Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encontradas 700 herramientas de piedra de hace 400.000 años en un yacimiento de La Riba

Los instrumentos de piedra ayudarán a comprender la variabilidad tecnológica del Pleistoceno medio

Un equipo de arqueólogos ha encontrado 700 nuevas herramientas e instrumentos de piedra en el yacimiento de la Cansaladeta, en La Riba (Tarragona), que permitirán estudiar la evolución tecnológica de hace entre 500.000 y 300.000 años, según ha informado el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES).

La campaña realizada en el yacimiento durante el mes de mayo ha permitido poner al descubierto un estrato de unos 400.000 años de antigüedad, similar a TD 10 de Gran Dolina, en Atapuerca (Burgos). Los codirectores de la excavación, Josep Maria Vergès y Andreu Ollé, dijeron que los niveles son "comparables" por el rango temporal, la riqueza y secuencias de talla muy completas. Los 700 instrumentos de piedra ayudarán a comprender la variabilidad tecnológica del Pleistoceno medio, especialmente los procesos de cambio que llevan de los grandes instrumentos a la obtención de astillas a partir de núcleos preparados para elaborar herramientas especializadas.

Sílex, cuarcita y cuarzo

Estos instrumentos de piedra, ha explicado Vergès, están elaborados con materia prima recogida en el río Francolí, que se encontraba a 30 metros de distancia. La mayoría de las piezas están elaboradas con sílex, pese a que hay algunas hechas con cuarcita y cuarzo. Servían para descuartizar animales. El investigador ha destacado que el yacimiento de la Cansadaleta es "bueno para estudiar los cambios tecnológicos, porque se dan 11 niveles de ocupaciones humanas de forma continuada que permiten observar las transformaciones", con una secuencia que va del millón de años a los 300.000 años, cosa "poca frecuente" en la Península Ibérica.

La situación en áreas geográficas diferentes de los yacimientos TD 10 en Atapuerca y la Cansaladeta permitirá saber si entre un lugar y otro "existen diferencias o no, y por qué", aunque "en principio parecen muy similares". La primera acción en la Cansaladeta se realizó en 1999, con una intervención de urgencia para comprobar la potencialidad del yacimiento, y desde 2002 se excava cada año.