Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Bardem gana el Globo de Oro al mejor actor de reparto

El actor español interpreta a un psicópata asesino en 'No es país para viejos', de los hermanos Coen

El actor español Javier Bardem, de 39 años, sigue imparable en su carrera en Estados Unidos. Después de que el Círculo de Críticos de Nueva York le concediera la pasada semana el premio al mejor actor de reparto por su papel en la cinta de Joel y Ethan Coen No es país para viejos, esta madrugada (hora española) la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood le ha premiado en la misma categoría, lo que hace pensar que podría figurar de nuevo entre los nominados a los Premios de la Academia como mejor intérprete.

El papel de Bardem en No es país para viejos es el de un psicópata asesino. La crudeza de este personaje parece haber calado hondo en EE UU, donde la cinta no deja de recibir premios.

"Es un personaje raro y nada atractivo, pero tiene un reducto íntimo, una delicadeza que le hace atractivo para las mujeres", declaró el actor acerca del personaje que le han brindado los Coen, con los que "siempre fue un sueño trabajar", apuntó al conocer su candidatura al Globo de Oro.

Más globos

En la categoría de mejor actriz de reparto, el premio ha ido a parar a la australiana Cate Blanchett, de 38 años, por su magistral interpretación de un joven y rebelde Bob Dylan en I'm not there. El Globo de Oro al mejor actor ha sido para Danniel Day-Lewis, por su papel en Pozos de ambición.

Julie Christie, por su parte, ha logrado el reconocimiento como mejor actriz de drama por su papel de enferma de Alzheimer en Away From Her.

La británica Expiación, de Joe Wright y basada en la novela de Ian McEwan, ha sido elegida como la mejor película del año, lo que refuerza su papel de favorita para los Oscar. La cinta competía con American Gangster, de Ridley Scott, Eastern Promises, de David Cronenberg, The Great Debaters, de Denzel Washington, Michael Clayton, de Tony Gilroy, No country for Old Men, de Joel y Ethan Coen, y There will be blood, de Paul Thomas Anderson.

El premio al mejor director fue para Julian Schnabel por la película The Diving Bell and the Butterfly, cinta franco-estadoundense que se llevó además el Globo de Oro al mejor filme en lengua extranjera.

El galardón a la mejor película musical o comedia fue a parar a la cinta de Tim Burton Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, protagonizada por Johnny Depp, que recibió el premio al Mejor Actor en esa misma categoría.

La francesa Marion Cotillard, protagonista de La Vie en Rose, que narra la vida de la cantante Edith Piaf, fue premiada con el Globo de Oro a la Mejor Actriz de Musical o Comedia.

Boicot de los guionistas

La 65ª edición de los Globos de Oro -considerados la antesala de los Oscar- ha sido la más deslucida y con menos glamour que se recuerda. No ha habido alfombra roja ni estatuillas. Tampoco cena de estrellas. En su lugar, se ha ofrecido una gris rueda de prensa en la que se han ido anunciando los nombres de los ganadores. Todo ello debido al boicot del Sindicato de Actores y Guionistas de EE UU, que mantiene en jaque a la industria de Hollywood con una huelga que dura ya más de un mes.

La cadena de televisión NBC, encargada de ofrecer la señal de la gala a todo el mundo, retransmite en su lugar, en tiempo real, la rueda de prensa, en la que se ha leído sucintamente el nombre de los ganadores.

Al igual que muchos compañeros de profesión, Bardem respalda el paro de actores y guionistas: "Hay que apoyar a la gente que se mueve por causas que son justas, y éste, evidentemente, es uno de los casos que hay que apoyar", dijo en Nueva York al recoger el premio que le concedieron los críticos de la Gran Manzana.