Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una especialista de la casa para la BNE

Gloria Pérez-Salmerón, candidata a dirigir la Biblioteca Nacional, pertenece al patronato de la institución

La dirección de la Biblioteca Nacional (BNE) ya tiene candidata. Y no es del todo ajena a la casa. Gloria Pérez-Salmerón, la persona que propondrá la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para este cargo, pertenece al patronato de la BNE en su calidad de presidenta de la Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística (Fesabid). Y será ese mismo patronato el que deberá bendecir el nombramiento el próximo viernes.

Pérez-Salmerón, licenciada en Documentación por la Universidad de Barcelona, es jefa de la oficina de asistencia en administración electrónica de la Diputación de Barcelona. Ha sido fundadora y directora de la biblioteca Can Casacuberta. En su perfil profesional predomina la vinculación a la gestión de la biblioteca pública. Con su elección, la ministra de Cultura opta de nuevo por alguien especializado en biblioteconomía, como ya había ocurrido en 2007 con el nombramiento anterior de Milagros del Corral, elegida en la etapa del ministro César Antonio Molina.

La salida de Del Corral de la BNE se produjo tras la rebaja en el escalafón administrativo del cargo de la dirección de la institución, que pasó a ser una subdirección del ministerio en lugar de una dirección general, para contribuir al ahorro de gasto público. Aunque le ofrecieron un contrato de alta dirección, Milagros del Corral decidió abandonar el cargo al considerar que se había degradado a la institución, que está a punto de cumplir 300 años.

El cambio de categoría y la marcha de la directora sentaron fatal en el seno de la BNE y en el patronato, que desconocía la medida. En esta ocasión, la ministra intenta no herir susceptibilidades y ha convocado al patronato de urgencia -su reunión anual se celebró hace menos de un mes- para anunciarle su propuesta.

Aunque también se barajó la opción de una persona de gran proyección, finalmente la ministra se ha decantado por una persona de experiencia en la gestión de bibliotecas. En su decisión puede haber pesado el respeto que concitó Milagros del Corral dentro y fuera de la casa, en contraste con el deterioro de la imagen de la institución que había sufrido en la etapa anterior con la escritora Rosa Regàs al frente, que coincidió con el robo de valioso mapas.