Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un español se cuela en la Feria de Arte de Tokio

La galería Jesús Cobo es la única europea entre los más de 600 artistas vinculados a la cita

El trabajo de Pepe Cobo es único, al menos en Japón. Entre los más de 600 artistas que pasearán su obra ante los ojos de los 35.000 visitantes que, según sus previsones, tiene previsto acoger la Feria de Arte de tokio, el trabajo de este galerista español cuelga de las paredes de la feria tokiota marcado por una curiosa etiqueta: es único europeo.

La Feria de Arte de Tokio ha abierto hoy al público para mostrar un total de 2.500 obras pertenecientes a 108 galerías de seis países diferentes. Y la mayoría, como Jesús Cobo, con sede en Madrid, repiten en esta tercera edición.

Este año Cobo exhibe obras de tres artistas -el español MP&MP Rosado, el cubano Diango Hernández y la mexicana Alejandra Freymann-, todas ellas con imágenes modernistas basadas en la utilización de colores vivos.

Seis países y una conexión japonesa

Durante los tres días en que dure la convocatoria (concluye el domingo 6 de abril), que se celebra en el Tokyo International Forum, las obras de Cobo compartirán espacio con la conocida galería nipona Taka Ishii. Ambas galerías crean un contraste visual: el colorido de las obras que exhibe Cobo frente al blanco y negro de las fotografías de Moriyama y Tomatsu, de Taka Ishii.

Para este sevillano afincado en Madrid, exhibir en Tokio, junto a galerías de Nueva York, Hong Kong, Seúl, Nueva Delhi y Pekín, le permite introducirse en el mercado oriental y, en particular, en el japonés, "a pesar de la dificultad que presenta el idioma", ha matizado.

"Siempre hay miedo a lo desconocido y todos los países defienden la tradición de sus propios artistas, pero la comunicación en el mundo es cada vez más abierta y es una buena idea que las galerías", ha explicado, "seamos nómadas". Para el galerista español, el hecho de ser el único europeo en la feria le hace sentirse "orgulloso" y, según ha asegurado, "un poco japonés".

Moriyama, el 'manga' y 2.500 metros cuadrados

Su vecina en la exhibición, Elisa Uematsu, de Taka Ishii, ha traído a la feria obras del fotógrafo Moriyama, quien exhibió el año pasado en Sevilla su primera retrospectiva. "Fue un éxito. Además a Daido [Moriyama] le encantó visitar Sevilla", ha expresado, en perfecto español, la japonesa, nacida en Perú de padres japoneses.

Las imágenes contemporáneas de Uematsu y Cobo contrastan en la feria con otras obras más clásicas de inspiración oriental, como trabajos de bambú de la galería Hanabakoo o los ukiyo-e (grabados clásicos nipones) de Sumisho.

Los expositores de la Feria de Arte de Tokio, donde predominan las últimas tendencias, suman unas 2.500 obras de diversos estilos: desde arte antiguo a moderno, pasando por pintura japonesa y fotografía contemporánea. También el anime y los manga nipones tienen su hueco en la feria. Entre los dibujantes japoneses destacan Yoshitomo Nara, que expuso en Málaga el año pasado, o el autor de culto Takashi Murakami, conocido como el Warhol japonés, que ha trabajado para firmas como Louis Vuitton o Marc Jacobs.