La poesía invade las barriadas de Medellín

Cuatro escritores acercan sus poemas a los desplazados colombianos

Poemas en lengua maya, en inglés y en español están llevando estos días un poco de luz a La Cruz, una de las barriadas más pobres de Medellín (Colombia), en la que viven miles de desplazados por el conflicto armado que sufre el país desde hace casi medio siglo. Las precarias viviendas se sostienen casi de manera mágica sobre las empinadas laderas de este barrio, que era hasta hace pocos años un lugar inexpugnable, incluso para la policía, dice un funcionario de la alcaldía.

El domingo subieron hasta La Cruz, desde donde se divisa toda la ciudad, cuatro de los autores que participan estos días en la 19ª edición del Festival de Poesía de Medellín, declarado premio Nobel Alternativo en 2006 y Patrimonio Cultural de Colombia.

La colombiana Luisa Aguilar, la sueca Agneta Falk, la guatemalteca Rosa Chávez y el estadounidense Jack Hirschman leyeron sus poemas en la escuela del barrio ante un público muy efusivo que les quiso agasajar con música, bailes, y con un tradicional sancocho.

Falk leyó en inglés uno de sus poemas, inspirado en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, y Chávez recordó en lengua maya a su tierra. El público aplaudió y se emocionó por igual con las dos poesías, porque, como explica Damaris, una adolescente del barrio, lo importante es que "son muy buenas cosas así para todos y la gente disfruta mucho".

A Jessica, que quiere estudiar medicina, le parece muy bueno que el festival llegue hasta su barrio, porque dice que así puede "socializar más con la gente" y disfrutar de la poesía. Wilson, de 14 años, cuenta que la poesía le parece un género bacano (bueno), porque "uno puede expresar y sacar todo lo que tiene en el corazón". Comenta que le gustaría escribir poemas que hablen "del amor y la realidad, de las dos cosas", y pide a los escritores que les visitan "que dejen la huella y sigan regresando".

"La poesía suple de alguna manera nuestra necesidad de luz, que es directamente proporcional a la cantidad de sombra que nos ha sido arrojada", reflexiona en un diálogo el coordinador general del festival, Gabriel Jaime Franco. Sombra es lo que arrastra, por ejemplo, Luis Ángel García, un desplazado que se vio obligado a salir de la región caribeña de Urabá, donde impuso su ley durante mucho tiempo el narcotraficante Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, capturado en abril pasado.

Es en sitios como La Cruz donde "se necesita todo. En lo que al festival se refiere, podemos decir 'esto es de ustedes', porque la belleza también les pertenece", subraya Franco.

Lo más visto en...

Top 50