Haneke conquista los principales premios de la Academia del Cine Europeo

Alberto Iglesias consigue el premio al mejor compositor por 'Los abrazos rotos'

En una jornada de grandes títulos europeos, en la que Michael Haneke ha arrasado, el compositor Alberto Iglesias ha conseguido el premio a la mejor música por Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar. El filme ha obtenido así el único de los tres galardones (dirección y actriz protagonista) a los que era candidato. Iglesias ha mencionado en el discurso de agradecimiento a Almodóvar y al cantaor Miguel Poveda.

Ya se notaba a Haneke triunfador antes del comienzo de la ceremonia. El entusiasmo con el que ha sido recibido auguraba algo bueno. El cineasta austriaco Michael Haneke ha sido de los más solicitados por los cazaautógrafos que se apostaban a la entrada de la gala de la 22ª edición de los premios de cine europeos de 2009, que se ha celebrado esta noche en las afueras de la ciudad alemana de Essen, en pleno corazón del Ruhr.

Aunque con menos candidaturas que su principal rival, Un profeta, de Jacques Audiard, La cinta blanca, dirigida por Haneke, se perfilaba ya como la gran triunfadora de la velada. El transcurso de la noche no ha hecho más que confirmar los primeros augurios. La cinta blanca, que obtuvo la Palma de Oro en el último Festival de Cannes y es candidata por Austria para los Oscar a mejor película de habla no inglesa, se ha alzado ya pronto con dos de los grandes premios el de mejor guión y director.

"El guión es la base de toda buena historia y por eso estoy encantado de recibir este galardón", ha asegurado Haneke, con su poblada melena blanca, ante la sonrisa de la actriz española María Valverde, encargada de entregarle la estatuilla del guión. De nuevo en el escenario, el realizador ha agradecido uno por uno a todo el equipo que hizo posible la película, cuyo estreno en España está previsto para el próximo 15 de enero, y ha recordado con cariño al productor -"por atreverse a hacer esta historia tan difícil"- y a los niños que "son el alma de la película".

La cinta blanca, rodada en blanco y negro, disecciona de manera brutal los orígenes del nazismo en un pueblo protestante de la Alemania del norte antes de la I Guerra Mundial, en el que impera la rigidez moral, la educación autoritaria y la hipocresía de los adultos. Con esta película, Haneke, austriaco de 67 años aunque nacido en Munich (Alemania), un hombre obsesionado por el sentimiento de culpabilidad y los fantasmas del pasado, vuelve a sorprender con ese cambio de registro tan habitual en su cinematografía, tras firmar títulos como La pianista, Código desconocido o Caché.

La Academia de Cine Europeo, que preside el alemán Win Wenders, ha elegido este año la ciudad de Essen, en lugar de la capital Berlín, sede habitual de estos premios, para fomentar y promocionar toda la zona del Ruhr, famosa por sus minas de carbón a principios de siglo, y una de las más pobladas de Alemania, que será en 2010 capital cultural europea. Essen ya inauguró la noche del viernes la fiesta del cine con el homenaje y el premio de honor al británico Ken Loach, quien volvió a hablar de la activista saharaui Aminetu Haidar, en huelga de hambre en Lanzarote (Canarias) desde hace 27 días, y pidió la solidaridad de los alemanes solicitándoles que se dirigieran a la embajada de Marruecos para mostrar su apoyo.

Otra de las grandes protagonistas de la noche, que ha tenido como maestra de ceremonias a la cómica Anke Engelke, ha sido la actriz francesa Isabelle Huppert, que se ha llevado el gran galardón a toda una carrera. El encargado de dar el premio a la intérprete fetiche de Claude Chabrol, una de las grandes figuras de la cinematografía europea y protagonista, entre otros títulos, de La pianista, de Haneke, ha sido el cineasta Volker Schlondorf, que ha destacado de Huppert la valentía en su trabajo, -"es una mujer a quien no le da miedo nada"-.

La intérprete, elegantísima de negro, que ha sido recibida con una gran ovación por el público puesto en pie, ha hecho una decidida y bella defensa del cine. "El cine es un viaje exterior e interior, es ir al encuentro de otros, es un lenguaje de libertad y ésta jamás debería ser boicoteada", ha asegurado Huppert.

El galardón a la mejor actriz europea de 2009 ha ido a parar a manos de la británica Kate Winslet por su interpretación de El lector, dirigida por Stephen Daldry, papel con el que ya consiguió el oscar de Hollywood en la última edición, y el joven intérprete francés Tahar Rahim ha conseguido el galardón a mejor actor por Un profeta.

La cinta inglesa Slumdog Millionaire, dirigida por Danny Boyle, ya había recogido, a la hora del cierre de esta edición, dos galardones, el del público, que no forma parte del palmarés oficial de la Academia, y el de fotografía para Anthony Dod Mantle.

Lo más visto en...

Top 50