México rinde los máximos honores al fallecido escritor Carlos Monsiváis

Personalidades de todo el arco político y de la Cultura despiden al literato, cuyo féretro será expuesto en el Palacio de Bellas Artes

Con su muerte, el escritor mexicano Carlos Monsiváis ha obrado una más de sus singulares hazañas. Gobernantes de distinto signo lograron ponerse de acuerdo para que el cronista fallecido ayer sábado a la edad de 72 años reciba el más amplio homenaje posible. Así, en esta suerte de ecumenismo político, autoridades del Gobierno de la Ciudad de México (PRD, izquierda) y del gobierno federal (PAN, derecha) dejaron a un lado sus diferencias y dieron inicio la noche misma del sábado a los actos en honor de quien perdiera la vida a causa de un fibrosis pulmonar.

Envuelto en una bandera mexicana y otra del orgullo homosexual, el féretro de Monsiváis fue instalado la noche del sábado en el Museo de la Ciudad de México, en el centro histórico de la capital mexicana, hasta donde se desplazaron miles de personas para comenzar a despedir al autor de Días de guardar. Las exequias continuarán este domingo, cuando el ataúd sea llevado al Palacio de Bellas Artes, máximo recinto cultural del país, para otra jornada de honores.

Más información

En el Museo de la Ciudad, los restos de Monsiváis fueron recibidos con una ovación. De inmediato se empezaron a montar las guardias de honor, entre los primeros que estuvieron en las mismas fueron el gobernador del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, el secretario (ministro) de Educación Pública, Alonso Lujambio, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro, y sus grandes amigas: la escritora Elena Poniatowska, la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Sáizar, y la feminista Marta Lamas.

Políticos, escritores, intelectuales, periodistas, familiares, activistas, amigos y ciudadanos de a pie llenaron el patio en una ceremonia que tuvo desde mariachis hasta cantos cristianos. Se entonó el Himno Nacional, el Ave María, se recitó un Salmo -la familia de Monsiváis es del culto protestante-, se escucharon danzones y boleros y, en uno de los momentos más emotivos, se le aplaudió de manera ininterrumpida durante más de siete minutos.

Ecléctico velorio

Junto al féretro, una foto de Monsiváis acompañado de un gato amarillo parecía divertirse con el ecléctico velorio. Pasada la medianoche del sábado, hora mexicana, llegó el ex candidato presidencial de la izquierda Andrés Manuel López Obrador, presencia que coronó la primera parte del homenaje. A partir de las 10 de la mañana (cinco de la tarde, hora peninsular española), Monsiváis regresará a Bellas Artes, pero esta vez no presentará ningún libro o dictará conferencia alguna, pero como siempre recibirá carretadas de aplausos de sus miles de agradecidos admiradores.

Lee la última entrevista de Monsiváis a EL PAÍS

Lo más visto en...

Top 50