que dice, en palabras de ahora o seculares, sino por las puertas que abre, los barrancos que ahonda, el talud imprevisto... Son muchos los aciertos de este libro. Su singular lenguaje poético aúna forma y contenido en interacción sucesiva, voluntariamente desordenada".

Otro de los miembros del jurado, Luis Antonio de Villena, apuntó que el libro supone un salto a la madurez de Pérez de Azaústre. "Es un poeta que he seguido y que he incluído en varias antologías y con este libro se nota que ha crecido. Es muy bonito, muy poético, muy legible. De fondo autobiográfico, pero mezclando elementos narrativos ".

Novelista y columnista diario en El Diario de Córdoba, el premiado se definía hoy como escritor antes que como poeta, "la palabra poeta es demasiado grande, soy un escritor que de vez en cuando escribo poemas. No hay nada más difícil que la poesía. Es la médula de cualquier gran novela, ya sea por su ausencia o su presencia. La poesía es la médula ósea de la literatura, su nervio" Pérez de Azaústre añadió que el trabajo de columnista le permite jugar cada día con el "lirismo, la actualidad, la opinión y la ironía". "No me preocupan las fronteras entre las formas literarias".